Nuestro tiempo es para los demás

Nuestra última sesión del año del VOLUNTARIADO del sábado 14 de diciembre, fue más especial si cabe. Fue un día dedicado a preparar más nuestro corazón para el nacimiento de Jesús y preparar nuestra coreografía para el lunes siguiente en el Festival, en el que participamos con un baile muy animado: “la Navidad”.

Nuestra oración giró en torno a la estrella y lo que está significa en medio de la Navidad. La estrella a sido un regalo del mismo Dios y es un símbolo de la presencia de Jesús en medio del mundo como luz. En torno a la Virgen María pudimos recoger el testigo de su Hijo Jesucristo, en esa imagen del niño que nace en Belén, al que pudimos adorar con un pequeño beso.

Posteriormente, y ya en el salón de actos de la parroquia, pudimos ensayar la coreografía de la canción que íbamos a interpretar en el Festival de Navidad. Un montón de pasos y de ritmos que nos sirvieron para poder ser, en medio de nuestra comunidad cristiana, una estrella que pueda guiar a los más jóvenes a que descubrir que nuestro tiempo es para ellos.

Un sábado diferente con una gran carga de generosidad.