Vocalia Taldea canta en el 50º Aniversario «Arima Sakra»

Brillante, bueno, espléndido. Con estas tres palabras podemos definir el concierto que Vocalia Taldea dio el pasado sábado, 5 de noviembre, en la Parroquia San Martín de Porres de Burgos, con ocasión de la celebración de su 50º Aniversario, y con el patrocinio del Excmo. Ayuntamiento de Burgos.

Vocalia Taldea es un coro de voces femeninas cuyos integrantes pertenecen a las tres provincias del País Vasco, Navarra y La Rioja. Dirigidos por el gran Basilio Astúlez llevan ya veintidós años de recorrido juntos. Presentaron en esta ocasión un programa de altura, al nivel de lo que conmemoramos en esta efeméride.

Las iglesias y catedrales de diferentes épocas y estilos han sido siempre espacios evocadores y hasta cierto punto mágicos, lugares de fe y recogimiento, de celebración y festividad. Estos edificios de culto son también majestuosas muestras de cómo el ser humano ha querido acercarse a Dios.

Con sus enormes y elevadas naves, luces transformadas a través de vidrieras multicolores, austeros espacios de piedra en penumbra constante, las iglesias han sido fuente de inspiración para artistas y creadores de todos los ámbitos.

La propuesta musical de Vocalia Taldea, «Arima Sakra», enlaza y conecta tres maravillosas obras religiosas para coro femenino y órgano. Las tres piezas fueron pensadas para una iglesia o catedral concreta, o bien fueron creadas tras el impacto que produjo a sus autores conocerlas. Si Mendelssohn compuso su colección Drei Motetten op. 39 tras visitar en Roma la iglesia de Trinitá dei Monti, profundamente conmovido tras escuchar el canto de las religiosas de clausura que celebraban su servicio religioso, Poulenc escribió su primera obra sacra, Litanies à la Vierge Noire como respuesta a la fuerte impresión que le produjo la entrada en Notre Dame de Rocamadour.

Por su parte, Arnesen pensó su Magnificat para ser interpretado en la catedral de Nidaros, la catedral gótica más boreal, considerada uno de los principales monumentos históricos noruegos, alcanzando incluso el estatus de icono cultural.

Con la colaboración del joven organista Oscar Rodríguez Pastora y la soprano vizcaína Nerea González, Vocalia Taldea interpretó con majestuosidad este viaje por la música religiosa y sus espacios.

¡Impresionados y admirados por cada sonido y por cada silencio!

Nico Montero entre nosotros ¡Atrévete!

El cantautor Nico Montero estuvo con nosotros el pasado viernes día 4 de noviembre, en el marco de las fiestas en honor a San Martín de Porres en este 50º Aniversario.

Participó animando con sus canciones la oración joven, tras la cual dio un pequeño concierto-testimonio de su vida, de su fe y de cómo Dios se ha servido de él para llegar a los demás. Una actividad enmarcada también en el calendario que la Delegación Diocesana de Juventud lleva a cabo.

Nico Montero lleva más de 30 años cantando desde la gratuidad con la única razón de llevar al Dios de la vida a través de su música. Salesiano cooperador, enamorado de D. Bosco. Cantó en Cuatro Vientos ante San Juan Pablo II y un millón de jóvenes en el 2003, representó a España en el Festival de San Remo (Italia- Jubilmusic) en el año 2004, y en el 2011 inauguró la JMJ cantando en el escenario central de Cibeles su conocido «Firmes en la Fe» para recibir a Benedicto XVI. En el 2013 fue convocado a participar en la grabación del himno oficial de la JMJ de Rio de Janeiro, y ha colaborado en más de 30 discos de otros cantantes y amigos.

Nos invitó a arriesgar, a ser valientes. A no amilanarnos por las dificultades de la vida y de la fe. Todos, en la pandilla de amigos, o en la cuadrilla, o en el grupo de la parroquia, hemos experimentado alguna vez que alguien nos ha retado a hacer alguna cosa o a no hacerla, y que a veces estaba en juego mucho. ¿A que sí? ¡Y es que seguir a Jesús es cosa de valientes!

Sigamos poniéndonos frecuentemente en la presencia de Jesús, ábrele el corazón; reza, espera y siente su amor.

«Celebrando a San Martín de Porres en el Cincuenta Aniversario de la Parroquia»

El 3 de noviembre ya tiene color rojo en nuestro calendario: es la fiesta de San Martín de Porres, el santo de la escoba y de la cruz, el santo de color, sencillo y humilde. Así lo quiso destacar nuestro Sr. Arzobispo don Mario Iceta que, como no podía ser de otro modo, este año presidió la celebración solemne. Tenía muchas ganas de compartir con nosotros este momento festivo, en la conmemoración del 50º Aniversario de nuestra Parroquia: cincuenta años juntos, en fidelidad y amor. La celebración también fue concelebrada por otros sacerdotes que han desempeñado su ministerio entre nosotros o que tienen relación afectiva y familiar con la Parroquia. Estuvieron presentes también las autoridades autonómicas, provinciales y municipales. El Coro Parroquial fue el encargado de solemnizar la ceremonia con sus obras polifónicas al estilo coral.

Previamente, la imagen de San Martín de Porres posesionó por primera vez por las calles del barrio. En medio de la noche se percibían los detalles de tantos vecinos que acompañaban y de aquellos que desde sus casas aplaudían al santo al verlo pasar. Fue una imagen preciosa contemplar a tantos devotos recorriendo las calles. Una procesión festiva y popular acompañada por los bailes del grupo Danzas burgalesas «Tierras del Cid».

 

Al finalizar la celebración, Eduardo Sánchez, autor del lienzo de San Martín de Porres (que se bendijo y que quedará como obra conmemorativa de este aniversario) expresó lo que había significado en su vida como miembro de la Parroquia pintar a su titular, destacando la mirada y la grandeza de sus manos. Don Diego quiso tener unas palabras de agradecimiento que reproducimos literalmente: 

«Llega el momento del agradecimiento al término de esta celebración. Agradecer es una de las cosas más bonitas y bellas que podemos hacer: consiste en darnos cuenta que lo que somos y tenemos es un don, un regalo, que otros han preparado para ti.

Cincuenta años juntos, a tu lado y en tu vida. Así ha sido y es esta Parroquia de San Martín de Porres para todos los que estamos aquí, para la Iglesia y para el mundo. El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres. Tenemos la suerte de tener a este gran intercesor por patrono y modelo: de él aprendemos a tratar a Jesús y a reconocerle visible en los que llaman a nuestra puerta.

Un subrayado especial en este agradecimiento a Don Mario; gracias por su presencia hoy aquí y por preocuparse siempre por lo que aquí hacemos. En esos detalles vemos la cercanía y el acompañamiento. Agradecer a Don Fermín, el primer párroco, que allí en 1972 se le encargó crear una nueva parroquia… Una parroquia enriquecida con múltiples carismas y asociaciones que llenaron de vida aquellos difíciles inicios hasta ahora. Gracias a todos los sacerdotes, a los presentes, a los que no están con nosotros aquí, a los que habéis desempeñado aquí el ministerio y os encontráis en otros lugares, a los del arciprestazgo, a los sacerdotes que tenéis la encomienda pastoral ahora entre nosotros y a los que habéis descubierto la vocación aquí, siendo parte de la comunidad parroquial desde vuestra infancia y juventud; y reconocido gracias, a los sacerdotes ya difuntos a quienes recordamos, que aquí entre nosotros han dejado su impronta.

Agradecemos la presencia de las autoridades autonómicas, provinciales y municipales. En vosotros se hace presente toda la sociedad burgalesa de la que formamos parte. Queremos llevar a todos el mensaje de humildad y acogida de San Martín de Porres, porque es precisamente de esas personas que tienen el corazón grande, de lo que más necesitados estamos todos.

Gracias a quienes hoy nos habéis ayudado en la celebración. La Asociación “Amigos de San Martín de Porres”, al Coro Parroquial, al grupo de danzas “Tierras del Cid”, a los que habéis cargado con el santo, a la Asociación “Hijos del Sol” de los peruanos en Burgos con quienes estamos hermanados y están presentes hoy aquí, como el otro día estuvimos en su fiesta del Señor de los Milagros, al equipo de limpieza de la parroquia, a quienes lo habéis adornado y dispuesto para que todo saliera de la mejor manera posible. Y un gracias reconocido a los miembros de los Comisión Organizadora del 50º Aniversario: vuestro apoyo, tesón, vuestras ideas renovadoras manifiestan el cariño hacia esta vuestra segunda casa. ¡Continuaremos trabajando durante el curso en tantas y diversas actividades que nos quedan aún por realizar!

Gracias a las instituciones, empresas y particulares, a los medios de comunicación, que nos habéis abierto las puertas y estáis colaborando con nosotros. Vuestra ayuda sencilla y silenciosa hace que el proyecto del 50º aniversario arraigue, sea atrayente y nos mueva y afiance como Iglesia en salida que somos.

Y gracias a todos vosotros: fieles y devotos de San Martín. Catequistas, familias, jóvenes, niños, monaguillos; ancianos y enfermos, movimientos y asociaciones, grupos de pastoral y consejos… Nuestra Parroquia es y será lo que nosotros queremos que sea, y será mejor si somos capaces de abrirnos día a día a los planes de Dios. Somos una Parroquia maravillosa: parroquia de misioneros y santos. Gracias Señor por esta porción que es tu pueblo que camina. Y gracias a ti, “Martín de la Caridad”, porque tu sonrisa nos habla de un rostro siempre joven y veraz: el del mismo Jesucristo que camina entre nosotros. Gracias de corazón.»

Como culmen se cantó el himno a San Martín de Porres.

¡Un día que quedará para la historia de esta Parroquia!

«Concurso de Postales y Cuentos de Navidad»

¡Ahora ya sí que sí!

Lanzamos el Primer Concurso de Postales de Navidad y el Primer Concurso de Cuentos de Navidad de la Parroquia, con motivo del Cincuenta Aniversario.

Para el Concurso de Postales, os entregamos las bases y la cartulina para realizarlo, en el Despacho Parroquial.

Tenemos 4 categorías: Grupo A (1º y 2º de EPO), Grupo B (3º y 4º de EPO), Grupo C (5º y 6º de EPO) y Grupo D (1º y 2º de ESO).

¡Obsequio para todos los que participen! ¡Premios para los primeros de cada categoría!

Pídenos las bases y la cartulina cuanto antes, y manos a la obra. Tenemos hasta el día 11 de diciembre para entregarlo. El jurado lo valorará. En el Festival de Navidad (19 de diciembre) entregaremos los obsequios y los premios.

Para el Concurso de Cuentos de Navidad, os las bases igualmente, en el Despacho Parroquial.

Tenemos 3 categorías: Grupo A (3º y 4º de EPO), Grupo B (5º y 6º de EPO) y Grupo C (1º y 2º de ESO).

¡Obsequio para todos los que participen! ¡Premios para los primeros de cada categoría!

Pídenos las bases y lanza tu imaginación. Tenemos hasta el día 11 de diciembre para también entregarlo. El jurado lo valorará. En el Festival de Navidad (19 de diciembre) entregaremos los obsequios y los premios.

Todos los trabajos serán expuestos en el Centro Parroquial, pudiendo retirarlos una vez concluida la Navidad.

¡Ánimo a todos! Cincuenta años merecen cosas así…

«Una ofrenda sentida desde el corazón»

Las fiestas en honor de San Martín de Porres comenzaron el pasado martes, 2 de noviembre, con la Ofrenda Floral al santo: un signo de veneración, respeto y cariño. Muchos feligreses y devotos no quisieron perder la ocasión de presentarle, junto con las flores, el corazón rebosante de agradecimiento. Era uno de los actos previstos para el 50º Aniversario.  San Martín de Porres fue canonizado el 6 de mayo de 1962 por el Papa San Juan XXIII; nuestra Parroquia erigida diez años más tarde.

Unos años después de la muerte de San Martín de Porres, según los testigos narran, al destapar la tumba para proceder a su beatificación dicen que el olor que desprendía era el de «un aroma de flores», maravilloso y penetrante. Por eso, nuestro templo se inundó de color y de un aroma especial… ¡Queremos ser buen olor de Cristo para todos! Que por las obras otros conozcan a Cristo, y conociéndole le sigan. 

Tras la ofrenda tuvo lugar la Misa de Difuntos, para recordar y rezar por los que nos han precedido con el signo de la fe y duermen el sueño de la paz. en esta Eucaristía se impuso la medalla a los nuevos miembros de la asociación «Amigos de San Martín de Porres». El Coro Parroquial puso a través del canto el tono de solemnidad a este acto tan entrañable.

Os seguimos contando…

«San Martín de Porres ya es uno más de nuestra casa»

“Felicidades, San Martín” es el grito y el deseo que nace del corazón este día, y cada tres de noviembre. Celebramos hoy la fiesta de este santo humilde, sencillo y lleno de amor a todos: fray Martín de Porres. Y además de felicitarle a él, en este día nos felicitarnos todos, porque él intercede para que nuestra vida, nuestra parroquia, y la Iglesia ilumine este mundo, y cada uno pueda tender el corazón a los demás.

Nuestros niños lo han entendido a la perfección; no perdieron detalle de lo que celebramos este día y de la importancia que tiene para nosotros. San Martín de Porres es uno de los mejores amigos de Jesús y por eso, desde el cielo, nos puede ayudar a serlo también nosotros. Todos querían tener un muñequito de su imagen, porque aunque lleve escoba no es una bruja, sino un santo que desde lo cotidiano, en la limpieza del convento, se ganó un puesto privilegiado junto a Dios. También tiene una cruz, la cruz del Crucificado, al que miraba y quería que fuese el centro de su vida.

Hoy le pedimos a San Martín de Porres por nosotros y por nuestra parroquia, que en estos cincuenta años de andadura, sigue siendo referencia para tantos que llaman a su puerta.

Rezad con nosotros esta oración:

Jesús, esta es hoy mi oración: Gracias por mi parroquia. En ella te estoy descubriendo, en ella estoy aprendiendo a amarte y a seguirte. Desde ella escucho tu Buena Noticia, desde ella recibo el pan necesario para el camino.Gracias, Jesús, por mi parroquia; gracias por los niños y los jóvenes, por los mayores y los ancianos. Todos, formamos tu Comunidad, tu Iglesia.

También hoy quiero pedirte por ella, Señor, que seamos un rincón cálido, un lugar donde nos queramos y respetemos, un espacio donde vivamos como hermanos, donde, unidos, nos esforcemos por tu Reino.

Y te ruego algo más, que nos conozcan, Señor, por vibrar y soñar con lo que tú vibraste y soñaste. Jesús, te doy gracias por mi Parroquia. Jesús, te pido por mi Comunidad. Ella es el camino, Tú, la meta y el horizonte. Amén.

«Menos por menos, siempre es más»

Sentirse acompañado siempre es maravilloso; sentir que otros están y esperan que estés. Esa es una de las mejores actitudes para sentirnos más y mejores amigos de Jesús. Este domingo acercándonos a Él con humildad.

Con ocasión de la parábola del publicano y el fariseo en el templo, hemos visto que la sencillez es el camino para llegar a Dios. El fariseo presume y se engríe, mira por encima del hombro; hace balance de lo que ha hecho y de lo que no ha hecho, como si Dios estuviera en deuda con él. El publicano baja la cabeza y reconoce que no ha obrado del todo bien.

La ley de los signos nos ayudó a entender cómo hemos de acudir ante el Señor: más (+) por más (+), siempre es más (+); menos (-) por más (+), es menos (-). Más (+) por menos (-), también es menos (-); sin embargo, menos (-) por menos (-), sorprendentemente es más (+).

¡Así entendemos mejor! El que se hace pequeño y sencillo, es más grande a los ojos de Dios. ¡Bonita lección!

«Sin miedo al riesgo»

Siempre llama la atención la fuerza del «sí» de María. Fue distinto a un «sí» como diciendo: bueno, vamos a probar qué pasa. María no conocía esa expresión. Era decidida.

Se trata de ser decididos; se trata de estar disponibles siempre y ante todo para dar una respuesta. Se compromete y lo arriesga todo, sin más seguridad que la certeza de saber que era portadora de una promesa.

También nosotros queremos ser portadores de una promesa nueva y auténtica. Dificultades las habrá, pero no serán nunca razón para decir «no». ¡Comenzamos la andadura para la JMJ de Lisboa 2023! ¡Lo mejor no es lo que das, sino lo que recibes!

«Orar sin desfallecer: perseverar»

¡Que sí! ¡Que ir a misa está súper bien! Celebramos que Dios nos prepara una fiesta y nos ama con locura. Es maravilloso descubrir cómo, mayores y pequeños, aprendemos a acercarnos a Dios.

El domingo pasado, Dios nos invitaba a ser perseverantes en la oración; a menudo nos cansamos de pedir cuando no vemos frutos y resultados. Moisés, con los brazos en alto, recurría a Dios pidiéndole que su pueblo venciera y en cuanto los bajaba, vencía el pueblo contrario. Aarón y Jur le sujetaban los brazos para que no se cansara y así vencer.

Y así seguimos sumando momentos y vivencias. Porque el Evangelio, si no se hace vida, no es actual. ¡Ayúdanos, Señor, a no cansarnos de pedirte! ¡Señor, enséñanos a orar!

«Levántate y di un SÍ como el de María»

En familia siempre es mucho mejor. Seguimos dando pasos juntos. Durante estos últimos días hemos aprovechado a vivir estos momentos en plena naturaleza, caminado y sacando lo mejor de nosotros mismos. ¡Una maravilla!

«Levántate y di SÍ». La historia del SÍ de María nos ha acompañado en nuestra andadura. No es lo mismo un «si» condicional que un «sí» rotundo. María es decidida y dispuesta.

Nos queremos levantar para la misión. Queremos llevar a los demás lo que la Parroquia ahora nos da. ¿Hay algo más bonito que esto? ¡Seguimos avanzando los unos con los otros!