Desde lo más sencillo…

Don Diego siempre nos sorprende. Cada domingo de este curso nos ha ayudado a encontrarnos con Jesús; a través de pequeños símbolos, gestos y dinámicas, hace que podamos entender mejor lo que Dios nos pide.

En el día de la Ascensión, a través de un globo, nos explicó cómo se quedaron los apóstoles: tristes y desinflados, porque suponía tener que separarse de Jesús; así el globo no es vistoso. Pero les prometió el Espíritu Santo que hace de cierre (de nudo) para que no se pierda nada de lo que habían vivido con Jesús.

Esperamos un nuevo Pentecostés. Que la Iglesia se sienta fortalecida y renovada.