Letra a letra, paso a paso…

Construir palabras está al alcance de todos; con un poco de imaginación se pueden crear y recrear nuevas palabras, con nuevos significados. Las palabras están hechas con letras que construyen el conjunto. Sin letras nada sería posible.

Para nosotros, la palabra “voluntariado” ya no es igual, ni la palabra “sí”, ni la palabra “amor”… algo hace que, poco a poco, remitan a una realidad nueva, distinta y plena: nos hablan de un proyecto juntos.

El pasado sábado, día 9 de febrero, lo pudimos expresar muy bien en nuestro Voluntariado. Sigue siendo un gran momento de encuentro y profundidad que ayuda a nuestras chicas a crecer en común, a plantearse la práctica del Evangelio y a llevar adelante una tarea hermosa: ser un gran regalo para otros.

Y es así como vamos sumando: letra tras letra, palabra tras palabra… y esto es así, porque hay una palabra que no pasa, que es “eterna”, que no tiene fin, que puso su tienda en nuestro camino.

Anuncios