Revisar la vida es estrenarla cada día

Volver a incidir en lo que uno ha vivido antes puede ser una buena ocasión para mejorar, ilusionarse y lanzarse a lo que está por delante.

En nuestro Grupo de Vida pudimos ahondar, en la tarde del lunes, 11 de febrero, en todo lo que implica la Revisión de Vida. Revisar la vida es “volverla a estrenar cada día”. Y, para ello, hay una pauta metodológica en la que nos estamos familiarizando poco a poco, que consiste en ver la realidad que nos circunda, juzgarla desde el evangelio de Jesús y realizar un compromiso creyente sencillo y concreto.

Al finalizar la reunión de grupo pudimos desenvolver unos regalos, donde nos esperaba una imagen del Niño Jesús. Él es el gran regalo. Él es quien nos regala el criterio para discernir lo que es preciso, para no confundirnos nunca.

La vida es muy grande; por eso la hemos de aprovechar al máximo.