“Manos a la obra”, para empezar con fuerza

El arcoiris de esta tarde auguraba buenos presagios. No era para menos. Así como fue para Noé un signo de la alianza de Dios con el pueblo, así (salvando las distancias) ha sido para nosotros. Dios nos estaba acompañando en este inicio de GPI Junior.
Hemos empezado jugando y hemos terminado merendando. En el medio hemos reflexionado y bailado, orado y pintado, y también nos hemos reído bastante. Este curso nos hemos puesto “manos a la obra”, porque contemplando los diversos oficios y profesiones podemos sacar muchísimas enseñanzas buenas para nuestra vida.
Hoy EL ALBAÑIL, porque “si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles” (Salmo 126).
Anuncios