XII Encuentro Diocesano de Pastoral

El Salón de Cajacírculo de la calle Concepción acogió la mañana del pasado sábado 9 de noviembre, el XII Encuentro Diocesano de Pastoral, una reunión en la participaron cristianos llegados desde distintos puntos de la geografía burgalesa. La Asamblea Diocesana convocada el pasado mes de septiembre por el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, ha sido el eje vertebrador de un encuentro que también se enmarcó en el Día de la Iglesia Diocesana, que se celebra mañana con el lema «Sin ti no hay presente. Contigo hay futuro». En ese contexto, se presentaron distintas experiencias que llevan el sello diocesano y que engarzan el pasado, presente y futuro de la diócesis.

Volviendo la mirada al pasado, y concretamente al Sínodo Diocesano (1995-1998), se presentó el Departamento de Formación Sociopolítica, que fue uno de los frutos de aquel gran acontecimiento eclesial. Y con la mirada puesta en el presente inmediato y en el futuro, también se expusieron las líneas generales del Plan diocesano de Pastoral Juvenil para los próximos tres años, que ha sido recientemente aprobado y que se está poniendo en marcha este curso.

Una solemne eucaristía presidida por el arzobispo en la Catedral sirvió para dar inicio, de forma oficial y popular, a la Asamblea Diocesana, el acontecimiento con el que pretende hasta el primer semestre de 2021, lograr ser «más viva, más discípula de Jesucristo y más misionera». Portando globos de colores, al son de diversas canciones y con un tono marcadamente festivo, hasta el templo gótico se encaminaron «alegres con Jesús» numerosas personas que a lo largo de hoy han participado en el XII Encuentro de Pastoral. De nuestra parroquia de San Martín de Porres ha participado un grupo notable, haciendo un agradable ambiente incluso en la comida.

En su homilía, don Fidel Herráez reveló sentir «emoción y gran alegría» por «la acogida tan impresionante» que la Asamblea está teniendo en los distintos ámbitos de la pastoral diocesana, a la vez que ha señalado que la Iglesia tendría que ser el lugar «donde muchos puedan encontrar el amor purificador de Dios a través de nosotros». Por ello, señaló que la Asamblea debería servir para que «caminemos alegres con Jesús en esta vida con los demás hacia la vida transformada en plenitud».

Ya empezamos a caminar. ¡Unidos mejor!