“Ama y haz lo que quieras”

Los judíos tenían hasta 613 leyes; una retaila de normas y costumbres que debían recitar con frecuencia para no olvidarse ninguna. La ley como tal vivida “mata” y no libera, subyuga y no da vida. San Agustín decía “ama y haz lo que quieras”, que es (a grandes rasgos) lo que Jesús nos invitaba a descubrir en el evangelio del domingo: “¿cuál es el mandamiento más importante? Ama a Dios y ama al prójimo”.
En la misa, don Diego nos explicó que Jesús no es un gran matemático, no nos habla de exactitud a la hora de cumplir la ley. Jesús nos habla de dar un sentido nuevo a esa ley, y amar es cumplir la ley entera.
Ahora que estamos con muchas leyes y normas con motivo del Covid-19, a veces tan contradictorias entre sí las unas y las otras, sigamos amando, sigamos cumpliendo esas leyes por amor a los demás, por cuidar y querer a los de cerca y a los de lejos. Jesús está con nosotros, ¡no tengáis miedo!