El tesoro de Jesús a nuestro lado

Decía San Juan Pablo II: “¡Cuántos niños en la historia de la Iglesia han encontrado en la Eucaristía una fuente de fuerza espiritual, a veces incluso heroica!”

La actividad de Niños adoradores que llevamos a cabo en nuestra Parroquia de San Martín de Porres, está orientada a introducir a los niños en el misterio de la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía, para que descubran cuánto les ama Dios.

Los niños tienen un pequeño tema que los introduce en la formación cristiana básica, reforzándolo con actividades y manualidades. Además de adentrar a los pequeños en la adoración eucarística, donde pasan alrededor de quince minutos, son guiados en la oración acorde a su edad con cantos, la lectura de un pequeño pasaje del evangelio, etc.

Adentrar a los niños a la vida espiritual desde pequeños les ayudará a descubrir el silencio tan necesario para que Dios pueda tocar sus corazones y a amar la presencia real de Jesús en la Eucaristía, al que recibirán en su corazón.

Damos gracias a Dios por esta cercanía. Los niños, con sus gestos y palabras, nos hablan ya de la llegada del Reino. 

Sin el Domingo, no podemos vivir

Los domingos en nuestra parroquia son muy especiales. El templo se llena de vida para la celebración de la eucaristía y todo la mañana es un convivir unidos por Jesús.

La Eucaristía es el momento privilegiado para escuchar la Palabra de Dios y celebrar el amor que Él nos tiene. Además, cada domingo podemos participar activamente de lo que juntos vamos intentando este curso “tocar un pedacito del cielo”.

Los monaguillos son parte fundamental. Con su buen humor nos ayudan a acercarnos a Jesús. ¡Qué bien se lo pasan en la sacristía! Son una mini-familia. Lo hacen muy bien.

Acabada la celebración seguimos compartiendo el camino. Compartimos un aperitivo y hablamos de cómo ha sido nuestra semana. Es el momento de seguir conociendo y disfrutando de la alegría de ser cristianos.

¿Qué más se puede pedir? Conócenos. 🤭

Cursillo de preparación para la Confirmación de adultos

La diócesis convocaba hace unos meses sus catequesis para todas aquellas personas que, por distintos motivos, no completaron en su infancia y adolescencia la iniciación cristiana y ahora desean acceder al sacramento de la confirmación.

El pasado fin de semana, dieciséis personas participaron en la modalidad que se lleva a cabo en nuestra Parroquia, con la mirada puesta en recibir la confirmación el próximo 30 de mayo, en la vigilia de Pentecostés. ¡Buen camino! 

El Espíritu nos mantiene vivos

El pasado viernes, 14 de febrero, un grupo de adolescentes de nuestra Parroquia recibió el Sacramento de la Confirmación. Con este Sacramento, los cristianos manifestamos una mayor adhesión a la fe y un compromiso mayor con la vida y la misión de la Iglesia.

Don Ildefonso Asenjo Quintana, secretario canciller del Arzobispado de Burgos, fue el encargado de presidir la celebración que contó con una numerosa presencia de fieles. En la celebración destacó el protagonismo del Espíritu Santo, como el gran regalo que Jesús nos ha dejado a su Iglesia.

En su homilía, Don Ildefonso puso el ejemplo del hijo de la viuda de Naín cuando le llevaban a enterrar… era un chico llevado por otros, muerto, y Cristo aparece para decirle “levántate” y camina por ti mismo. Un cristiano nunca está solo. El cristiano camina junto a Jesús. Les hablo también de los dones del Espíritu Santo y cómo libremente ellos habían abierto su corazón para recibir la lluvia de su gracia. Finalmente les invito a ser testigos en tres ambientes: la familia, el instituto y la sociedad. Llega el momento de no solamente dejarse querer sino también poder amar; el momento de poder vivir cristianamente, no solo de ser cristiano. Es en la vida de cada día, en los pequeños detalles, donde se concreta la fuerza renovadora del espíritu.

Toda nuestra comunidad cristiana se ha alegrado con las familias de estos chicos y chicas. Ahora comienza una nueva época de vivir siendo “testigos” valientes del Evangelio. Lo más interesante no es lo vivido hasta ahora, sino lo que viviremos a partir de este momento. ¡Felicidades! 

Los 25 años son ocasión de celebración

Y nosotros seguimos celebrando la vida. La vida es un gran regalo, la defendemos, la cuidamos y la valoramos.

En esta ocasión, en el GRUPO DE VIDA nos unimos a la felicidad de Jairo, en su veinticinco cumpleaños. Muchas veces también esos momentos están llenos de locuras. Así somos los cristianos: lo importante es seguir celebrando y a este Dios de la vida que nos brinda lo mejor. En esta ocasión el regalo ha sido una sudadera del San Pablo Burgos.

¡Felicidades a Jairo! ¡Felicidades a todos! ¡Felicidades también a ti, Señor Dios nuestro! 

Te SEGUIRÉ por la vía del AMOR

“Y les mandó de dos en dos a todas las ciudades y aldeas adonde pensaba ir Él”. El envío de los setenta y dos nos habla de un camino por delante que hay que seguir. Jesús les dice qué cosas no deben llevar y qué sí han de portar. En el VOLUNTARIADO del sábado día 8 de febrero, hemos querido profundizar precisamente en ello: en qué camino es ese, y cómo tenemos que recorrerlo.

Cuando uno conduce un vehículo quiere llegar a los sitios el primero. Puede haber atascos, pueden surgir averías, incluso nos podemos marear… La vida de cada día no es fácil. Conducirse y seguir a Jesús es complicado, porque aunque no haya multas, a veces nos perdemos. Jesús es el horizonte de nuestra vida.

Queremos seguir sus SEÑALES, sus pautas, su ritmo. Señor, enséñanos tu camino y guíanos por la senda verdadera. 🚦🚗🚲🛴🛵🛹🚦

Vocación, Eucaristía y Misión, componen una palabra nueva “VEM”

Vocación, Eucaristía y Misión fueron los tres pilares sobre los que un año más, el pasado sábado 8 de febrero, se desarrolló el encuentro de los niños que participan en las catequesis de confirmación de la diócesis. Transcurridos seis años desde su puesta en marcha, el VEM se ha convertido en una más que consolidada cita que reunió en esta ocasión a cerca de doscientos niños de toda la geografía burgalesa. De nuestra Parroquia participamos dieciocho personas, entre catequistas y jóvenes.

Organizado conjuntamente por las delegaciones de Catequesis, Misiones y Pastoral Vocacional, la cita pretende que los chavales no solo sigan formándose en los aspectos básicos de la vida cristiana, sino también favorecer un clima de encuentro entre distintas parroquias y movimientos de la ciudad. Todo ello sin olvidar a los propios catequistas, que también aprovechan el VEM como un momento de encuentro donde compartir las diferentes propuestas pastorales llevadas a cabo en las variadas comunidades de la diócesis.

El encuentro conjugó distintos talleres sobre los tres ejes del encuentro. Así, los niños y niñas de 4º de primaria reflexionaron sobre la eucaristía y la importancia de la Palabra de Dios en la liturgia, el compromiso caritativo que brota de este sacramento y han podido cocinar su propio pan. Los de 5º centraron su atención en las distintas vocaciones en la vida de la Iglesia, de modo particular al matrimonio, sacerdocio y vida consagrada. Por último, los más mayores descubrieron la importancia de la dimensión misionera de la Iglesia y han contado con el testimonio de varios misioneros.

La jornada concluyó con una gran yincana y posterior adoración eucarística. El arzobispo, don Fidel Herráez, animó a los niños y sus catequistas y familias a seguir esforzándose por ser las «piedras vivas de la Iglesia de Jesús». 

Lo nuevo se construye cada día

A la hora de construir siempre es importante sentarse a calcularlo todo: aquello que es preciso y necesario utilizar para llevar a cabo la obra. Construir conlleva tiempo, empleo de recursos. A veces implica quitar lo anterior para poner más solidez en lo siguiente, en lo que sucede después. Construir es costoso, sin embargo, en destruir no se tarda nada.

En el CENÁCULO del pasado viernes 7 de febrero nos pusimos manos a la obra y fuimos conscientes de que estamos llamados a construir algo grande.

Dios también construye. Porque tiene un plan. Y pretende llevar adelante una obra. Esa obra es la salvación. Piensa en un mundo y lo plasma. Y además ve que todo lo que hace es muy bueno… más tarde enviara a su Hijo Jesús. Él también tiene un plan. Su misión es construir un Reino nuevo, que tiene como estado la libertad de sus hijos y como ley el precepto del amor; para llevar adelante este Reino, elige unos colaboradores que están siempre con él y a quienes envía después a predicar. Más tarde enviara a su Espíritu que será el constructor de la Iglesia. Es en ella donde somos necesarios cada uno.

¿Quieres ayudarme a construir la Iglesia? ¿Quieres ser mano que amase y piedra de apoyo? Confía y construye. Confía y sé generoso. 

A vueltas con el Campamento…

Avanzando en el mes de febrero, echamos nuestra mirada hacia adelante, pensar y programar uno de los mejores momentos del año: el Campamento de Verano. Nos vemos con nuevos amigos, en un ambiente festivo, de juegos, de compartir y sobre todo de encontrarnos con el Señor. Los monitores ya nos hemos reunido y tenemos un montón de novedades para vosotros. Lo estamos preparando todo con mucha ilusión… ¡Prometemos no defraudar!

El campamento tendrá lugar en Santibáñez Zarzaguda (Burgos) del 2 al 12 de julio de 2020. Reserva las fechas y pregúntanos… ¡Contamos contigo! 

 

Luz para alumbrar a las naciones

Ayer celebramos la fiesta de las Candelas. Invitamos a participar con nosotros en la Eucaristía a los niños y niñas que durante el año anterior recibieron el bautismo en nuestra parroquia. Sus padres y padrinos renuevan sus compromisos bautismales y las promesas de la fe: Guillermo, Sara, Valeria, Marta, Paula, Julieta, Heba y Lara no han querido perderse el evento.

Don Diego nos habló de la importancia de abrir el corazón para que Jesús pueda presentarse cada día ahí. Al mismo tiempo nos ha animado a descubrir la vida como un regalo de Dios.

Llevamos en nuestras manos cirios encendidos, para significar el resplandor divino de aquel que viene a nosotros y para manifestar el resplandor con que nuestras vidas han de salir al encuentro de Cristo. Así como la Virgen Madre de Dios tomó en sus brazos la luz verdadera y la comunicó a los que yacían en tinieblas, así también nosotros, iluminados por él y llevando en nuestras manos una luz visible para todos, salimos al encuentro de todos.

Gracias a estas familias por asistir. Gracias a quienes no pudieron pero hubieran deseado estar. ¡Contad con vuestra parroquia!