Subir a la montaña, ¡a lo más alto!

Cada domingo sigue siendo una oportunidad para encontrarse con Jesús, para encontrarse con el misterio de Dios en lo más alto de la montaña. Este domingo contemplando el misterio de su Transfiguración.
Las nubes son un lugar muy frecuentado. Se dice que es “en la nube” donde subimos y bajamos archivos en la jerga de la informática. Cuando nos despistamos decimos que estamos “en las nubes”… Jesús les invita a subir, a ascender, a otear la vida desde otra perspectiva. Por eso sube y, desde arriba y con Él, todo es diferente. Escalando las nubes, con claridad y nitidez es fácil llegar a la cumbre.
Don Diego nos comentó la dinámica de bajada que Dios ya había hecho enviando a su Hijo, siendo Dios se hizo hombre; nosotros, contemplando su rostro, llegaremos a ser como Dios es.
Cuaresma: camino de la Pascua. ¡Con Dios todo y sin Él nada!