“Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”

En el quinto domingo de Pascua, el evangelio de San Juan nos hablada de tres realidades, con las que Jesús, se identifica: el camino, la verdad y la vida.

Solo se emprende un camino cuando hay una meta que conseguir. Solo hay verdad, si uno es capaz de descubrirla. Solo hay vida, si se renueva cada día. A través de “un puente”, de “la biblia” y de un “corazón” palpamos la palabra.

Lo mejor que tenemos los cristianos es que celebramos la fe, que la podemos comunicar y transmitir, y eso es posible porque la vida del Resucitado está presente. Ahora que, poco a poco, nos disponemos a dar los últimos coletazos al tiempo Pascual, pedimos a Dios que pronto podamos reunirnos físicamente en torno a la mesa… porque, ” en la casa de mi Padre hay muchas moradas”.

Esta Parroquia sigue y seguirá siendo “una gran familia de familias”.