Don Diego ha sido nombrado de nuevo Arcipreste de Burgos-Vena

Los sacerdotes del Arciprestazgo del Vena de la Diócesis de Burgos se juntaban en asamblea el pasado día 1 de septiembre para elegir un candidato para ser propuesto como Arcipreste al Sr. Arzobispo. Salió elegido el Rvdo. Sr. D. Diego Mingo CuendeVicario Parroquial de San Martín de Porres. Don Fidel Herráez Vegas ha ratificado su elección para el cargo.

Don Diego Mingo Cuende nació el 7 de agosto de 1987, y desde niño ha crecido en la localidad burgalesa de Pradoluengo. Tras hacer sus estudios básicos ingresó en el Seminario Diocesano de San José de Burgos el año 1999. Fue ordenado sacerdote el 24 de septiembre de 2011, Fiesta de Nuestra Señora de la Merced. Su destino pastoral, desde el momento de su ordenación, ha sido el de Vicario Parroquial en  la Parroquia de San Martín de Porres; en 2015, es nombrado Capellán del Colegio Diocesano de la Visitación de Nuestra Señora – Saldaña; y desde 2016 es profesor de Lengua Castellana y Literatura del Seminario Diocesano de San José. Desde 2018 compagina su labor con la capellanía en el colegio de las Madres Concepcionistas de la Enseñanza de Burgos.

También posee el graduado en Enseñanzas Profesionales de Música en la especialidad de piano, en el Conservatorio “Rafael Frühbeck de Burgos” (2001-2012). Es Licenciado en Estudios Eclesiásticos y Licenciado en Teología Dogmática en la Facultad de Teología del Norte de España de Burgos, con la presentación de la Tesis “La sorpresa del Amor de Dios suscita la alegría de creer”. La Existencia Teologal en las encíclicas del Papa Benedicto XVI (2014). El 14 de septiembre de 2017 es nombrado Arcipreste de Burgos-Vena, por vez primera. Y hoy, 14 de septiembre de 2020, es ratificado en el mismo cargo.

Confiamos a Dios la nueva misión que Él le encomienda; y que desde el trabajo, la constancia y la entrega, sepa desempeñar bien esta tarea en pro de nuestra Iglesia Diocesana.

Altas Cumbres 2020 ¡Para el recuerdo!

Ya hemos regresado de la peregrinación. Ahora con más sosiego disfrutamos de nuevo de cada uno de los días vividos.

Día 7 de septiembre: Liébana

Comenzamos el recorrido de nuestra peregrinación. Hoy visitando los Picos de Europa y haciendo escala en Santo Toribio de Liébana. Aquí hemos venerado el “lignun crucis”, la reliquia más grande de la Cruz del Señor. También hemos subido muy alto: hasta el mirador de Santa Catalina; un lugar especialmente sensible donde se toca el cielo y donde se respira aire puro.
Así el corazón crece al entregarse, como el amor se hace grande al expandirse.

Día 8 de septiembre: Covadonga

Continuamos con el segundo día de nuestra peregrinación. Hoy subiendo hasta Covadonga en el día de su festividad y día de Asturias. Engalanado estaba el santuario como en los días de fiesta; gaitas, autoridades, hacían gala de un día importante. En este día, nuestra mirada ha sido a María, la mujer que abre el corazón para decir “sí” y responder con generosidad. Esto es precisamente lo que le hemos pedido, cuando nos hemos acercado hasta su gruta llevándole la ofrenda de una vela.
Tras la Eucaristía, por la tarde, hemos navegado por el río Sella. Lo hemos hecho dándonos cuenta del discurrir de la vida… Gestos bonitos de compañerismo, esfuerzo y ayuda a los que peor lo estaban pasando. Una prueba de que el corazón se hace grande cuando se regala.
Ahora descansamos en Gijón, disfrutando del mar. Hemos paseado por la playa y recogido este día juntos, poniéndolo en las manos de Dios.

Día 9 de septiembre: Finisterre

El tercer día juntos toca ya a su fin. Comenzando en la playa de Gijón hemos seguido nuestra peregrinación exterior e interior por la costa gallega.
Adentrándonos en la costa lucense hemos arribado en la Playa de las Catedrales, en Ribsdeo. Nos hemos sentido anonadados por la belleza de este monumento natural que nos ha hecho cuestionarnos quién crea todo esto, por qué y para qué… evidentemente es Dios, lo crea porque es todopoderoso y nos lo da para cuidarlo, contemplarlo y acercarnos a Él. Así es como el corazón se sorprende y se abonada.
Por la tarde ya llegamos hasta Finisterre: el fin de la tierra y del mundo conocido en otra época. ¡Maravilla! Aquí, en silencio, hemos contemplado… ¿y después se la tierra qué? Pues lo desconocido, lo nuevo, lo inesperado. Ese es el cielo para un cristiano, lo que uno ansía y desea desde lo más hondo del corazón.
Vivir y aprender a vivir. Un lema, un objetivo y una meta para esta peregrinación donde intentamos ver cómo es este CORAZÓN que Dios nos regala.
Hoy hemos llegado a Santiago. Desde muy pronto hemos visto en el horizonte la ciudad, con el gozo de llegar ante el Apóstol. En el Monte del Gozo, en la Eucaristía, hemos experimentado lo cerca que está el Señor de los que lo invocan… y es que, en el camino, la cercanía es un signo y un hecho.
Nuestro corazón se ha alegrado al entrar en la plaza del Obradoiro y poder ver muy de cerca la tumba del Apóstol Santiago. Hemos confesado la fe y nos hemos comprometido a ser testigos. “Tender el Corazón” es ofrecerlo, dotarlo y regalarlo como buena noticia. Eso es lo que aquí hemos aprendido.
Ya por la tarde, piscina y juegos, para estrechar vínculos entre nosotros. También en la velada lo hemos pasado genial. Y así, mañana, retornaremos a nuestras casas llenos de novedad.
¡Esperadnos que llegamos! Tic, tac…

Día 11 de septiembre: Las Médulas y Astorga

Y el último día no podía ser indiferente. Hemos aprendido de “los romanos” que, para sacar oro, había que profundizar bastante… así lo hicieron en Las Médulas: ahondar en el terreno para sacar el tesoro. Y nosotros también: profundizar para llegar al tesoro. Esa es la huella de Dios en nuestro corazón. Un bonito paisaje para una maravillosa enseñanza. También en Astorga nos hemos dejado embelesar por la belleza que sale del corazón humano, ofrecida a Dios.
Hoy, en la Eucaristía, nos hemos sentido interpelados por San Pablo: “corred hasta la meta, para ganar”. Nosotros ya hemos triunfado. Ahora a poner en práctica lo vivido estos días. Burgos para nosotros y nosotros para Burgos: “Tiende tu Corazón” y haz que cada día sea una oportunidad para que palpite el cirazón al mismo ritmo que el Suyo.
Una bonita poesía para acabar este día:
Mi pecho es una cajita
que guarda mi corazón
con el que siento alegría,
paz, felicidad y amor.
Si acerco mi mano a él
lo escucho hacer tic-tac,
está bombeando la sangre
que por todo el cuerpo irá.
¡Qué órgano más importante!
¡Qué bonita es su función!
Porque, además de darme la vida,
me hace sentir amor.
Gracias por todos los momentos vividos.

Con ganas de empezar “la nueva normalidad”

No cabe duda que ahora todo es muy especial; seguridad, prevención y confianza.
En este ambiente de “nueva normalidad” iniciamos ayer dos días de encuentro y preparación con los niños y niñas de Primera Comunión, que recibirán estos próximos días por vez primera a Jesús en su vida. Una tarde para volver a reencontrarnos y desearnos lo mejor para el nuevo curso que comienza.
Don Cecilio y Don Diego nos dieron la bienvenida en la parroquia. No quiso perderse el momento tampoco nuestro amigo “Minguito”. Aún con las mascarillas, el gel y la toma de la temperatura pudimos trabajar largo rato sobre el Sacramento de la Reconciliación y el de la Eucaristía. Baile, merienda y juegos nos animaron a recobrar la fiesta cuando Jesús está en ella.
Finalmente, en la iglesia nos pusimos ante el Señor recibiendo su bendición, el que da un sentido nuevo a todo lo que hacemos.
Emocionante y muy especial fue la Primera Confesión de los niños que comienzan ya a hacer su Primera Comunión, el pasado jueves día 3 de septiembre.
Acompañados por las familias pudieron sentir que Dios les da la oportunidad de seguir creciendo como cristianos. Nos pasa a todos: si el corazón se para y deja de latir nos morimos. A veces, nuestro corazón se queda vacío y hueco, débil y frágil; necesita un empujón para no quedarse en ralentí. Analizando el corazón del Padre, del hijo mayor y del hijo menor (de la parábola del hijo pródigo) entendieron mejor cómo es el corazón de Dios.
“Tiende el Corazón” para ser capaz de ofrecer a otros la misericordia recibida. Ese es nuestro lema este curso: ser cauces de amor de Dios para el mundo.
Junto con los sacerdotes, don Diego y don Cecilio, nuestros catequistas y las familias, hicimos la foto para recordar este día tan grande. Al finalizar, nos llevamos una pulsera que nos recordará que somos “todo corazón” para los demás.

Todo a punto para lo que comienza…

Un gran salón amplio, luminoso, moderno… Ese ha sido el principal acometido, de las obras, de este verano tan especial en la parroquia. Un nuevo espacio, como dijimos días anteriores, para acoger una nueva pastoral para el presente y el futuro.
Estos días ha sido amueblado. Se han generado esos espacios de estudio, familiares, de guardería y convivencia, que lo hacen peculiar y especial. Además cuenta con un buen equipo de sonido y pantallas, incluso con una pequeña barra de encuentro. En las cristaleras, la existencia de unos vinilos que encuadran la figura de Cristo entre niños, jóvenes y familias. Como veis, todo está dispuesto para empezar a utilizarla en el nuevo curso pastoral.
Podemos seguir colaborando. Les dejamos el número de cuenta para seguir haciendo donaciones y aportaciones: ES77-2100-2319-9521-0036-1206 (Parroquia San Martín de Porres)
Como siempre, gracias por vuestra colaboración. Esperamos inaugurarlo pronto y con gusto os enseñaremos las mejoras hechas en la parroquia. ¡Por vosotros y para vosotros!

“Tocar el cielo, para interiorizar la vida”

Durante dos días, 25 y 26 de agosto, hemos tocado las nubes “literalmente”. Unos poquitos de la parroquia estuvimos haciendo una acampada por las montañas de Pradoluengo y Santa Cruz del Valle. Escalamos hasta la Cruz de Guirlando, donde disfrutamos de del atardecer, de una contemplación perfecta de las estrellas y un extraordinario amanecer. Ante la cruz estuvimos reflexionando sobre la interioridad, rezando por el final de la pandemia.
Creemos que fue un momento de encuentro, de descanso en el verano y de puesta en marcha de algo grande para este curso complicado que se nos presenta.

Algo nuevo para tiempos nuevos

Como todos sabemos, siempre que hay un DESPUÉS ha tenido que haber un ANTES. Esto es precisamente lo que ha sucedido en nuestra parroquia.
Durante estos meses hemos rehabilitado uno de los salones más grandes de la parroquia, situando en el sótano, debajo de la capilla del Santísimo. Un amplio espacio que servirá como zona multiusos, biblioteca y estudio, zona familiar, salón de ocio y convivencia, sala audiovisual y guardería. Con esta reforma, la parroquia cuenta ya con todos los medios para afrontar una pastoral nueva de cara al futuro que se nos abre.
La rehabilitación ha tenido como eje central dotar al espacio de una mayor luminosidad, romper con el corsetismo de la división de espacios a través de tabiques de hormigón e introducir al espacio un gran dinamismo combinando la amplitud, la modernidad y la tradición.
En los próximos días, estará ya perfectamente amueblada, con los vinilos de la acogida, y con todo bien dispuesto para empezar a utilizarla por las familias, jóvenes, niños y grupos que lo requieran en el nuevo curso pastoral.
Ahora es preciso seguir colaborando. Les dejamos el número de cuenta para seguir haciendo donaciones y aportaciones: ES77-2100-2319-9521-0036-1206 (Parroquia San Martín de Porres).
Como siempre, gracias por vuestra colaboración. Esperamos inaugurarlo pronto y con gusto os enseñaremos las mejoras hechas en la parroquia. ¡Por vosotros y para vosotros!

Reformas en general

“A falta de pan, buenas son tortas”. Este año como no hemos podido ir de campamento, pero hemos aprovechado para reformar las instalaciones de la parroquia, haciendo un pequeño campo de trabajo, y ha quedado genial.
El garaje ha sido el campo de acción de los jóvenes durante los últimos días; un cambio de estilo y una nueva imagen para este lugar que últimamente se está convirtiendo en el espacio de cita en la parroquia. Y, ¿sabéis por qué? Porque también se está reformando toda la parte baja de la iglesia por la parte del centro parroquial. Un gran salón nuevo que contará con todos los medios técnicos y audiovisuales, servirá como zona de estudio y ocio… un espacio nuevo adaptado a las nuevas exigencias pastorales.
En septiembre lo inauguramos… Seguro quedará precioso. Así nuestra parroquia más bonita, gracias a vosotros.

«En armonía con Dios, con nosotros mismos, con los demás y la naturaleza»

El arzobispo administró en la tarde del pasado sábado, 27 de junio, el sacramento de la confirmación a un grupo de adultos que han recibido sus catequesis vía online a causa de la pandemia por coronavirus.

Treinta y cuatro jóvenes y adultos dieron un paso más en su camino de fe al haber recibido la confirmación a la que no pudieron acceder cuando eran niños o adolescentes. Guardando la distancia social y portando mascarillas, estos adultos han completado su proceso de iniciación cristiana en una celebración presidida por el arzobispo y con la que culminan un período de catequesis que han llevado a cabo en los últimos meses a través de plataformas digitales a causa de la pandemia y varios encuentros presenciales en la última semana y otros antes del confinamiento.

En su homilía, el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, animó a estos confirmandos a «estar en la onda» para comprender en qué consiste el «abrazo sacramental» que han recibido con la imposición de manos y la unción con el santo crisma. En efecto, todos ellos han recibido «el Espíritu del Señor» que les regala «la paz del Señor resucitado», una paz –dijo– que provoca que «estemos en armonía en la relación con Dios, con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza». «El Señor os regala el Espíritu Santo para que viváis esta paz interior y la manifestéis a los demás en todas las realidades de vuestra vida, en la familia, el trabajo, con los demás, mientras viajamos, cuando estemos sanos o enfermos», insistió.

Junto a ello, el arzobispo les animó a «vivir unidos a la comunidad eclesial», «participando activamente en la vida de la Iglesia», pues «quienes se despiden de la comunidad después del sacramento no han entendido lo que han recibido».

La celebración se desarrolló en la parroquia de San Martín de Porres de la capital cumpliendo con las medidas sanitarias. En el ofertorio, los confirmandos hicieron un donativo de 487 euros que entregarán a ADAVAS y Nuevo Futuro. El arzobispo ungió a los confirmados con el santo crisma usando un bastoncillo de algodón. ¡Muchas felicidades a todos!

Fuente: archiburgos.es

“De lo que está lleno el corazón, habla la boca” ¡Muchas gracias!

Con la edición de estos vídeos pretendemos resumir, recopilar y englobar todo lo que ha supuesto este curso pastoral tan especial que hemos vivido. Damos gracias a todas las personas que, desde la sencillez y la generosidad, colaboráis en el campo de la pastoral parroquia. Dios lleve a buen término la obra que Él ha comenzado en nosotros.

  • Con mucha alegría hemos vivido este curso. GRUPO DE VIDA. ¡A seguir siendo luz para la comunidad!

  • Para rematar el curso: VOLUNTARIADO. ¡Gracias chicas!

  • Grandes momentos vividos y compartidos. CENÁCULOS. ¡Impresionante!

  • La ilusión de lo que nace es vital: EQUIPO A. ¡Nos queda mucho por vivir!

Dios bendice a su pueblo con a paz

El Corpus Christi de 2020 pasará a la historia por ser diferente al resto que conocimos. La fiesta más entrañable de la cristiandad sí se celebró en nuestra Parroquia, con la eucaristía y con la posterior procesión hasta la puerta del templo para impartir la bendición con el Santísimo a un gran número de fieles congregados guardando las distancias de seguridad reglamentarias.

También, este año, hemos querido dar mucha importancia a este Día Nacional de Caridad, ya que hay muchas personas que llaman a la puerta de nuestra parroquia, pidiendo ayuda y consuelo en este tiempo de crisis y desasosiego por el Covid-19. Una vez más, los fieles supieron estar a la altura de las circunstancias, aportando la cantidad de 7.140€, cantidad que ya se ha entregado íntegramente a Cáritas Diocesana. ¡Muchas gracias a todos!