Pascua, «eterna novedad»

La Pascua ha sido el tiempo para recibir mucho del amor de Dios, sobre todos para todos estos niños que por «primera vez» han participado en la Eucaristía. Unos intensos días de preparación, de familia y de parroquia.

Le han abierto su corazón; ese corazoncito que para Dios será el templo más hermoso. ¡Felicidades a todos! La comunidad cristiana os brinda ese lugar encuentro y acogida para seguir descubriendo muchas cosas de Jesús.