Nuevas viviendas en el territorio de la Parroquia

Nuestra Parroquia crece y crecerá aún más en población. En un tiempo no superior a dos años se habrá construido el Residencial Torres de Castilla, situado en las Calle Soria, en la Calle Manuel de la Cuesta y Avenida de la Paz. Es una obra nueva en el corazón de Burgos, con las ventajas de la ciudad y la privacidad de una cuidada zona residencial.
Así avanza la obra. Desde cualquier punto de la ciudad podrán contemplarse las impresionantes torres de estos edificios.

Anuncios

Gran excursión a Portaventura

El pasado puente del Pilar, 13-15 de octubre tuvo lugar la excursión de inicio de curso pastoral con los jóvenes de la Parroquia. Este año nos propusimos ir a Portaventura y pasar unos días inolvidables juntos.

Todo comenzaba a las cuatro de la madrugada, cuando nos montamos en el autobús para emprender la ruta. A las diez de la mañana ya habíamos llegado; y nos quedaban dos días enteros para disfrutas de las atracciones del parque. Unas atracciones (Furius Baco, Shambhala, Dragon Kha, Kontiki, Tutuki Splash, Stampida…) que ponen los pelos de punta por la velocidad y la emoción, pero que a nosotros nos han servido para unirnos más. Y eso que había que esperar colas y colas interminables para que nos tocara… Pero, precisamente por eso, la espera merecía la pena y se hacía amena. Nos alojamos en el Hotel California, y allí pudimos organizar las veladas de la noche y la oración de revisión de cada jornada.

El domingo tocaba regresar ya a Burgos. No obstante no queríamos pasar por Zaragoza sin hacer una visita a la Virgen del Pilar, estos días si cabe más hemosa y florida. Las Religiosas Angélicas nos abrieron su casa y allí celebramos la Eucaristía y pudimos venerar a Santa Genoveva Torres Morales, pidiendo para nosotros la confianza y la paciencia en las adversidades. ¡Que bonitas vistas de la ciudad desde la azotea de la casa generalicia!

En el autobús de vuelta nos reímos y cantamos, incluso preparamos una sorpresa a nuestras familias que nos esperaban a la llegada. Muchas horas de viaje y muchos momentos vividos; momentos que se graban y que nunca se olvidan.

Recordad chicos: “Este grupo cómo mola se merece una ola”… ¡Volveremos!

Pistoletazo de salida…

Durante estos primeros días del mes de octubre comenzamos en la Parroquia la Catequesis Parroquial, en la que niños, jóvenes y familias reciben las pautas para construir una vida cristiana comprometida y comprometedora. La catequesis es, en una Parroquia, el momento explícito en que se anuncia directamente a Jesucristo, a Aquél que por nosotros dio su vida y resucitó.

La Catequesis no es sólo para aprender o saber cosas de religión: ES UNA EXPERIENCIA, donde se vive y se celebra; por eso cuidamos los pequeños detalles y las celebraciones que tenemos en cada trimestre, así como los momentos de oración y reflexión. Parte fundamental de la Catequesis la constituye LA FAMILIA, porque es la primera escuela donde se vive y se recibe la fe.

La Catequesis no es sólo para hacer la Primera Comunión o la Confirmación, sino que abarca mucho más: ES PREPARARSE PARA “SER CRISTIANO”, porque tenemos que estar siempre bien dispuestos a dar razón de nuestra esperanza ante aquél que nos la pida.

La Catequesis es UN PROCESO CONTINUO desde el Despertar hasta que recibe la Confirmación; por eso cada etapa está bien diferenciada, y la etapa anterior va reparando el camino para lo que vendrá después.

Agradecemos la presencia de los catequistas, colaboradores de esta gran misión junto con los sacerdotes y toda la comunidad cristiana. Ojalá que seamos las manos de Jesús durante este curso, para que Él continúe llevando adelante su misión.

¡Bienvenidos!

Reunión de Catequistas

Estamos calentando motores para el nuevo curso y los catequistas ya hemos echado a rodar nuestros más entusiastas proyectos para todos aquellos niños, jóvenes y adultos, que pasen por nuestras manos.
Queremos ser un punto de referencia para nuestra comunidad cristiana, y por eso periódicamente nos iréis conociendo más y nuestro trabajo en la Parroquia.
Hoy nuestras manos… son las suyas (las de Jesús).

Don Diego es el nuevo Arcipreste

Los sacerdotes del Arciprestazgo del Vena de la Diócesis de Burgos se juntaban en asamblea el pasado día 6 de septiembre para elegir un candidato para ser propuesto como Arcipreste al Sr. Arzobispo. Salió elegido el Rvdo. Sr. D. Diego Mingo Cuende, Vicario Parroquial de San Martín de Porres. Don Fidel Herráez Vegas ha ratificado su elección para el cargo.

Don Diego Mingo Cuende nació el 7 de agosto de 1987, y desde niño ha crecido en la localidad burgalesa de Pradoluengo. Tras hacer sus estudios básicos ingresó en el Seminario Diocesano de San José de Burgos el año 1999. Fue ordenado sacerdote el 24 de septiembre de 2011, Fiesta de Nuestra Señora de la Merced. Su destino pastoral, desde el momento de su ordenación, ha sido el de Vicario Parroquial de la Parroquia de San Martín de Porres; en 2015, es nombrado Capellán del Colegio Diocesano de la Visitación de Nuestra Señora – Saldaña; y desde 2016 es profesor de Lengua Castellana y Literatura del Seminario Diocesano de San José.

También posee el graduado en Enseñanzas Profesionales de Música en la especialidad de piano, en el Conservatorio “Rafael Frühbeck de Burgos” (2001-2012). Es Licenciado en Estudios Eclesiásticos y Licenciado en Teología Dogmática en la Facultad de Teología del Norte de España de Burgos, con la presentación de la Tesis “La sorpresa del Amor de Dios suscita la alegría de creer”. La Existencia Teologal en las encíclicas del Papa Benedicto XVI (2014). El 14 de septiembre de 2017 es nombrado Arcipreste de Burgos-Vena.

Confiamos a Dios la nueva misión que Él le encomienda; y que desde el trabajo, la constancia y la entrega, sepa desempeñar bien esta tarea en pro de nuestra Iglesia Diocesana.

Revisión “Vive la Vuelta” – Poza 2017

Como cada 8 de agosto, los monitores se reúnen para hacer la Revisión del Campamento de Verano “Vive la Vuelta” de Poza 2017… un momento para hacer balance de esta gran actividad que mueve a tantas personas, y para programar el futuro inmediato. Tras esta revisión, la Cena de Monitores y en la sobremesa, volver a recordar los momentos vividos… y a pensar en el próximo.

Treinta años de vida

Como cada 7 de agosto, la Parroquia se viste de fiesta: es el cumpleaños de D. Diego, uno de los sacerdotes. Este año, por su onomástica, cumplía la edad de treinta; cambio de año y de década. Unos cuantos feligreses se hicieron presentes durante el día, con las llamadas de teléfono y los diferentes regalos.

Lo más llamativo fue la madrugada que se dieron algunos de ellos, puesto que a las siete de la mañana ya lo habían preparado todo: pancarta, coplillas, escalera en mano… La intención era cantar a D. Diego en su despertar el día de su cumpleaños. Misión programada y misión cumplida. Se despertó y nos saludó desde la ventana; nos abrió gentilmente las puertas de la iglesia y desayunamos juntos. Algunas madres habían preparado quesada, rosquillas y bizcocho. Tras todo esto, celebramos la Eucaristía y pedimos por sus intenciones y por su fidelidad.

En la pancarta se podía leer: “Es hora de cumplir tus sueños”. El sueño que Dios tiene para cada uno es único. Don Diego lo ha descubierto siendo sacerdote, y él nos ayudará a descubrir el nuestro.

¡¡FELICIDADES!!

“La evangelización de los jóvenes debe hacerse de manera personal”

Diego Mingo Cuende nació en Burgos en 1987 aunque toda su infancia la vivió en la localidad de Pradoluengo donde tiene su familia. Allí fue bautizado y recibió la primera comunión. Ingresó en el Seminario de Burgos en 1999 y fue ordenado sacerdote el 24 de septiembre de 2011. Es profesor en el Seminario de San José desde y tiene la carrera musical de piano obtenida en el Conservatorio de Burgos. Actualmente es vicario parroquial de San Martín de Porres y también ejerce como director espiritual de los profesores y alumnos del colegio diocesano Saldaña.

Diego, con los monaguillos, niños y familias de su parroquia.Diego, con los monaguillos, niños y familias de su parroquia.

¿Cuándo surge tu vocación de sacerdote?

Desde muy pequeño, a los 6 años ya me lo planteaba y les dije a mis padres que quería ir al Seminario. Ellos y toda mi familia se sorprendieron, como es lógico, pero era mi deseo. Yo era monaguillo en Pradoluengo y admiraba a los sacerdotes de entonces, Alberto TardajosDaniel Martínez. Además había un grupo de seminaristas del pueblo que me animó mucho a seguir el camino del sacerdocio.

¿Pero hay un momento en el que Dios irrumpe en tu vocación para que le des el sí o el no?

Hubo dos momentos los que el Señor me interpeló con la propia situación de mi vida. El primero cuando mis compañeros abandonan el Seminario sin ordenarse, aquello me despistó un poco, yo tenía que elegir y me sentí llamado para dar el paso adelante y continuar. El segundo momento se produce en el Seminario Menor, cuando se van cerrando las opciones de mi futuro y no me queda sino tomar la decisión final, o a estudiar Teología o fuera. Ese fue un momento duro, un año muy convulsivo, con la Selectividad de por medio y estudiando yo solo, pero mi decisión fue continuar con mi vocación.

¿Ser sacerdote supone muchas renuncias?

Dejas unas cosas y ganas otras. Renuncias a formar una familia , a tener hijos, vivir conforme a unos intereses humanos y materiales, pero también ganas el cariño de mucha gente que se te acerca, ganas otra familia diferente, la del presbiterio, de los sacerdotes con los que compartes la vida y los objetivos, con el arzobispo a la cabeza. El sacerdocio supone renunciar a una forma de vida y acoger otra porque hay un amor mayor que el que te ofrece el mundo, que te ha elegido.

¿Te sientes satisfecho y realizado en el ambiente de un colegio diocesano como Saldaña, con gente joven?

Siempre me ha gustado el ambiente de los colegios y compartir con gente joven lo que yo he vivido antes, porque creo que lo que a mi me ha servido también les puede ser útil a otros para dar el paso hacia lo que realmente quieren en la vida. Estoy muy contento porque el colegio supone para mi una oportunidad y la acepté, pero sin perder mi vida sacerdotal en la parroquia de San Martín de Porres donde me encuentro muy integrado, tenemos un grupo de monaguillos que me permite también enseñar a los niños, y creo que encajo bien.

Pero trabajar con jóvenes es muy complicado, es uno de los retos en la Iglesia de hoy…

Para estar con los jóvenes hacen falta dos cosas principalmente, dedicar tiempo y tener disponibilidad. Hay que escuchar a los adolescentes en sus problemas y acompañarles en las situaciones difíciles. Se hace mayor labor en el acompañamiento a los jóvenes en su vida cotidiana y personal, en sus momentos concretos, que con muchas reuniones y encuentros multitudinarios o de grupo. La clave es hablar de tú a tú. Para los jóvenes importa mucho mas lo personal que lo colectivo. Por eso yo intento tener ese contacto, quiero que comprendan que mi tiempo es el suyo para dedicárselo a ellos, que me tienen a su lado y a su disposición. Se trata de seguir el Evangelio de Jesús, que no esperaba a las personas, sino que iba a buscarlas para prestarlas su ayuda.

¿Son muy complicados los jóvenes de hoy?

No es tan complicado, a veces lo hacemos complejo nosotros cuando creemos que la evangelización de los jóvenes hay que hacerla buscando atractivos espectaculares, con actos que sean divertidos y de masas, pero no creo que sea así. El Evangelio del Señor debe llegar con sencillez, en la vida cotidiana y de forma personal a cada joven, en su momento y situación. La evangelización es personal, de uno en uno, explicando a cada joven que Jesús se ha entregado por ti y ha muerto por ti, personalmente. Cuando entienden eso ya les hemos puesto en camino, aunque luego queda la libertad de cada uno para seguir o no al Señor que se ha entregado el primero a ellos.

Pero esa evangelización requiere muchas personas disponibles y muchos medios que la Iglesia no tiene..

Está claro que la evangelización requiere una formación previa, llevar el Evangelio no es hacer un favor, requiere una dedicación y un compromiso previo, en formación y también luego en obras, en ejemplo de vida, que es tan importante como lo primero. Si Jesús solo hubiera predicado, pero sin su ejemplo y sus obras, no hubiera servido de nada. La formación sin compromiso no vale.

¿Eso se puede trasladar también a los colegios y la asignatura de religión?

Por supuesto que sí. La religión católica implica la transmisión de unos valores, no es lo mismo enseñar matemáticas o física que religión. Y el profesorado, además de formación debe tener actitud de vida cristiana. Por supuesto.

Fuente: http://www.archiburgos.es

Lip dup en el Sardinero (Santander)

Como viene siendo tradicional en el Campamento de Verano estrenamos un Lip-Dup donde salen cada uno de los participantes de este año. El marco elegido fue la Playa del Sardinero (Santander) donde pudieron disfrutar de un día en la costa, de juegos en la arena y de la brisa suave del Cantábrico. Nuestros chicos tienen mucho ritmo e irradian mucha ilusión… Comprobadlo vosotros mismos.

Velada de Familias en el Campamento

El último día siempre invitamos a los padres, hermanos y familiares de los chic@s a compartir una jornada con nosotros en el Campamento. Este año han sido muchas las personas que nos dimos cita en la ermita de la Virgen de Pedrajas para la eucaristía del domingo. No cabíamos allí. Don Alfonso nos habló, en la homilía, de la importancia del sentido nuevo y actual que damos a lo que hacemos, utilizando las medallas de oro, plata y bronce.

Después nos distribuimos por todo el espacio para compartir una comida fraterna, y finalmente comenzar la Velada, en la que hubo emociones, risas y sobre todo mucho espectáculo. Os dejamos una muestra de ello.