Preparando ya la fiesta de San Martín de Porres 2019

Queridos amigos:

Un año más por estas fechas, deseamos acercarnos a todos vosotros con el deseo de que el nuevo curso pastoral sea un verdadero itinerario que nos ayude a caminar con ilusión en nuestra vida cristiana, acogiéndonos a la intercesión de nuestro Santo Patrono San Martín de Porres.

Por ello, a través de estas breves líneas deseamos comunicaros que el próximo DÍA 3 DE NOVIEMBRE, DOMINGO, celebraremos D.m. la fiesta de SAN MARTÍN DE PORRES. Con este motivo, tendremos LA NOVENA en su honor que dará comienzo EL VIERNES 25 DE OCTUBRE, HASTA EL SÁBADO 2 DE NOVIEMBRE, AMBOS INCLUIDOS. Dicha novena se tendrá al final de todas las misas de esos días; y dentro de la misma, el día 31 de octubre, jueves, a las 12:30h., se celebrará una Misa por todos los socios difuntos de la Asociación “Amigos de San Martín de Porres”.

LA CELEBRACIÓN SOLEMNE DE LA EUCARISTÍA TENDRÁ LUGAR EL DÍA 3 DE NOVIEMBRE, DOMINGO, A LAS 12:30H., Y SERÁ PRESIDIDA POR EL RVDO. D. ÁLVARO TAJADURA SANZ, VICARIO PARROQUIAL EN LAS PARROQUIAS DEL HNO. SAN RAFAEL, NTRA. SRA. DE LAS NIEVES Y VILLATORO. EN DICHA EUCARISTÍA SE DARÁ A BESAR LA RELIQUIA DEL SANTO.

Todos los que componemos esta Comunidad Parroquial: miembros de las diversas Asociaciones, Movimientos, representantes y empleados de la Empresa de Limpieza “SEMAT” y feligreses en general, estamos convocados a celebrar esta nuestra gran fiesta. A continuación de la Misa, están todos invitados a compartir un pequeño aperitivo en ambiente de convivencia, unión y fraternidad cristianas en el vestíbulo de entrada del Centro Parroquial.

Os esperamos con los brazos abiertos y, mientras tanto, recibid todo nuestro afecto en el Señor.

Vuestros sacerdotes, JESÚS Y DIEGO.

Os dejamos el trailer de la nueva película de San Martín de Porres:

Anuncios

Orar con perseverancia… en el día del DOMUND

El pasado domingo, 20 de octubre, celebramos en toda la Iglesia el DOMUND, el Domingo Mundial de las Misiones, donde tuvimos un recuerdo muy sentido de cariño, respeto y oración por los misioneros, comprometiéndonos también a ser misioneros, “bautizados y enviados” en los diversos momentos de la vida.

En la celebración cada uno de los asistentes pudo recoger una pequeña tira de papel donde estaba escrito el nombre y el lugar donde llevan a cabo su misión los 620 misioneros de la diócesis de Burgos, y nos comprometimos a rezar por esa persona durante esta semana en que estamos. Un detalle precioso: rezar incluso por quien no conocemos, pero a quien admiramos. Precisamente, en el domingo donde las lecturas nos hablaban de la perseverancia en la oración…

Nosotros somos del equipo de Moisés, y de la viuda del evangelio: del equipo NTR (“No Te Rindas”), de los que no tiran la toalla, de los que no bajan los brazos nunca… Moisés estuvo en la celebración con nosotros y nos ayudó a entender mejor lo que es orar y lo que es ponerse en las manos del Señor. Somos una gran comunidad que camina unida. Queremos seguir atreviéndonos a tocar el cielo.

También el coro de las familias nos ayudó a vivir mejor la celebración. Ahora con la incorporación de nuevos instrumentos, como la acordeón… Ya tenemos nuestra propia orquestina. ¡Gracias, Señor, por tantas estrellas que pones en nuestra vida! 

La fiesta que llega al corazón

Siempre hay motivos para la fiesta y para la alegría. Los necesitamos para seguir caminando. El gran peligro de la fiesta es que se quede solo en lo de fuera, en esa envoltura externa que todo lo camufla. La fiesta siempre mueve el corazón.

En nuestro VOLUNTARIADO, el pasado sábado 19 de octubre, pudimos experimentar cómo la fiesta llena el corazón. Nos acercamos hasta la residencia de Las Angélicas con sombreros de fiesta, despertando sonrisas de las personas mayores. En la cena, en la conversación, nos sentimos enviados a sembrar la alegría.

Basándonos en el texto de Zaqueo pudimos ver cómo también la salvación había llegado a esa casa a través de cada uno de nosotros. Zaqueo sintió la alegría del corazón, la fiesta que comenzaba en lo más profundo de sí mismo. Un corazón lleno de propósitos nos sirvió para poner lo que queremos conseguir este curso.

¡Sembrar sonrisas y felicidad! ¡Sentir la felicidad de quien se sabe útil y dispuesto para darse como Jesús! Grandes momentos con grandes personas. ♥️♥️

El fracaso no tendrá la última palabra

Desde muy pequeños nos orientan al éxito, al triunfo… “Tenéis que triunfar en la vida”. Pero el encuentro con el fracaso es constante, porque forma parte esencial de la vida humana. Fracasos escolares, profesionales, políticos, amorosos… y, depende cómo se afronte, puede ser insoportable.

La historia de la salvación es también (aparentemente) una historia de fracaso: el pecado en el momento primigenio de la creación, la corrupción del pueblo hebreo en el desierto, la soledad de Jesús en la cruz.

En el CENÁCULO del pasado viernes, 18 de octubre, descubrimos que el fracaso no tiene la última palabra. La fe no nos libera del fracaso, pero da fuerzas para creer que al final será superado por el AMOR.

¡Somos campeones! Ya conocemos el premio… ¡no lo cambiamos por nada del mundo! 🥇🥈🥉

¡Afortunados no, agraciados sí!

¿Qué entiendes tú por felicidad? Para algunos la felicidad se da en las posesiones que uno tiene o en la estabilidad que precisa, incluso comparándose con quien tiene al lado, deseando ser como él.

En nuestro Grupo de Vida hemos reflexionado sobre la felicidad que Jesús propone en la montaña, cuando traza las Bienaventuranzas como resumen de su mensaje evangélico. Jesús se encarnó en un estilo de vida: los pobres, los limpios de corazón, los mansos… Las Bienaventuranzas están en el centro de la predicación de Jesús y responden al deseo natural de felicidad que todos tenemos. En ellas se formulan las condiciones indispensables para que se vaya realizando ese nuevo estilo de vida para una nueva sociedad. Esta no son ley, sino Evangelio.

No somos “afortunados” sino más bien agraciados. ¡Que el Señor nos siga regalando saber descubrirle cada día mejor! Atreverse a tocar el Cielo es de valientes, de los que se dejan tocar el corazón. 

De excursión a la Warner

El pasado sábado, 12 de octubre, un abundante grupo de chicos y chicas de la nuestra parroquia estuvimos participando en jornada de convivencia al inicio del curso. En la eucaristía del Pilar, don Diego nos alentó a no desanimarnos nunca en nuestra peregrinación de la vida ya que siempre estaremos alentados por la presencia de María. Tras la foto de rigor, pusimos rumbo a Madrid para disfrutar de las atracciones y espectáculos en el Parque Warner.

El Parque Warner Madrid es un parque temático ubicado en la localidad de San Martín de la Vega. Posee la cuarta torre de caída más alta del mundo y 42 atracciones. Se divide en 5 áreas temáticas ambientadas en escenarios de películas y dibujos animados producidos por Warner Bros. y DC Comics, así como en diversas zonas de los Estados Unidos, como las playas de California, Los Ángeles (incluyendo los estudios de Hollywood y el barrio de Beverly Hills) o Nueva York. También pudimos disfrutar de los diversos espectáculos y de las diferentes decoraciones temáticas que adornaban el parque.

La sorpresa llegó ya cuando salíamos de la Warner. Un vendaval y una tormenta impresionante trajeron abundante lluvia que, en unos instantes, inundó parte de la calzada.

Esta es la anécdota a un día en el que disfrutamos de la convivencia, el encuentro y la amistad entre nosotros. Un punto de inflexión en este curso que promete ser muy apasionante. ¡Gracias por participar! 

La Catequesis ya brilla con luz propia… ¡cuántas estrellas juntas!

Durante esta pasada semana del mes de octubre, ha dado comienzo la Catequesis Parroquial en nuestra comunidad cristiana. La Catequesis, y en general la formación cristiana, es un eje fundamental de las parroquias que pretende que muchos tengan experiencia viva y real del misterio de Jesús. Este año son muchas las familias que nos confían a sus hijos para que les hagamos descubrir el rostro cercano de Dios y de la Iglesia. ¡Una gran responsabilidad y una gran tarea! Nuestros catequistas, recién enviados el pasado domingo, han sido los encargados de acogerles con una dinámica y sencilla.

Dicen que el primer día nunca se olvida, ¡y eso es verdad! Con una cara de sorpresa fueron llegando a la parroquia todos ellos, acompañados de sus familias. Les habíamos preparado una gran alfombra roja, como esas que solo pisan los que son “importantes”. Para Jesús, cada uno es importante. Para nosotros, ¡sois importantes! Sobre la alfombra roja cinco estrellas. Las estrellas en los establecimientos dan categoría y relieve; pues bien, cinco estrellas: una llamada “familia”, otra llamada “catequistas”; una tercera llamada “sacerdotes”, otra con el nombre de “amigos” y una final llamada “María”. Son los cinco ejes que cada día nos ayudan a descubrir a Jesús. En el centro el cirio pascual: el signo de Jesús Resucitado.

Los niños entendieron perfectamente el lema del curso: “Atrévete a tocar el Cielo”. Entregamos las chapas con el logotipo, y una estrella, su estrella… que han de cuidar cada día. Finalmente, llegó el momento de subirse a la alfombra roja, como los “importantes”, y formar una gran constelación junto a otras estrellas cercanas. ¡Qué bonito! ¿Y ahora qué? Seguramente haremos crecer esta estrella.

Damos gracias a todas las familias de la Parroquia. Agradecemos la labor de los catequistas. ¡Seguid rezando por nosotros! 

El Cielo en la tierra… ¡Comenzamos!

Con la Misa de Familias del pasado domingo, 6 de octubre, dimos comienzo al Curso Pastoral en nuestra Parroquia de San Martín de Porres. Una celebración que contó con la presencia de muchas familias y amigos y que supuso una carga de ilusión para todo el curso que comienza.
 
En esta celebración fueron enviados los catequistas, que realizan esa función tan hermosa y tan bonita de educar a los niños y jóvenes en la experiencia del evangelio. A ellos les debemos mucho y sin duda, como las estrellas, brillan con luz propia.
 
En la homilía, Don Diego, nos habló del valor grande que tienen las pequeñas cosas de cada día, esas que pasan inadvertidas, pero que son fundamentales para construir lo realmente importante. Con motivo de la parábola del grano de mostaza que nos proponía el evangelio del domingo, es preciso seguir sembrando y profundizando para crecer de un modo frondoso. Además, poco a poco, comprendemos mejor el lema del curso: “Atrévete a tocar el Cielo”. Las estrellas, que pasan desapercibidas muchas veces, no fueron indiferentes para Abrahán, ni para los Magos… para nosotros seguramente tampoco este curso. Nos comprometimos a ser estrellas para otros.
 
Finalmente, tras la celebración salimos a la calle e hicimos un gran gesto que vamos a recordar siempre llenos de emoción: soltamos unas estrellas al cielo tras leer un pequeño compromiso que llevaremos a la práctica.
 
“La estrella luminosa en la oscuridad de la noche brilla alegrando el corazón. Así nosotros queremos brillar. Brilla la estrella parpadeando en medio de la oscuridad; así quiero ser brillo de Dios allí donde me encuentre. Quiero ser como la estrella fugaz del firmamento que deja una estela de vida, así mi amor quiere alcanzar a todos. En Belén brilló una luz: era la estrella de oriente que guió a los Magos; a Abrahán, Dios le prometió una descendencia como las estrellas del cielo. Sí, quiero ser como una estrella del cielo, dando siempre luz en la oscuridad ara cumplir la misión que Jesús nos encomendó: vosotros sois la luz del mundo. Quiero ser luz de Dios. Amén.”
 
Al final compartimos un ágape juntos y nos deseamos un curso lleno de gracias para todos. ¡Bienvenidos! 

Nuestras chapas ya circulan

A este paso inundamos medio Burgos con “nuestras chapas”. Desde el pasado domingo ya circulan y, en pocos días, esto se puede convertir en una plaga (en el mejor sentido de la palabra). En ellas se muestra la imagen de San Martín de Porres que sostiene en sus manos una estrella; esa estrella somos cada uno de los que la llevamos, llamados a brillar con luz propia. Al pie de cada una nuestro lema: “Atrévete a tocar el Cielo”.

La fe es cosa de valientes, de personas para nada acomplejadas. La fe es cuestión de suerte y, nosotros, unos grandes afortunados.

¡Que continúe la expansión! ¡Que esto no pare! 

Las Campanas de mi parroquia

Son pequeñas pero lo suficientemente sonoras, para dar debida cuenta de la llamada de Dios, a la oración. Están ubicadas en lo más alto de nuestra parroquia; y cubiertas, de algún modo, con una pequeña estructura en forma de cruz. Llaman a la Misa, algunos minutos antes de comenzar. Y, por supuesto, brindan su aporte al propio desarrollo de la celebración.

Cosechan las miradas llenas de asombro de los más pequeños, que suelen quedarse extasiados contemplando su poder sonoro. Reciben gestos de aprobación de circunstanciales transeúntes que, presas de graves preocupaciones de la vida, son elevados, por unos instantes, a un cielo anticipado. Y, también, son alabadas por adultos mayores, que recuerdan con emoción sus tiempos como monaguillos, o en la catequesis. No todo son elogios. Muchas veces son causa de crítica y de discordia, precisamente en una sociedad donde la llamada de Dios se intenta dejar de lado.

Así son las campanas: instrumentos que interrogan, que nos hacen pensar, llamadas de atención de Dios que sigue muy presente, de Dios que vive en medio de su pueblo.

¡Seguid cumpliendo vuestra función! ⛪