Último domingo de mayo

Avanzando en el curso, hemos llegado al último domingo de mayo. Vivimos una Eucaristía muy especial donde recogimos los mejores frutos de este año tan especial y atípico.

En la solemnidad de la Santísima Trinidad, don Diego nos habló de esa intimidad de la familia trinitaria, y nos habló de cómo cada uno de nosotros estamos sumergidos en esa vida. Uno de esa familia ha venido a visitarnos y nos ha contado cómo es Dios.

Dios es uno solo. Dios es amor. Dios es familia. Que nuestro corazón sea el mejor templo para que Dios pueda vivir.