Primera semana de Cuaresma

Cuaresma primer domingo 100Introducción: Estamos en Cuaresma. Es el tiempo en el que los cristianos preparamos nuestra gran fiesta. Dentro de unos 40 días celebraremos la Semana Santa, y recordaremos que Jesús murió por nosotros y resucitó. Por tanto, en Cuaresma preparamos la Pascua, la fiesta de la vida que viene de Dios. Queremos estar preparados para esa fiesta, ese encuentro con Jesús, que vive entre nosotros y nos acompaña. Cuando vamos a una fiesta nos vestimos de una manera especial. Aquí ocurre lo mismo, aunque el “vestido” o el “traje” va por dentro. Se trata de que caigamos en la cuenta de que Jesús está dentro de nosotros, en nuestro interior, porque le llevamos en el corazón… Y por eso hay que buscar en este tiempo más momentos de oración. Serán momentos para rezar juntos, pero otros también para hacer la oración personal, para no olvidar que Él siempre está con nosotros.

Jesús en el evangelio: Jesús también se preparó de un modo especial para su predicación y su entrega. Él se fue al desierto para que en la soledad pudiera encontrar mejor a su Padre y así hablar con Él más intensamente. Allí Jesús también encontró tentaciones. Son las tendencias naturales que todos tenemos: el egoísmo, la desobediencia, el olvido de Dios. Lo mejor es que Jesús supo vencer esos obstáculos y seguir adelante.

Lectura bíblica: (Lucas 4, 1-13) En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y, durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo. (…) – Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan. (…) Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me lo han dado, y yo lo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo. (…) – Jesús le contestó: Está mandado: “No tentarás al Señor tu Dios”. Completadas las tentaciones, el demonio se marchó hasta otra ocasión.

Toma medidas: • Cuando hablas con Dios, ¿qué le cuentas? ¿Le hablas de ti, de tu familia? • Piensa si tú tienes alguna tentación, como las tuvo Jesús. ¿Qué piensas de ellas?

Oración final: Oremos para que durante esta Cuaresma nos acerquemos más a Dios, a nuestra familia y a nuestros amigos. Oh Dios, tú nos invitas a seguir a Jesús. Mientras, recordamos cómo le llevó el Espíritu al desierto. Que él abra nuestros ojos para ver las injusticias que hay en nuestro mundo. Ayúdanos a orar en soledad, a sentir que tú nos amas y quieres que seamos felices. Ayúdanos también a vencer nuestras tentaciones. Que aprendamos de Jesús a creer en la Buena Noticia. Te lo pedimos en nombre de Jesús, el Señor.

Anuncios