«Te seguiré adonde vayas»

Todo es igual hasta que empieza a ser diferente; todos los caminos parecen conducir a un mismo lugar, pero solo uno es el camino que Dios ha puesto para ti. Seguir a Jesús sigue siendo hoy una aventura apasionante.

Jesús a los que enviaba les iba dando unas consignas. Eran pequeñas señales que les iban a acompañar, indicaciones que les guiarían; incluso pautas que les llevarían muy lejos. El horizonte siempre es apasionante.

Somos jóvenes y dispuestos a ello. Queremos que, en nuestra comunidad y en el mundo, otros puedan acercarse a Dios a través de nuestro testimonio. Esa cercanía y esa gratuidad es la que nos hace caminar tras los pasos del Maestro. Somos FAMILIA.