El mundo en nuestras manos

El Papa Francisco dijo el pasado domingo en la Misa con los jóvenes de la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá:

“Ustedes, queridos jóvenes, no son el futuro. Nos gusta decir que son el futuro, no. Son el presente, ustedes jóvenes son el ahora de Dios. Él los convoca y los llama en sus comunidades, los llama en sus ciudades para ir en búsqueda de sus abuelos, de sus mayores; a ponerse de pie y junto a ellos tomar la palabra y poner en acto el sueño con el que el Señor los soñó. No mañana, ahora, porque allí, ahora, donde esté su tesoro allí estará también su corazón (cf. Mt 6, 21)”.

Vivimos en el mundo sin ser del mundo. Así podemos resumir lo que estará semana hemos profundizado en el Grupo de Vida. Un mundo que está en nuestras manos y que estamos llamados a transformar desde el compromiso con la justicia, la libertad y el bien común de sus miembros. Un mundo que necesita parecerse al Reino de Dios que Jesús ha inaugurado.

A través de diversas noticias de actualidad hemos dado una respuesta cristiana a muchos problemas y situaciones adversas que suceden; alegrándonos también de lo bueno que encontramos a nuestro alrededor.

Como decía uno de los miembros del grupo: “soy la pieza de un puzzles que se necesita para completarlo”. Eso queremos ser: testigos de la Buena Noticia que hoy más que nunca el mundo necesita oír, escuchar y seguir.

Anuncios