Ser Iglesia desde lo pequeño

El domingo pasado celebramos el día de la Iglesia Diocesana, un día donde recordamos cada pequeño gesto que la Iglesia hace hoy en favor de todos; este año con el lema «Somos una gran familia contigo».

Seguramente, la pobre viuda del evangelio fue la más admirada este día. ¡Y no es para menos! Queriendo pasar desapercibida fue la verdadera protagonista. Aquellas dos monedillas (esa poca cantidad) representaba su entrega generosa, su darse y su donarse, como en el caso de Jesús.

En nuestra celebración, con todas las familias, pusimos tasa a un montón de productos, por sus características, por su composición y utilidad… ¡Todo lo tasamos! Sin embargo, está la belleza de los pequeños gestos que no tienen precio, la grandeza de las personas que sin decir nada se dan del todo.

¡Ser Iglesia es seguir interrogando a los que nos vean con los pequeños gestos!