En Caná los discípulos comenzaron a creer

No creemos porque hayamos visto milagros, pero los milagros nos ayudan a creer.

Ayer, domingo de las Bodas de Caná, pudimos disfrutar de uno de los “signos” prodigiosos más bonitos de Jesús: donde vemos la intercesión maternal de María, la colaboración del hombre (que cumple con su misión de llenar las tinajas de agua) y la necesidad de la conversión en el vino de la alegría nuestras vidas adormecidas. Con Jesús siempre nace y renace la alegría. Con Jesús la vida es de un color diferente, porque la vemos con otros ojos.

Este domingo, además, hemos presentado a los chicos y chicas que recibirán el Sacramento de la Confirmación el próximo día 1 de febrero. Te damos con ellos y por ellos; que sean luz para iluminar los caminos del mundo.

Anuncios

“Yo oro contigo y por ti”

¡Cuántas veces nos hemos cuestionado cómo orar o qué hacer para ser escuchados por Dios! Sin duda, esta puede ser la dificultad que podamos tener para dirigirnos a Dios: no escuchar, no sentir, no ser correspondidos.

En nuestro Grupo de Vida pudimos profundizar en todo lo que significa la ORACIÓN en la vida del cristianos. La oración es el dinamismo en que el cristiano se siente amado por de Dios, que precede y acompaña, y al que uno puede amar. Además, nadie puede amar a Dios, a quién no ve, si no ama al hermano que tiene al lado, al que ve. La oración cambia la vida; puede ser que hagamos siempre las mismas cosas, pero con la consciencia del porqué hacerlas ya no son de la misma manera.

Todo lo que hacemos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos puede ser oración, cuando descubro que Dios está a mi lado acompañando mi vida.

Al finalizar la reunión de grupo pudimos intercambiarnos una imagen de Jesús con un aspecto concreto escrito por la parte de atrás que vamos a intentar cultivar hasta nuestra próxima reunión.

Hay una estrella iluminando el cielo

Las estrellas brillan con luz propia, nunca deslumbran y siempre orientan. Las estrellas no aparecen nunca solas; donde hay una estrella siempre hay más a su alrededor. Las estrellas están arriba, lejos de nosotros, pero también las hay cerca, a nuestro lado.

El pasado sábado, en el VOLUNTARIADO, quisimos ser, por un día, una gran constelación. Así guiados por esta reflexión profunda (ser luz, guía y señal) pudimos servir a los que nos encontramos en el camino.

Recibidos en el nuevo año recién estrenado por la madre Adelina, superiora de las Angelicas de Burgos, dimos nuestro tiempo a quienes nos necesitan. Ya en la Parroquia compartimos la cena, las risas, nuestros quehaceres y proyectos.

Una estrella fue un signo para los Magos de Oriente. Una estrella es signo en el mundo. ¡Qué importante es, chicas, que queráis alumbrar con luz propia!

Descalzarse para tocar la tierra

Tras las navidades hemos regresado con energías renovadas. Reunirnos en el CENÁCULO es una experiencia única y muy positiva porque consiste en seguir haciendo un camino juntos. En esta ocasión pudimos ver cómo Jesús invitó a sus discípulos a utilizar los pies en el anuncio del evangelio.

Los pies hacen que cada persona pueda desplazarse y moverse de un sitio a otro; los pies son signo de dinamismo… Nos permiten ir al instituto y realizar cualquier actividad.
Muchas veces protegemos nuestros pies con calzado especial, porque los pies son una parte fuerte del cuerpo (soportan todo el peso) pero muy frágil a la vez (enseguida pueden verse dañados o heridos).

Moisés, al ver la zarza, que ardía sin consumirse, escucha estas palabras: “Descálzate, porque la tierra que pisas es sagrada”; es más, Jesús invita a sus amigos a descalzarse para el lavatorio de pies, o a sacudirse el polvo de los pies cuando sean rechazados en un lugar. Pero, aún así, los pies de Jesús, que habían recorrido muchos lugares, son centro de atención en la cruz (porque son clavados) y en la resurrección: “Mirad mis manos y mis pies; soy yo en persona”.

El pasado viernes pudimos experimentar esta misma humildad de Jesús. Don Diego nos lavó los pies, nos los secó con una toalla, y nos los besó, y sentimos el gozo de experimentar que somos importantes para Dios, el cual nos invita a descalzarnos en su presencia.

Ser discípulo se ser amigo, ser querido, ser servido.

Los Reyes Magos acuden un año más a la cita

Otro año más sus majestades los Reyes Magos de Oriente han querido hacer un alto en el camino en nuestra parroquia antes de regresar a su tierra. Lo han hecho ofreciendo sus regalos más preciosos al Niño Jesús, compartiendo su fe y su esperanza con toda esta comunidad. Con un templo lleno “hasta la bandera” también se han dirigido a los más pequeños para animarles a seguir a Jesús y a dar la cara por Él.
Los Magos son un ejemplo para todos: su capacidad de dejarse sorprender por la luz de una estrella, su arrojo al dejar su casa y su tierra por Cristo, su capacidad para postrarse ante el que es “Dios con nosotros” y su dinámica de conversión (“volvieron a su país por otro camino”).
Agradecemos la visita que nos han hecho y a los pajes su colaboración por hacerlo posible.
¡Buen regreso y hasta el próximo año!

 

Cine en Navidad: “Se armó el Belén”

Bo es un burrito pequeño, pero valiente, que anhela una vida más allá de su rutina diaria en el molino del pueblo. Un día reúne el coraje necesario para cumplir la aventura de sus sueños. En su viaje conocerá a Ruth, una adorable oveja que ha perdido su rebaño, y a Dave, una paloma con grandes aspiraciones. Durante su camino, en el que siguen una Estrella muy especial, encontrarán además a tres camellos y a otros excéntricos animales. Todos ellos se convertirán en los héroes no reconocidos de la primera Navidad.

Con el tema de la Navidad como trasfondo, el nacimiento de un Niño, en la tarde de ayer, miércoles 26 de diciembre, pudimos disfrutar de una bonita sesión familiar, con palomitas y refrescos para todos. Y es que el nacimiento de Jesús siempre llena de emociones… ¡Buena Navidad!

Felicitación de Navidad de la Parroquia

Seguramente muchos en vuestras casas ya habéis recibido la felicitación de Navidad que cada año los sacerdotes os hacemos, para que estos días de encuentro sean días de fraternidad, de acercamiento al misterio del Niño Dios y de acogida en nuestros corazones.

No obstante, este año han sido nuestras familias las que quieren felicitarnos entrañablemente. Desde hace unos meses estamos descubriendo un regalo muy especial; es el regalo de vivir la fe, el regalo de ser cristianos, el regalo se ser amigos de Jesús, el regalo de tener una comunidad… Ellos nos felicitan, porque el regalo lo han llevado a sus casas y a otras muchas partes. En esta felicitación se recogen también esos grandes momentos que vamos compartiendo en la Parroquia.

Deseamos que os guste.

¡Feliz Navidad! ¡Próspero y Santo 2019!

Festival de Navidad 2018: “Jesús es el gran Regalo”

Como cada año por estas fechas, el pasado lunes 17 de diciembre, celebramos el Festival de Navidad de la Parroquia. Un evento que congrega a cientos de personas, niños y jóvenes, y sus familias… Este año con el lema “Descubre el Regalo”. En un ambiente y clima entrañable lo comenzamos proyectando la felicitación de Navidad en la que muchas familias han tenido un papel protagonista, mostrándonos cómo viven en sus casas y en su día a día con el regalo que les dimos al principio del curso. Gracias por esta docilidad.

Posteriormente cada grupo había preparado una actuación: villancicos, canciones con gestos, teatro, espectáculo de sombras, poesías, estampaciones… en cada actuación se iba abriendo un regalo que contenía las letras que conforman la palabra Navidad.
En nuestras solapas aparecía un regalo; el de nuestro corazón que hemos de abrir durante estos días para recibir a Jesús.

A continuación recibimos una gran sorpresa: una carta de SS. MM. los Reyes Magos de Oriente, invitándonos a acompañarles el próximo día 6 de enero, porque nos van a acompañar en la celebración de la Eucaristía a las 12:30. Junto a ello, el anuncio de un Cine en la Navidad para el próximo día 26 de diciembre. ¡Qué bien lo pasamos!

Finalmente, el grupo de Voluntariado nos animó con el baile de un villancico: “Vamos a cantar alegría y paz que hoy es Navidad”.

Al acabar el festival pudimos compartir un rico chocolate caliente con bizcochos.

Un lunes más para el recuerdo imborrable de nuestra parroquia. ¡QUÉ REGALAZO! ¡SOMOS UNA COMUNIDAD VIVA!

Un Voluntariado con otros receptores

El sábado pasado, día 15 de diciembre, pudimos reunirnos otra vez en nuestro particular Voluntariado. Esta vez nos quedamos aquí, en la Parroquia, porque había que preparar una actuación muy especial para el Festival de Navidad, del que os hablaremos próximamente. Y es que estamos allí donde se nos requiera, para echar una mano, y si es para animar a los niños que vienen detrás de nosotros, pues mejor que mejor.

Estamos en Adviento y nos unimos a María para contemplar desde sus ojos los misterios gozosos del Rosario y, como ella, también acogimos al Niño Jesús. Después ensayamos un baile de un villancico y preparamos una actuación navideña: el regalo del Niño Dios. Finalmente, en torno a la mesa, con postres muy especiales, anticipamos nuestra celebración navideña.

La esperanza en Dios es también esperanza en los demás. Esperar implica también no esperar nunca a que otros lo hagan si, como Dios, nos adelantamos.

La mirada de Dios puede cambiar tu vida

El pasado viernes, día 14 de diciembre, nos juntábamos en el Cenáculo para seguir compartiendo la vida. Una vida que se comparte se acrecienta.

En esta ocasión nos tocaba entrar de lleno en cómo es la mirada de Dios para con nosotros. Dios nos ha creado perfectos, “a su imagen y semejanza”, y nos ha hecho así por amor. Su MIRADA es mucho más amplia que nuestras miradas. Sentirse mirado por Dios es sentirse cuidado y querido. La mirada de Dios es acogedora y limpia. En esta ocasión unos sencillos espejos nos sirvieron para proyectar nuestra propia imagen, esa que Dios ve y esa que otros no ven.

Cada uno de nosotros somos insuperables e insustituibles; somos únicos e irrepetibles. Así ya preparamos la Navidad, junto a Aquél que viene en la sencillez de un Niño.

Hay muchas miradas; pero solo hay una que puede cambiar la vida: la suya.