C O M P R O M E T I D O S POR TI

Uno de los elementos de la identidad del creyente es el compromiso cristiano. El cristiano es la persona que opta por ser seguidor de Jesús, y como Él, no puede desentenderse de este mundo en el que quiere construir su Reino.

En ocasiones confundimos el sentido profundo del compromiso, con la intervención en acciones puntuales. En otras ocasiones identificamos compromiso con un mejoramiento de nuestras actitudes y talante personal, sin incidencia en el mundo que vivimos.

En nuestro Grupo de Vida del pasado lunes, 18 de noviembre, pudimos comprobar que el compromiso es dar prioridad a la persona y tener una serie de actitudes, que van a ayudar en su desarrollo: actitud de seguimiento de Jesucristo; no trabajar a tiempo parcial, es un trabajo constante; no creerse en posesión de la verdad absoluta, sino receptivos a las aportaciones de los demás; confiar en el ser humano, creer que las personas pueden cambiar.

Descubrimos cómo el compromiso no puede ser opcional, sino consecuencia de nuestra identidad cristiana.

C-O-M-P-R-O-M-E-T-I-D-O-S