Emoción contenida el último día de Catequesis

Hemos concluido la Catequesis Parroquial en un curso que podemos calificar de muy positivo, por el trabajo hecho y por el fruto conseguido.

En la tarde de ayer quisimos hacer un gesto significativo con los más pequeños de la catequesis y sus familias, un gesto que simbolizase todo lo que hemos trabajado durante este año: el lavatorio de los pies.

“Cristo no tiene manos; solo tiene nuestras manos para llevar adelante su misión”. Jesús en la Última Cena se quitó el manto y se puso a lavar los pies a los discípulos. El Maestro y el Señor es el que lava los pies; nosotros debemos imitarle.

Finalmente quemamos nuestras cartas, nuestras acciones de gracias y nuestras oraciones más sencillas, para que subiesen como el humo a la presencia de Dios.

Otra tarde más para recordar. Gracias a todos. Sois muy grandes.

 

Anuncios