Ser ángeles de la soledad

Cada voluntariado nos preguntamos: “¿Cómo podré agradecer tanta bendición? ¿Cómo podré responder a tu amor? Levantando mis manos, Señor. Declarando que tú eres Dios y dejándome llevar por el soplo de tu amor.”
Precisamente eso intentamos. La casa de las Angélicas ya es nuestra casa. Durante todo esto curso las hemos conocido mejor.
Que su carisma, “ser ángeles de la soledad” (Sta. Genoveva), nos siga animando cada día. VOLUNTARIADO 2018.

Anuncios