Calor en el corazón y frío en el rostro

Un sábado más y una tarde más con ellas, este pasado sábado día 17 de febrero, nuestras chicas del Voluntariado se acercaron a la Residencia de las Angélicas para llenar de vidas, de risa e ilusión, a las personas mayores que allí residen. “Calor en el corazón” ciertamente, porque si el corazón está helado el mal crece en el mundo, dice el Papa en el mensaje de Cuaresma 2018. “Con frío en el rostro” porque al finalizar caminamos por la ciudad (aún con frío) como otros muchos contemplando las caras de nuestros convecinos. Incluso nos encontramos con gente conocida… en ellos reconocemos al mismo Jesús que pasa muy cerca de nosotros.

Anuncios