Jornada Mundial de los Pobres

Ayer celebrábamos la I Jornada Mundial de los Pobres instituida por el Papa Francisco. Nos lo decía en la homilía de la misa:
“Ahí, en los pobres, se manifiesta la presencia de Jesús, que siendo rico se hizo pobre (cf. 2 Co 8,9). Por eso en ellos, en su debilidad, hay una «fuerza salvadora». Y si a los ojos del mundo tienen poco valor, son ellos los que nos abren el camino hacia el cielo, son «nuestro pasaporte para el paraíso». Es para nosotros un deber evangélico cuidar de ellos, que son nuestra verdadera riqueza, y hacerlo no sólo dando pan, sino también partiendo con ellos el pan de la Palabra, pues son sus destinatarios más naturales. Amar al pobre significa luchar contra todas las pobrezas, espirituales y resistencias materiales”.
Nosotros lo hemos vivido con este sencillo símbolo: un tenderete con imágenes relacionadas con la pobreza. LOS POBRES NOS INTERROGAN… nos cuestionan nuestro vivir como cristianos y en comunidad.

Anuncios