«Un equipazo de vencedores»

En su interior todo el mundo tiene el deseo de triunfar. Este deseo puede ser fuerte, y a veces podemos llegar a ser muy competitivos. Queremos correr más rápido, saltar más alto y aguantar más tiempo.

Algunos buscan el éxito en profesiones como la salud o los negocios. Algunos se convierten en pilotos o astronautas. Otros se convierten en músicos o autores. Pero no importa el camino que tomemos en la vida, todos tenemos un factor en común: todos queremos tener éxito. Pero hay otro factor común. No importa lo exitosos que seamos, ¡a veces nos sentimos fracasados!

Con Iniesta recorrimos el camino a la gloria. También el unos meses antes de ser convocado para el Mundial de Sudáfrica tocó fondo (lesiones, dudas). Y, sin embargo, marcó el gol de la victoria. ¡Aquel gol de la victoria!

Jesús también paso por ese camino del éxito y el fracaso. El Domingo de Ramos todo el mundo le aclamaba con palmas; y sin embargo cinco días más tarde los mismos que le aclamaban terminan crucificando en la cruz. Pero el final estaba patente: la victoria de Cristo sobre la muerte en la resurrección. Nosotros participamos de ella.

¡Somos familia! ¡Equipo de buscadores de la verdad!

Anuncio publicitario