Un Voluntariado con otros receptores

El sábado pasado, día 15 de diciembre, pudimos reunirnos otra vez en nuestro particular Voluntariado. Esta vez nos quedamos aquí, en la Parroquia, porque había que preparar una actuación muy especial para el Festival de Navidad, del que os hablaremos próximamente. Y es que estamos allí donde se nos requiera, para echar una mano, y si es para animar a los niños que vienen detrás de nosotros, pues mejor que mejor.

Estamos en Adviento y nos unimos a María para contemplar desde sus ojos los misterios gozosos del Rosario y, como ella, también acogimos al Niño Jesús. Después ensayamos un baile de un villancico y preparamos una actuación navideña: el regalo del Niño Dios. Finalmente, en torno a la mesa, con postres muy especiales, anticipamos nuestra celebración navideña.

La esperanza en Dios es también esperanza en los demás. Esperar implica también no esperar nunca a que otros lo hagan si, como Dios, nos adelantamos.

Anuncios