Tercera Semana de Cuaresma

tercera semana cuaresma reparaSe acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo…”

No deja de sorprendernos ver a Jesús enfurecido, sacando a los mercaderes del Templo a latigazos. Una auténtica locura. Si lo pensamos bien, tiene su sentido, ¿Qué haríamos nosotros si entrásemos en la casa de nuestros padres y aquello se hubiera convertido en un mercadillo? Tendríamos que defender lo que es nuestro, lo que queremos, si no hiciéramos nada, ¡menudos hijos seríamos!

El amor que a Él le mueve a hacer eso es el que nos tiene que mover a nosotros para querer lo que tenemos, cuidándolo y mimándolo. Esto no es algo pasado; a día de hoy sigue habiendo “mercaderes” que invaden lo que más queremos y no precisamente personas, sino que los auténticos mercaderes son el egoísmo, la injusticia, la violencia, la opresión, la indiferencia, la desconfianza… Sí, esos mercaderes son los que tenemos que echar de nuestra vida y continuar creyendo y construyendo día a día caminos nuevos para confiar.

 

Anuncios