Del éxito al drama en una noche

Ayer, jueves 27 de diciembre, por la tarde el Coro Parroquial ofreció a todos un recital-concierto de Navidad y, lo que a primera vista parecía un éxito (por la cantidad de público asistente y la buena ejecución de los coralistas) se ha transformado en la mañana de hoy en un auténtico drama.
Desde muy temprano, Don Jesús, el párroco, no para de recibir llamadas de teléfono manifestando nuevos casos de enfriamiento e indisposición del público asistente; pudo deberse al frío del templo, pero otros dicen que pasaron mucho calor y que, al quitarse el abrigo, se quedaron fríos. Llevamos toda la mañana intentando poner un termostato con los técnicos para regular esta situación.
Además, dos coralistas se han quedado afónicos durante la noche. Después de consultar al médico de urgencias, este les ha aconsejado que guarden cama durante dos o tres días, por lo menos hasta primeros de año. Y por si fuera poco, Don Diego, el director, sufre unas contusiones en el hombro derecho porque al trasladar el órgano al acabar el concierto se tropezó con el cable del micrófono y se cayó de bruces; le han vendado la parte del húmero y del deltoides, y le han aconsejado guardar reposo unos días.
Por tanto, en los días sucesivos encontrarán carteles en la puerta de la iglesia que les informarán del horario de misas hasta que se reponga la situación.😞