Una corona de Adviento llena de regalos

En este domingo comenzamos el tiempo litúrgico del Adviento: un tiempo de expectación y esperanza, de espera de la venida del Señor.

En el Adviento celebramos el recuerdo y la conmemoración de la primera venida de Cristo al mundo. Recordamos y conmemoramos que el Hijo de Dios, en ese momento culminante de la historia, puso su tienda entre nosotros y lo hizo por nuestra salvación y para darnos el mensaje de amor del Padre que tanto nos amó que nos envió a su propio Hijo.

Dios no solo se encarnó hace 2018 años, Dios se sigue encarnando en cada uno de nosotros, Dios quiere entrar en nuestra vida y transformarla de acuerdo con el estilo que Cristo vino a predicar, de amor a Dios y a los hermanos.

Cristo nacerá de verdad en nuestros corazones si en nosotros somos capaces de acogerle y vivir en nuestra vida el mismo estilo de vida de Jesús, que se resume en la vivencia del amor al Padre de Dios y de caridad con los hermanos.

Ya hemos colocado la corona de nuestros Adviento. ¡Todos los regalos preparados ya para acoger y descubrir EL REGALO MÁS GRANDE!

 

Anuncios