Sección Campamento Castrillo de la Vega 2018

Estamos de vuelta de nuestro Campamento de Verano en Castrillo de la Vega. Durante estos días no hemos tenido ocasión de ir colgando cómo se iban desarrollando cada una de las actividades por falta de los medios oportunos. No obstante vamos a dedicar una sección durante este verano a ir desglosando cada uno de los días allí vividos del 5 al 15 de julio de 2018.

Os podemos decir que estamos muy contentos por la respuesta de las familias; son ya seis ediciones seguidas y esto merece la pena. Una mamá el último día nos decía esto: “Mi más cariñoso agradecimiento no solo por el día de hoy, que ha sido además de entrañable y familiar, muy divertido…; sino por todo el trabajo que hay detrás de estos diez días tan intensos en los que nuestros hijos han sido los vuestros. GRACIAS de corazón”.

Esperamos que disfrutéis de este POSTCAMPAMENTO de Castrillo de la Vega.

Anuncios

Castrillo de la Vega… ¡allá vamos!

La Parroquia de San Martín de Porres pone en marcha, desde hoy día 5 de julio hasta el 15, el Campamento Parroquial, en el Albergue los Misioneros Espiritanos de Castrillo de la Vega (Burgos).

A lo largo de estos días casi 113 personas de las Parroquias de San Martín de Porres y San Juan Evangelista (niños y monitores), podrán descubrir la alegría de ser cristianos y de pertenecer a una comunidad más grande. Con el lema “¡Tú tienes la clave!” vamos a ponernos en marcha durante estos días, conviviendo juntos, formando comunidad, aprovechando de la naturaleza y del tiempo libre, etapa tras etapa, para conseguir llegar a la meta: conocer más a Jesús y conocernos mejor entre nosotros. Ya os contaremos a la vuelta… ¡Rezad por nosotros!

Mejoras en el templo parroquial

Desde hace unos días nuestro templo luce de otra manera. El tiempo de verano es tiempo de mejoras… en la primera fase lo que hicimos es sustituir el alumbrado de la Iglesia por iluminación LED. De este modo ahorraremos cada mes en el pago de las facturas de la luz.
Nuestro templo luce brillante y esplendoroso para seguir iluminando a la asamblea que se congrega en este lugar en torno a Jesús, que es la luz del mundo.

La segunda intervención ha comenzado hoy y consiste en pulir en su totalidad el suelo del templo, que con el paso de los años había perdido ya todo el brillo, se había quedado sucio y estaba muy dañado.

Agradecemos como siempre el apoyo que nos dan los feligreses de la parroquia para poder poner al día este templo y para que siga cumpliendo mejor su función: ser un lugar digno para encontrarse con Dios y con la comunidad cristiana.

Calentando motores para Castrillo…

Durante esta semana hemos tenido las reuniones previas del campamento, con los monitores y con las familias. Hay muchas energías empeladas en esta actividad que cuenta ya con su 6º edición. Todavía nos quedan quince días de trabajo intenso para llegar hasta Castrillo de la Vega y que sean realmente unos días que nos sirvan como punto y final de un curso y comienzo de otro curso, con nuevos retos, ilusiones y expectativas en mente. ¡Prometemos no defraudar! Ya pronto empezamos… Gracias a todos.

Clausura de la Visita Pastoral al arciprestazgo del Vena

Tras recorrer y conocer durante dos años las parroquias del norte de la ciudad, el arzobispo de la diócesis, don Fidel Herráez Vegas, ha querido clausurar su visita canónica a las parroquias del arciprestazgo del Vena, el pasado viernes 15 de junio. «Me alegra muchísimo que tengamos este encuentro», ha repetido tanto a los sacerdotes como al consejo pastoral arciprestal, con quienes ha mantenido sendos encuentros. «Quiero escucharos y, teniendo un buen sabor del trabajo que realizáis, quiero animaros a seguir caminando», ha revelado.

En efecto, el arzobispo percibe que esta zona pastoral engloba «parroquias heterogéneas» que han ido avanzando hacia la comunión desde una «cierta desconexión» en el pasado. A las comunidades más envejecidas y despobladas del centro histórico de la capital, se unen otras de reciente creación que van creciendo en población cuanto más se alejan del casco viejo, lo que le convierte en un arciprestazgo de «difícil identidad».

A pesar de reconocer la dificultad de realizar una «pastoral unificada» en todo el territorio, don Fidel ha aplaudido sin embargo el trabajo realizado en los últimos años entre laicos y sacerdotes.

Para concluir la visita, la parroquia de San Martín de Porres ha acogido una eucaristía de acción de gracias en la que han participado fieles de las quince comunidades que componen el arciprestazgo.

En la procesión de entrada se trajeron al altar las imágenes de las fachadas de las parroquias del arciprestazgo ya que se trataba conformar un mosaico grato a la vista y hermoso por su hondura eclesial.

En su homilía, el pastor de la Iglesia burgalesa ha exhortado a los presentes a ejercer la «bella responsabilidad» de ser «mediadores del amor de Dios». Les ha animado a «ofrecerle vuestros panes y pececillos, lo poco que tenéis» para «regalar en vuestras parroquias a él mismo, que previamente se os ha regalado». «No tengáis miedo de experimentar que tenéis poquito; poned lo que está de vuestra parte, que Dios pondrá el resto, él se encargará de multiplicarlo».

Por eso exhortó a los presentes a anunciar en sus respectivas comunidades «el amor que nosotros hemos recibido de Dios». «Con lo que vosotros hagáis hoy en vuestras parroquias construiréis ya el futuro»; «no tengáis miedo, hay madera, yo mismo lo he visto durante esta visita pastoral, tenéis muchas capacidades y contáis con la ayuda del Señor».

Al finalizar la eucaristía, don Fidel acogió el agradecimiento del arciprestazgo en palabras del arcipreste don Diego Mingo Cuende:

«Hemos estado muy a gusto todo este día junto a don Fidel: en esos tres momentos claves en los que ha estado presente: la reunión con los sacerdotes del arciprestazgo, el encuentro con los miembros que conforman el Consejo Pastoral Arciprestal y esta Eucaristía en la que hemos participado como miembros de una Iglesia que camina por el mundo no sola, sino guiada por la presencia de Cristo a quien usted representa como pastor.

Simplemente tres palabras por no alargarnos demasiado:

Gracias: gracias por estos dos años de intensa y gratificante visita pastoral. Gracias por tantos momentos únicos vividos a su lado y que nunca se borrarán de de nuestra memoria. Gracias por traernos la vitalidad de lo que significa ser discípulos misioneros en esta hora que nos ha tocado vivir. Gracias por su cercanía, ánimo y disponibilidad.

Aleluya: que es una palabra de alabanza a Dios por tanto bien que nos ha hecho, nos hace y nos seguirá haciendo. Aleluya es la palabra que brota del corazón cuando uno se siente agraciado con algo o con alguien. Aleluya es la palabra de la pascua, del encuentro con el Señor vivo y resucitado. Aleluya es la palabra de la acogida, de quien se sabe en manos de Dios. Hoy ese aleluya, si cabe es más especial. Porque nosotros nos hemos sentido agraciados, acogidos y nuevamente resucitados.

Amén: término que se traduce por “así sea”, “así es”. Amén para comprometemos a seguir rezando por usted y por sus intenciones. Amén para que Dios le siga bendiciendo con toda clase de bienes. Amén para que nuestro arciprestazgo siga siendo germen de comunión en esta porción de la Iglesia que camina en Burgos.

Gracias, aleluya, amén. Con estas palabras lo expresamos todo, lo decimos todo y lo acogemos todo. Nada más: que siga recorriendo las parroquias y comunidades cristianas que le faltan, y que María nuestra madre le acompañe siempre».

Los miembros de la permanente del Consejo Pastoral hicieron lo propio ofrendándole un pequeño redil artesano. Ana López lo explicaba de la siguiente manera:

«Querido señor arzobispo, don Fidel:

Este es nuestro regalo, no es un gran regalo de esos en los que se invierte más dinero qué tiempo; el nuestro es un regalo hecho con nuestras manos y cargado de sentimientos y sentido.

Con nuestro regalo a parte de recrear una escena más o menos bonita, queremos presentar nuestra relación, no solamente la que hay entre nosotros sino también la que tenemos con usted.

Cada una de las quince ovejas que ve, representa a cada una de las parroquias del arciprestazgo: cada oveja es diferente cómo cada parroquia lo es, pero todas están en un mismo rebaño, nuestro arciprestazgo.

Todas las ovejas alrededor del pastor que le representa a usted, ese pastor que hace que las ovejas estén dentro de este redil que en otra vida fue una caja de fresas, porque también queremos cuidar un poco el planeta y reciclar nunca está demás.

Las ovejas y el pastor están hechos del mismo material, en este caso piedra, por aquello que dice el Santo Padre que los pastores tienen que oler a oveja, y apostillo que las ovejas también tienen que oler a pastor para no perdernos.

Esperamos que sea de su agrado, debajo de cada figura podrá encontrar los nombres de quien representa así podrá tenernos siempre muy cerca.

Para finalizar decirle que queremos estar siempre cerca de usted y que usted esté siempre muy cerca de nosotros, porque la comunión de nuestro arciprestazgo pasa por usted, gracias por su visita y vuelva cuando quiera, sabe que nuestras puertas están siempre abiertas».

Al finalizar la celebración tuvo lugar la proyección de un vídeo conmemorativo de la visita pastoral y la pertinente foto de grupo.

Para concluir la jornada, un aperitivo preparado por el grupo de mantenimiento de la parroquia de San Martín de Porres.

Fin de Curso del Coro Parroquial

El pasado jueves 14 de junio, el Coro Parroquial ponía punto y final a la andadura de este curso. Con el ensayo general para ayudar en la misa de la Clausura de la Visita Arciprestal, la tradicional merienda y los cánticos populares cerramos un curso en el que esta agrupación se ha visto acrecentada en sus miembros. Son ya 29 los componentes (4 bajos, 3 tenores, 11 contraltos y 11 sopranos).

Durante el curso se han interpretado diferentes obras polifónicas de los diversos estilos, siempre intentando mejorar en el repertorio sabido y en la ejecución de cada obra. Lo más bonito es que ya son “una familia” que se junta porque la música une, y el Señor congrega, a cantar para Él. El próximo curso más repertorio, más momentos juntos y más miembros.

Visita a las Edades del Hombre de Aguilar: la montaña como horizonte

A pesar de llevar paraguas no nos mojamos. El pasado martes, día 5 de junio, visitamos la exposición de las Edades del Hombre de Aguilar de Campoo, bajo el título “Mons Dei”. Un grupo de 59 personas nos juntamos en un hermoso día de encuentro y convivencia.

En la exposición pudimos contemplar, a través de los diversos capítulos, la importancia que ha tenido para el cristianismo y para el ser humano la montaña, como lugar idóneo para recibir la revelación de Dios. Pasajes de la vida de Abrahán, Moisés y hasta el mismo Cristo (pinturas, esculturas y relieves) que se transfigura delante de los suyos en el monte Tabor.
Tras la visita a la exposición recorrimos la Ruta de los Pantanos a través de las maravillosas vistas de la montaña palentina y, ya en Guardo, celebramos la Eucaristía, en la iglesia de San Juan. Allí nos acompañó Isaac, sacerdote de la localidad, que nos mostró los secretos del pueblo y del templo. Comimos juntos e hicimos un gran ambiente.
Por la tarde, recorrimos la localidad de Carrión de los Condes, donde vimos mucho arte y mucha religiosidad unidos. Vimos el sol y disfrutamos de un agradable paseo en familia.
Con esta excursión cerramos un bonito curso pastoral, y como siempre gracias, muchas gracias a todos, por participar.

El año que viene más y mejor.

“Es Dios quien hace crecer”

El pasado lunes, día 4 de junio, tuvimos la reunión de Revisión de la Catequesis 2017-2018 con nuestros catequistas. Un momento para examinar un curso que calificamos como “extraordinario” en todos los sentidos. Esto no nos sirve sino para seguir mejorando y para continuar construyendo todo lo que Dios quiera con los que ponga en nuestras manos, porque al fin y al cabo las suyas hoy son las nuestras.
Como obsequio para el verano una planta. También el verano es tiempo para seguir regando y cuidando la semilla de la fe, esa semilla que hemos apoyado para que crezca en el corazón de tantos niños, jóvenes y familias.

El apóstol San Pablo mencionó un privilegio del que todos los cristianos podemos disfrutar: el de ser “colaboradores de Dios”. ¿En qué colaboramos con él? En la obra de hacer discípulos. Pablo compara dicha labor a la de sembrar y regar la semilla, y nos recuerda que Dios es quien la hace crecer.
Cuando un agricultor siembra, no sabe si las semillas van a brotar ni dónde lo van a hacer, porque hay muchos factores que se escapan. Lo mismo sucede en la obra de hacer discípulos de Cristo.

¡Sois un gran regalo! El próximo curso lo descubriremos juntos.

Un gran equipo en el III Torneo San José

150 adolescentes y jóvenes provenientes de varias parroquias, movimientos apostólicos y colegios de toda la provincia han participado “con deportividad” -según los organizadores- en la tercera edición del “Torneo San José”, que tuvo lugar en el Seminario Diocesano de San José, el pasado sábado día 2 de junio.. Se trata de una competición que promueve cada año la delegación de Pastoral Vocacional con el objetivo de dar a conocer el Seminario y difundir los valores del deporte desde el punto de vista cristiano.

En total, han sido 18 los equipos que han participado en el torneo, divididos en dos categorías: menores de 14 años y de 14 a 18 años. Han pasado la jornada compitiendo en tres campos de fútbol: dos del propio Seminario y uno en el colegio Campolara, que también ha colaborado en el desarrollo del evento y cuya pista cubierta ha servido para resguardarse de la tormenta. Aún así, el tiempo ha respetado en general y los participantes han podido disfrutar, además, de otros juegos alternativos, como boley, ping pong y chapuzón en la piscina.

No ganamos pero pasamos muy bien juntos. Da gusto estar a vuestro lado… sois grandes, muy grandes!! III Torneo San José.
#voyasanmartindeporres #sanmartindeporres💕 #torneofutbolsala

Emoción contenida el último día de Catequesis

Hemos concluido la Catequesis Parroquial en un curso que podemos calificar de muy positivo, por el trabajo hecho y por el fruto conseguido.

En la tarde de ayer quisimos hacer un gesto significativo con los más pequeños de la catequesis y sus familias, un gesto que simbolizase todo lo que hemos trabajado durante este año: el lavatorio de los pies.

“Cristo no tiene manos; solo tiene nuestras manos para llevar adelante su misión”. Jesús en la Última Cena se quitó el manto y se puso a lavar los pies a los discípulos. El Maestro y el Señor es el que lava los pies; nosotros debemos imitarle.

Finalmente quemamos nuestras cartas, nuestras acciones de gracias y nuestras oraciones más sencillas, para que subiesen como el humo a la presencia de Dios.

Otra tarde más para recordar. Gracias a todos. Sois muy grandes.