El Espíritu nos mantiene vivos

El pasado viernes, 14 de febrero, un grupo de adolescentes de nuestra Parroquia recibió el Sacramento de la Confirmación. Con este Sacramento, los cristianos manifestamos una mayor adhesión a la fe y un compromiso mayor con la vida y la misión de la Iglesia.

Don Ildefonso Asenjo Quintana, secretario canciller del Arzobispado de Burgos, fue el encargado de presidir la celebración que contó con una numerosa presencia de fieles. En la celebración destacó el protagonismo del Espíritu Santo, como el gran regalo que Jesús nos ha dejado a su Iglesia.

En su homilía, Don Ildefonso puso el ejemplo del hijo de la viuda de Naín cuando le llevaban a enterrar… era un chico llevado por otros, muerto, y Cristo aparece para decirle “levántate” y camina por ti mismo. Un cristiano nunca está solo. El cristiano camina junto a Jesús. Les hablo también de los dones del Espíritu Santo y cómo libremente ellos habían abierto su corazón para recibir la lluvia de su gracia. Finalmente les invito a ser testigos en tres ambientes: la familia, el instituto y la sociedad. Llega el momento de no solamente dejarse querer sino también poder amar; el momento de poder vivir cristianamente, no solo de ser cristiano. Es en la vida de cada día, en los pequeños detalles, donde se concreta la fuerza renovadora del espíritu.

Toda nuestra comunidad cristiana se ha alegrado con las familias de estos chicos y chicas. Ahora comienza una nueva época de vivir siendo “testigos” valientes del Evangelio. Lo más interesante no es lo vivido hasta ahora, sino lo que viviremos a partir de este momento. ¡Felicidades!