Encuentro VEM: Vocación, Eucaristía, Misión

El Seminario de San José acogió el sábado 24 de febrero el encuentro «VEM» para acercar a los niños que acuden a la catequesis al mundo de las vocaciones, la misión y el sacramento de la eucaristía.

Una catequesis diferente. Así podría resumirse el encuentro «VEM», una consolidada iniciativa que promueve cada año la diócesis y que concita en el Seminario de San José a niños y niñas de toda la provincia para disfrutar de una rica jornada de convivencia plagada de actividades lúdicas y formativas. «Vocación, Eucaristía y Misión» son los tres grandes ejes sobre los que gira este encuentro que promueven de forma conjunta las delegaciones diocesanas de Catequesis, Pastoral Vocacional y Misiones.

175 chavales de entre 9 y 11 años han participado en la jornada de hoy de esta peculiar iniciativa dirigida a quienes acuden a las catequesis de confirmación en las parroquias de la diócesis. A pesar de que el encuentro ha repetido el mismo esquema de ediciones anteriores –talleres, juegos, una gran yincana tras la comida y una oración final–, este año se ha querido poner énfasis en la importancia del acompañamiento personal. «La idea sobre la que ha girado el encuentro ha sido el acompañamiento», comenta Enrique Ybáñez, uno de los organizadores del evento. «Porque para discernir la vocación a la que Dios nos llama, sentirnos enviados a una misión específica o acercarnos al sacramento de la eucaristía necesitamos mediaciones humanas».

De hecho, esa idea del acompañamiento se ha dejado traslucir en la oración final del encuentro. Este año ha tenido lugar en el espacio en que los seminaristas celebran su fiesta del Reservado, y con un gesto simbólico: «Los niños se han enganchado a la custodia a través de unos eslabones de cartón que representaban a las personas que les han ayudado a encontrarse con Jesús», a sus acompañantes. Muchos de ellos –43 personas entre catequistas, sacerdotes y otros monitores– les han querido acompañar también en la jornada de hoy, aprovechando otros momentos formativos pensados específicamente para ellos.

Hace ya cinco años, la Iglesia burgalesa apostó por crear un encuentro diocesano para los niños y niñas de catequesis. Aquel primer «partir el pan», pensado para chavales de cuarto de primaria, se enriqueció al año siguiente con el «festival de las vocaciones» para los de quinto y, más adelante, se implementó sumando el «encuentro de infancia misionera» para los chicos de sexto. El encuentro tiene, además, un fin solidario, ya que los participantes han pagado tres euros con el objetivo de sufragar los gastos de transporte de los participantes que vienen de más lejos y colaborar en un proyecto de Manos Unidas.

De nuestra Parroquia de San Martín de Porres participamos un grupo. Lo pasamos muy bien y conocimos nuevos amigos.

Anuncios