Nuevas viviendas en nuestra Parroquia

Comienza la construcción de la segunda torre de 15 alturas en Anna Huntington.
Durante estos días los cimientos de nuestra Parroquia tiemblan cada mañana ante las incursiones tan profundas de los cimientos de las nuevas viviendas; 70 nuevos pisos que harán que nuestra Parroquia crezca y aumente en el número de feligreses y por los que rezamos ya junto con toda la comunidad parroquial.
¡Bienvenidos a vuestra casa!

Reformas en general

“A falta de pan, buenas son tortas”. Este año como no hemos podido ir de campamento, pero hemos aprovechado para reformar las instalaciones de la parroquia, haciendo un pequeño campo de trabajo, y ha quedado genial.
El garaje ha sido el campo de acción de los jóvenes durante los últimos días; un cambio de estilo y una nueva imagen para este lugar que últimamente se está convirtiendo en el espacio de cita en la parroquia. Y, ¿sabéis por qué? Porque también se está reformando toda la parte baja de la iglesia por la parte del centro parroquial. Un gran salón nuevo que contará con todos los medios técnicos y audiovisuales, servirá como zona de estudio y ocio… un espacio nuevo adaptado a las nuevas exigencias pastorales.
En septiembre lo inauguramos… Seguro quedará precioso. Así nuestra parroquia más bonita, gracias a vosotros.

«En armonía con Dios, con nosotros mismos, con los demás y la naturaleza»

El arzobispo administró en la tarde del pasado sábado, 27 de junio, el sacramento de la confirmación a un grupo de adultos que han recibido sus catequesis vía online a causa de la pandemia por coronavirus.

Treinta y cuatro jóvenes y adultos dieron un paso más en su camino de fe al haber recibido la confirmación a la que no pudieron acceder cuando eran niños o adolescentes. Guardando la distancia social y portando mascarillas, estos adultos han completado su proceso de iniciación cristiana en una celebración presidida por el arzobispo y con la que culminan un período de catequesis que han llevado a cabo en los últimos meses a través de plataformas digitales a causa de la pandemia y varios encuentros presenciales en la última semana y otros antes del confinamiento.

En su homilía, el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, animó a estos confirmandos a «estar en la onda» para comprender en qué consiste el «abrazo sacramental» que han recibido con la imposición de manos y la unción con el santo crisma. En efecto, todos ellos han recibido «el Espíritu del Señor» que les regala «la paz del Señor resucitado», una paz –dijo– que provoca que «estemos en armonía en la relación con Dios, con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza». «El Señor os regala el Espíritu Santo para que viváis esta paz interior y la manifestéis a los demás en todas las realidades de vuestra vida, en la familia, el trabajo, con los demás, mientras viajamos, cuando estemos sanos o enfermos», insistió.

Junto a ello, el arzobispo les animó a «vivir unidos a la comunidad eclesial», «participando activamente en la vida de la Iglesia», pues «quienes se despiden de la comunidad después del sacramento no han entendido lo que han recibido».

La celebración se desarrolló en la parroquia de San Martín de Porres de la capital cumpliendo con las medidas sanitarias. En el ofertorio, los confirmandos hicieron un donativo de 487 euros que entregarán a ADAVAS y Nuevo Futuro. El arzobispo ungió a los confirmados con el santo crisma usando un bastoncillo de algodón. ¡Muchas felicidades a todos!

Fuente: archiburgos.es

“De lo que está lleno el corazón, habla la boca” ¡Muchas gracias!

Con la edición de estos vídeos pretendemos resumir, recopilar y englobar todo lo que ha supuesto este curso pastoral tan especial que hemos vivido. Damos gracias a todas las personas que, desde la sencillez y la generosidad, colaboráis en el campo de la pastoral parroquia. Dios lleve a buen término la obra que Él ha comenzado en nosotros.

  • Con mucha alegría hemos vivido este curso. GRUPO DE VIDA. ¡A seguir siendo luz para la comunidad!

  • Para rematar el curso: VOLUNTARIADO. ¡Gracias chicas!

  • Grandes momentos vividos y compartidos. CENÁCULOS. ¡Impresionante!

  • La ilusión de lo que nace es vital: EQUIPO A. ¡Nos queda mucho por vivir!

Dios bendice a su pueblo con a paz

El Corpus Christi de 2020 pasará a la historia por ser diferente al resto que conocimos. La fiesta más entrañable de la cristiandad sí se celebró en nuestra Parroquia, con la eucaristía y con la posterior procesión hasta la puerta del templo para impartir la bendición con el Santísimo a un gran número de fieles congregados guardando las distancias de seguridad reglamentarias.

También, este año, hemos querido dar mucha importancia a este Día Nacional de Caridad, ya que hay muchas personas que llaman a la puerta de nuestra parroquia, pidiendo ayuda y consuelo en este tiempo de crisis y desasosiego por el Covid-19. Una vez más, los fieles supieron estar a la altura de las circunstancias, aportando la cantidad de 7.140€, cantidad que ya se ha entregado íntegramente a Cáritas Diocesana. ¡Muchas gracias a todos! 

Un adiós cargado de emoción y esperanza

“Un hombre sencillo y culto, ávido de la sabiduría de los hombres de bien”. Estas han sido las palabras del Sr. Arzobispo Don Fidel en el funeral de Don Feliciano que ha tenido lugar esta misma mañana en la Parroquia de San Martín de Porres de Burgos. Don Feliciano ha sido despedido desde el más sentido cariño de los presentes, sabiendo que la muerte nunca es el fin de nada, sino el comienzo de algo nuevo: la vida en plenitud.

Simplemente reseñar también las palabras de Don Jesús Yusta en su In memorian a Don Feliciano:

“Te espero… no estoy lejos, justo al otro lado del camino… ves todo ya bien. Volverás a encontrar mi corazón, enjuga las lágrimas y no llores si me amas”, (San Agustín).

Como sacerdote sirvió en Orbaneja del Castillo, de Salgüero de Juarros, de Poza de la Sal, Aguas Cándidas, Valle de Las Caderechas y Briviesca… Ya pensionista colabora en San Martín de Porres (BU).

La vida de Feliciano, como toda vida, nos acerca al misterio del hombre y de la Providencia de Dios, que siempre nos lleva en sus manos, sobre todo cuando más oscuro parece el camino por donde nos movemos. Feliciano, muy joven experimentó en su vida el dolor, la oscuridad de la noche. Posteriormente todo se fue clareando.

Hombre culto, buen amigo, servicial, acogedor, su casa, tanto en Poza como en Briviesca, siempre estuvo abierta a todos. Somos muchos quienes nunca olvidaremos los campamentos estivales junto a Pedrajas, las visitas y tertulias con el “cura de Poza.” Y la acogida que a todos nos dispensaba Teresa, su hermana. Hoy es momento de agradecerlo.

Damos pues gracias a Dios por la vida de este hombre, de este sacerdote, por su mucho y bien hacer y por su mucho saber y por su muy bien saber estar. Gracias. Y la mejor forma es ponerle en las manos del Buen Pagador que salda todas las deudas. ¡Dale, Señor, el descanso eterno! ¡Feliciano, descansa en paz!

Desde la Parroquia, os agradecemos las condolencias y muestras de cariño recibidas. El domingo, solemnidad del Corpus Christi, ofreceremos la misa por su eterno descanso, a las 12:30.

Un abrazo, amigo Feliciano. 🙏

Don Feliciano ha sido llamado a la Casa del Padre

Feliciano Martínez Archaga (Porquera de Butrón, 2/2/1927 – Burgos, 9/6/2020)

Os comunicamos la triste noticia del fallecimiento de Don Feliciano Martínez Archaga, sacerdote que ha colaborado en nuestra parroquia de San Martín de Porres durante más de veinte años.

Don Feliciano nació en Porquera de Butrón el año 1927 y se ordenó sacerdote el año 1954; 66 años de ministerio sacerdotal, desgastándose por aquellos que el Señor le iba poniendo en su camino. Fue sacerdote en Orbaneja del Castillo, Salgüero de Juarros, Poza de la Sal y pueblos de alrededor, Briviesca. De él nos queda un gran recuerdo: su buena memoria, su buen temple y su estar ahí día a día fielmente.

Él solía recordar siempre las últimas palabras de San Juan Pablo II antes de su muerte, referidas a los jóvenes que aguardaban su tránsito en la Plaza de San Pedro del Vaticano: “Un día me llamó el Señor; le he seguido, no me pesa. Confío y espero que vosotros hagáis lo mismo”. Hoy se las aplicamos a él con cariño y respeto.

Mañana, día 11 de junio, celebraremos su funeral en nuestra parroquia de San Martín de Porres. Será a las 11:30h, y estará presidido por el Sr. Arzobispo Don Fidel.

Gracias por todo. ¡Descanse en paz!

Un día de familias “extraordinario”

Y el último domingo de mayo llegó de modo inesperado… El tiempo ha pasado y el curso toca a su fin. Este domingo hubiera sido el día de las familias, donde tradicionalmente celebrábamos la Eucaristía en un santuario y comíamos juntos para cerrar el curso. Este año no pudo ser. Cabe la alegría y la esperanza de que, en lo sucesivo, volvamos a retomar el ritmo de todo.

En el domingo de Pentecostés los apóstoles se llenaron de la presencia del Espíritu Santo que les permitió salir de su cerrazón y poder así darse cuenta de que eran una “misión”. Cada uno es una misión, cuando se siente interpelado por Jesús y, a través del Espíritu, lleva adelante su obra.

Minguito también quiso hacerse presente en la celebración. El Espíritu es como esa fuerza motora que hace que un muñeco de trapo e insignificante sea conocido y aclamado. Sin el Espíritu somos muy poquito.

Ahora ya llega el verano. Es el tiempo de seguir siendo amigos de Jesús en el ambiente de cada día, en el juego, en la familia… pero, no es hora de olvidarse de Dios porque Él no se olvida de cada uno. Por eso, “atrévete a tocar el cielo”; eres una misión. ¡Feliz verano! 

Catequesis familiar: “Atrévete a tocar el Cielo”

La última catequesis virtual del curso hemos tocado nuestro lema “Atrévete a tocar el Cielo.” A través de las diversas tácticas y técnicas futbolísticas tanto Don Diego como Minguito nos acercaron a los valores propios del deporte, como el ganar y el apostar hasta el final del partido.

En esta liga de las estrellas competimos todos: ilumina, guía, permanece, sonríe y ayuda son las bases para “patear siempre hacia adelante”.
Don Diego, en su carta, nos animó a no desalentarnos; Minguito nos prometió que el curso que viene tiene muchas cosas preparadas para nosotros.

Gracias chicos y gracias familias, por vuestro tesón y vuestras cartas. Gracias catequistas por el empeño que habéis puesto. ¡¡Ánimo!! El próximo domingo concluimos el curso: es el día de las familias. 

Un día de la Ascensión que sabe a gloria

Después de muchos domingos sin poder celebrar presencialmente la misa en la Parroquia, pudimos tenerla el pasado domingo, coincidiendo con la solemnidad de la Ascensión del Señor a los cielos. Con las diferentes medidas sanitarias y de distanciamiento un grupo importante de la comunidad se reunió, en la espera de la otra gran parte de la comunidad que aún no está presente.

Entre todas las celebraciones del domingo calculamos que, unas 600 personas, pudieron escuchar la Palabra de Dios y participar del banquete eucarístico.

Don Diego, en la celebración, nos animó a seguir la dinámica propia de Dios que bajó del cielo pero sube de nuevo llevando el mundo en su corazón… todo lo que “nos pasa” no pasa desapercibido para Él.

Gracias a los moderadores y voluntarios del culto, por hacerlo más fácil, más digno y más seguro.