Llenos de emociones

“Juan y su padre discuten acaloradamente y Juan se va a su cuarto. Entra en facebook y ve que uno de sus amigos ha escrito una historia graciosa con tintes racistas. Como sabe que a su padre no le gustará nada decide escribir en la historia un comentario racista de muy mal gusto…” ¿Qué le mueve a Juan a hacer eso? ¿Una emoción o un sentimiento? Precisamente de emociones y sentimientos estuvimos hablando el pasado viernes día 17 de mayo en nuestro CENÁCULO.

Si algo caracteriza al ser humano es que tiene corazón y siente. Las emociones y los sentimientos son elementos tan importantes en la vida humana que pueden ser la respuesta a muchos de los comportamientos irracionales que tenemos al cabo del día.

Las emociones están a flor de piel. A nuestra edad es momento de disfrutar, divertirse, descubrir, gustar, amar… por eso es tan importante identificarlas y saberlas manejar para no perdernos en idealismos irreales. Sin embargo, el sentimiento es la suma de la emoción y el pensamiento, cuando somos capaces de hacer nuestra una emoción y canalizarla. No es lo mismo “estar tristes” que “vivir tristes”, no es lo mismo “estar alegres” que “serlo”…

Le pedimos a Jesús un corazón semejante al suyo. Un corazón con los brazos abiertos para acoger a todo el que llegue, para socorrer a quien lo necesite.

Tenéis un gran corazón. Tenemos un GRAN CORAZÓN♥️

Anuncios