Unidos a los jóvenes del mundo en la JMJ de Panamá

Cerca de 140 adolescentes de una decena de parroquias participaron, el pasado viernes 25 de enero, en la «noche alternativa», una iniciativa de ocio, convivencia y oración que promueve cada año la delegación diocesana de Infancia y Juventud, esta vez en sintonía con la Jornada Mundial de la Juventud que se ha desarrollado durante esta semana en Panamá. La parroquia de San Gil de Burgos fue la anfitriona del evento. De nuestra Parroquia de San Martín de Porres participaron más de una treintena de jóvenes.

Bajo el lema «Lleno de emociones», la noche contó con varias actividades que proponían a los participantes descubrir los sentimientos y emociones que albergan en sus corazones. Entre los actos destacó la puesta en marcha de un escape room: un juego para intentar sacar de una historia las emociones, los sentimientos, hasta conseguir abrir la habitación de nuestro interior, que a veces está cerrada con tantas llaves que nos bloquean las emociones.

Junto a la dinámica, sobresalió también un momento de oración en la capilla del Santo Cristo de la Catedral, a la que se sumaron varios jóvenes, así como el arzobispo, don Fidel Herráez, quien animó a los presentes a buscar ser felices pues, les dijo, «si no queréis ser felices tenéis un grave problema».

Un recorrido por las últimas Jornadas Mundiales de la Juventud sirvió a los adolescentes para llenar su mochila de las emociones que suscita en ellos ser seguidores de Cristo y miembros de la Iglesia.

Ahora ya a preparar Lisboa 2022, ¿quién se anima? El Papa nos convoca, la Iglesia nos anima, Jesús nos espera. ¡Allí estaremos!

Anuncios