Entre lo antiguo y lo nuevo

Sin duda, otro día más pateando Roma. En esta ocasión disfrutando de una de las maravillas, el Coliseo, del que nos hemos podido dar cuenta de su grandeza e importancia. También hemos recorrido el Foro y el Palatino, pudiendo gozar de unas vistas espectaculares. Roma está llena de lugares preciosos: la columna de Trajano, el monumento a Vittorio Enmanuelle, el Circo Máximo.

Hoy en nuestro itinerario de peregrinación nos hemos acercado hasta los primeros cristianos, visitando y celebrando la misa en las Catacumbas de San Calixto; muchos, miles que murieron por defender su fe, con la sencillez de su vida. Testigos ocultos, muchos de ellos, de la grandeza de Dios.

Finalmente, hemos visitado el Estadio Olímpico de Roma, sorprendiéndonos gratamente con un espectáculo ecuestre.

Cansados y satisfechos concluimos este segundo día juntos.