Entrañable recital navideño

¡Ánimo y delante! Éste fue el saludo que recibieron los miembros del Coro Parroquial tras el recital navideño la tarde del 29 de Diciembre. Al calor del Portal se dieron cita un grupo numeroso de personas para escuchar y rezar con los villancicos del coro. Obras de todos los estilos “Noche de Dios”, “Campana sobre campana”, “Aleluya Benedicat” (Haendel), “Cantemos, cantemos” (Haendel), “Oh nuit!” (Ph. Rameau), “Peregrinos del alma” (J. Cuevas), “En la más fría noche” (Spilman), “Adeste fideles”), “Canción de cuna a 4 voces” y “Hacia el Portal” (José Zaldo y María Jesús Alcalde). Todo un repertorio introducido y ambientado desde el misterio de la Navidad; toda una catequesis para alegrarse de recibir al Niño de Belén. Esperamos, que con la ayuda de Dios, nuestro coro se vea acrecentado con nuevas voces y estilos. Todo ello, ha sido el resultado de un trabajo constante de todo un largo trimestre. Ya antes de empezar el Recital en la Parroquia, quisimos compartir con los más mayores de la Residencia de Caja Burgos -“El Remanso”- y sus familias nuestros cantos navideños. Primero cantó el coro y, tras abundantes aplausos, se hizo un acto de confraternización, porque los coralistas se esparcieron por toda la sala y formamos un gran coro con todos los mayores. La verdad es que, el ímpetu y la fuerza, se notaban. Una riqueza -sin duda- poder dedicar tiempo a los que antes que nosotros nos dedicaron su tiempo: nuestros mayores.

Porque como se nos decía en la ambientación del Concierto… “La primera Navidad no fue como la de ahora. No fue una Navidad llena de jolgorio, ni de compras, ni de sorteos de lotería, ni de brindis, ni de nieve, ni de cenas copiosas… La primera Navidad fue sencilla: en el silencio de la noche, en un pesebre humilde, en la pobreza de un establo, sin nada que llevarse a la boca, pero con mucha generosidad. Generosidad por parte de Dios que nos envió a su Hijo, y en su hijo, él mismo pone su tienda en medio de nosotros. Generosidad por parte de José, que sin saber cómo es el encargado de poner el nombre a Jesús; generosidad del dueño del establo; generosidad de los pastores que apenas se enteran de la noticia van corriendo y le llevan lo que tienen; la generosidad de los magos, que dejan sus casas y sus tierras y van en busca de un niño que ha nacido; generosidad del cielo, que pone estrellas para que se dejen conducir por ellas… Navidad es generosidad por los cuatro costados.” 

Gracias a los coralistas, por su buen hacer, y a vosotros queridos feligreses, por vuestros ánimos.

Don Diego

 

Anuncios