Un festival de Navidad “diferente” pero significativo

El pasado lunes, 21 de diciembre, vivimos unos de los momentos más esperados del trimestre: el festival de Navidad. En esta edición diferente pero bien significativo. Nuestra iglesia se llenó de júbilo y alegría. Un número importante de familias acudieron a la llamada que nos hacía el niño Jesús.
Fueron dos los momentos. El primero, dentro del templo, para escuchar la Palabra de Dios, acoger al niño Jesús, recitar poemas, cantar un hermoso villancico y ver la felicitación de Navidad. El segundo, fuera del templo, más multitudinario, y seguido por muchos vecinos desde sus casas. Un hermoso belén rodeado de globos nos congregó. Llenamos todo el jardín de estrellas y, en medio de la noche, apareció una gran luz: la luz de Jesús.
¡Qué bella estampa! Cada uno con su bengala siendo luz, reflejando la luz de Cristo. Para acabar, seis globos en forma de corazón volaron por el cielo de Burgos, tras haber bailado juntos la canción “Es Navidad”.
Agradecer el trabajo de los catequistas, de los voluntarios, de los jóvenes y de los niños. ¡Somo referencia para muchos! Sigamos tendiendo el corazón… ¡Feliz Navidad!