¡Tu Palabra me da vida!

Un lunes más nos volvimos a juntar en la catequesis familiar para hablar de la importancia que tiene “la Palabra de Dios”. A Dios le encontramos en esa palabra que resuena hoy en cada uno de nuestros corazones.
Junto con la comedia de los payasos “Pin y Pon”, y el concurso de adivinar cuántos son los libros del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, entramos en ese espíritu que hace que la Palabra sea reveladora de un plan de Dios. Personajes que escucharon esa Palabra divina nos iban dando las pautas: Abraham como padre en la fe, Moisés como guía del pueblo, María dispuesta a decir sí a los planes de Dios, y Jesús, el Hijo de Dios, que habla y escucha las palabras del Padre.
¡Qué bonito fue cuando Minguito, Iván y don Diego recibieron una carta de parte de Dios! Y todos los demás niños y niñas… Un mismo mensaje pero donde cada uno pudimos sacar una enseñanza diferente. Porque lo importante es no solo qué dice esta Palabra sino también qué me dice a mí ahora.
Palabra de Dios que da vida, engendra vida y llama a la vida. ¡Gracias chicos!