Sembrar la Navidad en el corazón de los burgaleses

En la desapacible mañana del pasado sábado (18 de diciembre), participamos en la actividad de Sembradores de Estrellas, organizada por nuestro arciprestazgo de Burgos-Vena. Un grupo de familias, jóvenes y niños, nos hemos dado cita en esta ocasión.

La celebración del Envío tuvo lugar en la iglesia de San Nicolás de Bari de Burgos. Allí Quique, sacerdote del arciprestazgo, nos invitó a dejarnos interpelar por el Niño que nace; quién sabe si una sencilla pegatina de una estrella insignificante con un mensaje: “Jesús nace para ti”, puede decir mucho la gente de hoy. Dios se quiere comunicar.

Tras la celebración del Envío, unos villancicos juntos en la calle; y para entrar en calor, un chocolatito caliente en la mejor compañía.

De vuelta hacia la parroquia visitamos establecimientos, felicitamos la Navidad a los que nos encontramos, y no faltaron los villancicos, acompañados de sonajas, guitarras, cascabeles y nuestras voces angelicales.

¡Pon tú la ESTRELLA a la Navidad! ¡La estrella siempre brillará!

Jesús, tú eres nuestra Alegría

Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría.

En el tercer domingo de Adviento, hemos ido metiendo en la mochila lo peor de nuestra vida… Lo peor de nuestra vida nos desanima y nos quita la esperanza, con lo peor nos «dan ganas de tirarlo todo por la borda». Pero también hay posibilidad «de meter lo bueno y lo mejor», eso siempre nos llena de ilusión.

Y un cristiano nunca puede desechar la posibilidad de meter al Niño Jesús en la mochila, en el corazón, en el interior.

¡Estad alegre en el Señor, os lo repito, estad alegres!

«Dichosos son los pies del mensajero que anuncia la paz»

¿Y si te fijas en la tierra que pisas? ¿No es toda ella un inmenso regalo? ¡Descálzate porque la tierra que pisas es tierra sagrada!

Nuestros pies nos lanzan a la misión. Con los pies anclados en el suelo anunciamos el amor de Dios a todos. ¡Somos familia para la misión!

Hoy hay mucha gente que no ha oído la Palabra de Dios, ni han sentido su amor y cercanía. Jesús ha venido a esta tierra, ha posado nuestro suelo, se ha encarnado, para hacer de esta historia Historia de Salvación.

¡¡Ponte en camino!! Que no se detengan tus pies. Grandes momentos con grandes personas.

Hakuna ¿Una revolución en la Iglesia?

Ayer por la noche, acogimos al grupo Hakuna en nuestra Parroquia. Fue don Diego quien les dirigió la hora santa, realizó la exposición y les habló de la importancia de seguir descubriendo los dones de la libertad y de la entrega.

Hakuna nace hace siete años, y desde entonces no ha parado de crecer. Sus canciones se cantan en muchas parroquias de todo el mundo y sus ‘horas santas’ son muy populares entre los jóvenes. El «¡Hagan lío!» del Papa Francisco en la JMJ de Río de Janeiro en 2013, encendió la llama que hoy es Hakuna.

Aprobada en el año 2017 en la diócesis de Madrid como una asociación privada de fieles, acoge a más de 12.000 jóvenes que participan semanalmente en alguna de sus actividades.

¡Bendito sea Dios que da la vida!

¡Despierta! ¡Que ya llega!

Los cristianos iniciamos un nuevo tiempo litúrgico como un nuevo tramo de nuestro camino con Jesús: el Adviento. Cuatro semanas de preparación para celebrar el nacimiento de Jesús y reafirmar nuestra esperanza en el encuentro final y definitivo con Dios.

Adviento es un tiempo para hacer memoria de que fuimos creados por Dios y destinados para vivir una vida en plenitud. Desde nuestro nacimiento avanzamos ese camino sembrando la vida día a día. Sin embargo, la realidad de este mundo que vivimos, las carencias, dificultades, problemas y nuestros propios trajines desvían nuestro trayecto, oscurecen nuestra ruta, descuadran nuestro proyecto, en suma, adormecen nuestra vida.

Y por eso se hace necesario despertar, centrar nuestra atención en Dios que nos acompaña y nos habla. Es redescubrir el proyecto del Reino tal como Jesús lo vivió y nos lo propuso como camino de salvación. Dios nos habla de distintos modos: desde la intimidad de nuestra vida. Es tiempo de espabilar nuestra vida honestamente ante Dios. ¡Tiempo de ponernos a la escucha!

Pregúntate: «¿Estoy haciendo realidad el sueño de Dios para mí?»

«El regalo del Espíritu Santo»

Treinta y seis jóvenes han dado un paso más en su camino de fe al haber recibido la confirmación en nuestra Parroquia el pasado viernes 26 de noviembre de 2021. Estos jóvenes han completado su proceso de iniciación cristiana en una celebración presidida por el vicario episcopal, don Vicente Rebollo Mozos. También en esta celebración el arzobispo de Burgos, don Mario Iceta Gavicagogeascoa quiso manifestarse cercano enviando un vídeo de ánimo a todos los confirmandos.

En su homilía, el vicario, don Vicente, animó a estos confirmandos a «estar en la onda del Espíritu» para comprender en qué consiste el «estar confirmado» que han recibido con la imposición de manos y la unción con el santo crisma.

En esta celebración, tan concurrida y emotiva, todos los asistentes pudieron ver que somos una gran familia en torno a Jesús, donde cada uno es reconocido en su peculiaridad.

Ahora toca el turno de recoger el testigo y seguir participando en esos grupos de referencia que nos ayudarán en el profeso cristiano y que la Parroquia ya ofrece. Estas confirmaciones han sido las últimas antes de entrar ya de lleno en el 50º aniversario de la Parroquia. «Juntos seguimos caminando en Comunidad».

Semana del Comercio Justo y Desarrollo Sostenible

Está teniendo lugar en nuestra Parroquia la Semana Arciprestal del Comercio Justo y Desarrollo Sostenible. Hoy, además de una charla, ha habido una degustación de los productos.

La Organización Mundial del Comercio Justo (WFTO), define el comercio justo como “un sistema comercial basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional prestando especial atención a criterios sociales y medioambientales. Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productores/as y trabajadores/as desfavorecidos, especialmente en el Sur”.

El Comercio Justo va más allá del intercambio: demuestra que una mayor justicia en el comercio mundial es posible. Resalta la necesidad de un cambio en las reglas y prácticas del comercio convencional.

Para Cáritas, situar el Comercio Justo dentro de la lucha contra la pobreza y la exclusión significa entenderlo no como algo aislado, sino dentro de un marco más amplio: la construcción de una economía alternativa y solidaria que antepone a la persona al beneficio económico.

Esto significa ser parte de una estrategia más global que comprende otras acciones y prácticas que tienen a la persona como centro y sujeto de derechos y que nos muestran que son posibles otras relaciones económicas.

En el fondo:

Visibilizar las personas y los procesos: detrás de los productos existen nombres, rostros, historias, realidades. Todo producto es fruto de un proceso, de una estrategia comunitaria.

Visibilizar los significados: el papel del comercio justo en la construcción de un mundo fraterno y solidario requiere atención educativa, comunicativa.

Animación y acompañamiento a la comunidad y a los agentes: los grupos de voluntarios y voluntarias, los equipos parroquiales son el punto de referencia. Las ventas pueden flaquear, la tensión por dinamizar y acompañar, no.

Fortalecer los grupos productores locales y priorizar las relaciones directas de norte y sur

¡Siempre adelante!

Rey de reyes y Señor de señores

Jesús es «el Hombre nuevo», «el Testigo fiel» y «el Rey del universo». ¡Se lo aprendieron de memoria! ¡Lo.entendieron a la perfección! Pocos signos: las nubes, el caso de un robo y una corona.

Las nubes anuncian lluvia, huracanes; en el caso de este hombre nuevo (del libro de Daniel) trae poder y gloria. Jesús es ese «hombre nuevo».

Si ves a alguien que roba, no eres tú el ladrón. Eres testigo de lo que ha pasado y si lo cuentas tal y como sucedió todo eres fiel. Jesús es el «testigo fiel» porque nos cuenta quién es Dios y cómo es.

La corona nos habla de un rey. En el evangelio del pasado domingo, Pilato se queda perplejo ante Jesús «a quien atribuyen el título de rey». Está solo delante de él, sin ejército, sin defensa, sin corona, sin ropajes… Solo está ahí anunciando un reino nuevo.

Quizás a nosotros se nos cuestione también no si somos reyes, pero quizás sí si somos cristianos. La entrega de la vida anuncia el Reino, ese reino que Jesús enseña con su vida, predica con sus palabras y testimonia con su entrega en la cruz.

¡Rey de reyes y Señor de señores!

En la Parroquia no solo doy; también recibo

Siempre hay momentos para compartir la fe, desde la escucha de la Palabra de Dios y el compartir la vida. Espacios de intimidad, de buen ambiente y de FAMILIA.

Jesús, como buen anfitrión, nos ofrece la mesa, la comida, la presencia y la paz. ¿Qué puedes aportar tú? Delante de Dios aportamos lo poco que somos y tenemos, y eso redunda siempre en dones y gracias. Son momentos para seguir construyendo, para seguir creciendo como familia en la Parroquia.

Nuestra misión no es hacer cosas por la Parroquia; nuestra misión es recibir de ella. ¡Gracias por contar con nosotros!

¿Quieres formar parte? «Nunca es tarde».

Siempre es posible la esperanza

Al ir terminando este ciclo litúrgico que hemos recorrido con la pluma de San Marcos (dentro de dos domingos comenzaremos el Adviento), la Iglesia ha querido que reflexionemos sobre la caducidad de todo, sobre el final del tiempo, de la historia, de la vida personal.

Nada (salvo Dios, claro) es «para siempre»: cielo y tierra pasarán. Y nosotros también pasaremos. Vivimos como si la muerte sólo les pasara a otros. Pero es importante ser conscientes de nuestra caducidad… porque eso supone una responsabilidad y cambia nuestra forma de valorar la vida.

Para los hombres y mujeres sin fe esto supone un tormento, una desolación, una angustia. Pero si ponemos por bandera la esperanza todo cambia. Jesús quiere que no despertemos. Nos ofrece siempre un horizonte de esperanza para no desfallecer. Es cierto que el (negro) mal llega, pero también brota la (verde) esperanza del Reino.