«Tus pecados HOY son perdonados»

En la tarde del pasado viernes, 1 de abril, tuvieron lugar las Primeras Confesiones de los niños de Catequesis de la Parroquia de San Martín de Porres que hacen en el mes de mayo y junio la Primera Comunión. Los niños estuvieron acompañados por sus padres y hermanos, y por los catequistas que los han preparado y acompañado durante tres años.

Don Diego presidió el acto penitencial, explicando al principio del mismo la importancia de este sacramento que hoy recibían los niños por primera vez. Don Jesús y don Rafa nos acompañaron también en esta ocasión.

Zaqueo fue un hombre que, según el evangelio, no quiso perder la ocasión de recibir a Jesús en su casa: le abrió las puertas de su corazón y su vida. Con la ayuda de una historia hermosa sobre las estrellas, cada uno de los niños se comprometió a llevar esperanza (estrella verde), a ser instrumentos de misericordia para con los demás, en la familia y entre sus amigos. La celebración terminó con un canto de alabanza. Una vez acabada la celebración, los niños se hicieron una fotografía de grupo.

Finalizado el acto religioso, todos compartieron un chocolate con bizcochos en el centro parroquial. Fueron los monitores los que amenizaron esta bonita velada familiar, porque recibir el PERDÓN de Dios es siempre una auténtica FIESTA.

«Caminar de un modo nuevo»

Y llegamos a los días previos de la Semana Santa. Un grupo de catequesis (de los más pequeños) quisieron visibilizar la misericordia con la quema de los pasos errados, inciertos… El perdón pasa por caminar tras Jesús; por abrirle el corazón y presentarle con sinceridad nuestra vida.

¡No somos perfectos, pero nos gustaría serlo! ¡Nunca es tarde!

Entre un «antes» y un «después»

Cuántas ocasiones hay en las que todo tiene un «antes» y un «después»! De hecho en los anuncios funciona esa técnica de comparar el antes y el después para poder vender un determinado producto. Y funciona.

En la historia del Hijo Pródigo nos encontramos con un «antes» y un «después»: muerto-vivo, perdido-encontrado, fuera de casa-en casa.

En este cuarto domingo de Cuaresma hemos podido contemplar el rostro misericordioso de Dios, el corazón que tiene entrañas de misericordia y acoge con los brazos abiertos al hijo perdido. Sin pedirle explicaciones el único signo es el de los brazos abiertos; ese es el perdón sin límites.

«En la Cruz está la vida y el consuelo»

Dentro de unos días diremos: «Mirad el árbol de la cruz donde estuvo clavada la salvación del mundo». La cruz es el lugar de la salvación. Ahí es donde Dios nos ha demostrado el derroche de su amor y de su entrega. «En Cristo, encontramos el rostro misericordioso de Dios».

Pero Jesús nos invita a asemejarnos a Él en su modo de vivir. Las Bienaventuranzas son el camino para alcanzar la felicidad que Dios ha preparado para el hombre. El camino de la santidad que estamos llamados a recorrer. Las Bienaventuranzas responden al deseo que Dios ha puesto en el corazón del hombre. El tema es como encontrarlo; no es un camino utópico, sino que está promesa de felicidad está avalada por el testimonio de tantos que lo largo de la historia han sido capaces de cargar con la cruz y comprometer su existencia a vivir los valores del Reino.

A eso estamos llamados: a visibilizar que Cristo sigue entregándose cada día.

¡Gran Familia!

«Un acontecimiento muy especial»

En este tiempo de Cuaresma vamos dando pasos hacia la Pascua del Señor.

El pasado domingo, el Evangelio narraba la parábola de la higuera que no da fruto en medio de la viña. Veíamos la paciencia de Dios mostrada en ese diálogo del amo con el viñador: «Déjala todavía un año más, yo le echaré estiércol y cavaré, y si no el año que viene la cortas.»

En la época de Jesús también había acontecimientos que causaban sensación y que provocaban interrogantes entre las personas: accidentes, revueltas… Acontecimientos fundamentales que marcaban la historia de ese pueblo.

¿Y si nuestra conversión en este tiempo de Cuaresma fuese monumental? Causaría sensación en todos.

Si vamos caminando como comunidad que llega a tiempo; nunca es tarde para encontrarnos con el Señor.

Convivencia Parroquia 2022

¡Ya teníamos ganas! Después de dos años de pandemia, donde hemos estado tan limitados en nuestros encuentros, el sábado 12 de marzo volvimos a juntarnos para nuestra tradicional Convivencia. ¡Un éxito en participación!

Nuestros catequistas lo habían cuidado todo: las inscripciones, el protocolo, los equipos, la decoración, el ambiente, la música… y es que cada detalle es importante para vivir estos momentos. Incluso pudimos grabar un trocito del documental que saldrá con motivo del 50° aniversario. ¡Un día lleno de detalles!

«El taller de José» era el lema que nos congregaba. San José nos esperaba en su casa. De él pudimos aprender muchas cosas: su sencillez, su vida discreta, su obediencia, su buen hacer. Es el padre de Jesús, al que nosotros queremos seguir y amar cada día más. Así lo hicimos en la presentación del día y en la catequesis posterior.

Juegos, canciones, bailes… Comimos juntos y compartimos risas e ilusiones. Hicimos un hermoso taller: con madera construimos un portarretratos con dos huecos, uno para san José y otro para poner una foto con nuestro padre. ¡Toda una sorpresa para regalárselo el próximo día 19 de marzo!

Tras la rifa tuvimos la oración. En esta ocasión nos acompañaban también los seminaristas y preseminaristas del seminario San José y sus formadores. Con una procesión acompañamos a Jesús y le dimos gracias por este bonito encuentro.

Le pedimos a san José que nos guarde siempre, que vele por nosotros y que nos enseñe a tratar a Jesús, a mirarle con cariño y a tenerle cercano como a un amigo. ¡¡Gracias a tod@s!!

«Subamos a la montaña santa»

Este segundo domingo del tiempo de Cuaresma, Jesús nos invitaba a subir junto con el al monte Tabor. Es, en ese lugar, donde los discípulos más íntimos, Pedro, Juan y Santiago, anticipan la luz de la victoria, la blancura del rostro siempre nuevo de Cristo.

También la primera lectura nos hablaba de la vocación de Abraham, para ser padre de una muchedumbre de pueblos. Y es entonces, porque hay una MISIÓN que llevar a cabo, hay también una VOCACIÓN, una llamada a personas concretas.

La Cuaresma sigue siendo el camino propicio para sentirnos acompañados por el Señor y por la comunidad cristiana que se reúne para celebrar frecuentemente los misterios de la fe. Para nosotros, este domingo ha sido un domingo muy especial, ya que después de la celebración abrazamos a nuestra parroquia.

«Triunfar junto a Cristo»

No hay nada más bonito que poder compartir el tiempo con personas, y si es para vivir la presencia de Dios, ¡Cuánto mejor!

La experiencia del éxito y del fracaso marca mucho en la vida. Pero saber que uno no va solo, que tiene una FAMILIA y una comunidad que apoya… Jesús pasó del éxito al fracaso en un instante; los mismos que le aclamaban a los pocos días piden que muera en la cruz. Jesús muere como un fracasado. ¡Pero resucita! Esa es la clave.

En nuestra Parroquia queremos vivir desde la victoria; y nosotros participamos de esa victoria del campeón de los campeones ¡En Cristo hemos vencido tod@s!

«Todo es tuyo»

En Cuaresma vivimos con más intensidad la celebración de la Eucaristía. Con nuestra adhesión al Señor vencemos también las tentaciones del Maligno: «tuyo es el reino, tuyo es el poder y la gloria por siempre, Señor».

En el primer domingo de Cuaresma, las tentaciones aparecen como síntesis de la vida cristiana; cómo muchas veces respondemos afirmativamente al Señor y cómo otras veces le damos la espalda. Afirmación y rechazo como dos caras de una misma moneda.

Que este tiempo nos sirva para que nuestro corazón se parezca más al suyo. ¡Cuarenta días de gracia!

El arciprestazgo del Vena apuesta por una catequesis centrada en la Biblia

La parroquia de San Martín de Porres de la capital acogió el pasado sábado el tradicional encuentro formativo que mantienen cada año los catequistas del arciprestazgo del Vena.

Cerca de cuarenta catequistas provenientes de las parroquias de la zona norte de la ciudad se dieron cita para reflexionar sobre el papel de la Sagrada Escritura en la catequesis. Para ello contaron con una ponencia a cargo de Jesús Varga Andrés, doctor en Sagrada Escritura y profesor en la Facultad de Teología de Burgos. Además de la charla y posterior diálogo, la jornada contó con una dinámica en grupos de trabajo acerca de algunos textos bíblicos y su posible desarrollo en las sesiones de catequesis con niños.

La jornada contó, además, con un café compartido y una charla distendida entre los catequistas. El encuentro finalizó con la puesta en común de la revisión y un momento de oración en torno a la Biblia.

Fuente: archiburgos.es