Una Jornada del Domund especial: “Aquí estoy, envíame”

El pasado domingo, 18 de octubre, celebramos en toda la Iglesia el Domund, el Domingo Mundial se las Misiones. El Papa Francisco nos recordó en su mensaje para esta jornada que, el camino misionero de toda la Iglesia, continúa.
Venimos de un momento concreto que nos ha impulsado a ser novedosos, creativos, impulsores y motivadores de la vocación misionera, hoy más necesaria que nunca, ser enviados como testigos del amor de Dios al mundo y a todos los pueblos.
En nuestra Parroquia lo hemos vivido con especial intensidad. Unas telas de los cinco colores misioneros nos recordaron la pertenencia a un mundo en el que todavía hay mucha gente que no es feliz, y entro otras cosas porque no han oído hablar de Dios.
Esa es la misión y esa es la urgencia. Don Diego nos habló de la importancia de la respuesta, ya que Dios es manifiesta de un modo nuevo ahora… Abrir los ojos para escucharle implica también abrir la boca para responder y los brazos para acoger.
El testimonio de Juana nos animó… “Yo soy misionera porque el Señor me ha llamado para estar, donde él quiere que esté, cerca de quienes quiere que esté”. La presencia de los misioneros hace que la vida sea mejor.
¡Gracias, Señor, por esta vida y esta entrega!
Los misioneros van fuera a anunciar el evangelio… Nosotros aún somos pequeños, pero podemos ayudaros desde aquí. Os tenemos presentes en la oración. Desde aquí decimos con vosotros al Señor: “Aquí estoy, envíame”.
Nos divertimos mucho en la cate… Aprendemos un montón. ¡Qué felicidad poderte dar a conocer!