Te SEGUIRÉ por la vía del AMOR

“Y les mandó de dos en dos a todas las ciudades y aldeas adonde pensaba ir Él”. El envío de los setenta y dos nos habla de un camino por delante que hay que seguir. Jesús les dice qué cosas no deben llevar y qué sí han de portar. En el VOLUNTARIADO del sábado día 8 de febrero, hemos querido profundizar precisamente en ello: en qué camino es ese, y cómo tenemos que recorrerlo.

Cuando uno conduce un vehículo quiere llegar a los sitios el primero. Puede haber atascos, pueden surgir averías, incluso nos podemos marear… La vida de cada día no es fácil. Conducirse y seguir a Jesús es complicado, porque aunque no haya multas, a veces nos perdemos. Jesús es el horizonte de nuestra vida.

Queremos seguir sus SEÑALES, sus pautas, su ritmo. Señor, enséñanos tu camino y guíanos por la senda verdadera. 🚦🚗🚲🛴🛵🛹🚦

Vocación, Eucaristía y Misión, componen una palabra nueva “VEM”

Vocación, Eucaristía y Misión fueron los tres pilares sobre los que un año más, el pasado sábado 8 de febrero, se desarrolló el encuentro de los niños que participan en las catequesis de confirmación de la diócesis. Transcurridos seis años desde su puesta en marcha, el VEM se ha convertido en una más que consolidada cita que reunió en esta ocasión a cerca de doscientos niños de toda la geografía burgalesa. De nuestra Parroquia participamos dieciocho personas, entre catequistas y jóvenes.

Organizado conjuntamente por las delegaciones de Catequesis, Misiones y Pastoral Vocacional, la cita pretende que los chavales no solo sigan formándose en los aspectos básicos de la vida cristiana, sino también favorecer un clima de encuentro entre distintas parroquias y movimientos de la ciudad. Todo ello sin olvidar a los propios catequistas, que también aprovechan el VEM como un momento de encuentro donde compartir las diferentes propuestas pastorales llevadas a cabo en las variadas comunidades de la diócesis.

El encuentro conjugó distintos talleres sobre los tres ejes del encuentro. Así, los niños y niñas de 4º de primaria reflexionaron sobre la eucaristía y la importancia de la Palabra de Dios en la liturgia, el compromiso caritativo que brota de este sacramento y han podido cocinar su propio pan. Los de 5º centraron su atención en las distintas vocaciones en la vida de la Iglesia, de modo particular al matrimonio, sacerdocio y vida consagrada. Por último, los más mayores descubrieron la importancia de la dimensión misionera de la Iglesia y han contado con el testimonio de varios misioneros.

La jornada concluyó con una gran yincana y posterior adoración eucarística. El arzobispo, don Fidel Herráez, animó a los niños y sus catequistas y familias a seguir esforzándose por ser las «piedras vivas de la Iglesia de Jesús». 

Lo nuevo se construye cada día

A la hora de construir siempre es importante sentarse a calcularlo todo: aquello que es preciso y necesario utilizar para llevar a cabo la obra. Construir conlleva tiempo, empleo de recursos. A veces implica quitar lo anterior para poner más solidez en lo siguiente, en lo que sucede después. Construir es costoso, sin embargo, en destruir no se tarda nada.

En el CENÁCULO del pasado viernes 7 de febrero nos pusimos manos a la obra y fuimos conscientes de que estamos llamados a construir algo grande.

Dios también construye. Porque tiene un plan. Y pretende llevar adelante una obra. Esa obra es la salvación. Piensa en un mundo y lo plasma. Y además ve que todo lo que hace es muy bueno… más tarde enviara a su Hijo Jesús. Él también tiene un plan. Su misión es construir un Reino nuevo, que tiene como estado la libertad de sus hijos y como ley el precepto del amor; para llevar adelante este Reino, elige unos colaboradores que están siempre con él y a quienes envía después a predicar. Más tarde enviara a su Espíritu que será el constructor de la Iglesia. Es en ella donde somos necesarios cada uno.

¿Quieres ayudarme a construir la Iglesia? ¿Quieres ser mano que amase y piedra de apoyo? Confía y construye. Confía y sé generoso. 

A vueltas con el Campamento…

Avanzando en el mes de febrero, echamos nuestra mirada hacia adelante, pensar y programar uno de los mejores momentos del año: el Campamento de Verano. Nos vemos con nuevos amigos, en un ambiente festivo, de juegos, de compartir y sobre todo de encontrarnos con el Señor. Los monitores ya nos hemos reunido y tenemos un montón de novedades para vosotros. Lo estamos preparando todo con mucha ilusión… ¡Prometemos no defraudar!

El campamento tendrá lugar en Santibáñez Zarzaguda (Burgos) del 2 al 12 de julio de 2020. Reserva las fechas y pregúntanos… ¡Contamos contigo! 

 

Luz para alumbrar a las naciones

Ayer celebramos la fiesta de las Candelas. Invitamos a participar con nosotros en la Eucaristía a los niños y niñas que durante el año anterior recibieron el bautismo en nuestra parroquia. Sus padres y padrinos renuevan sus compromisos bautismales y las promesas de la fe: Guillermo, Sara, Valeria, Marta, Paula, Julieta, Heba y Lara no han querido perderse el evento.

Don Diego nos habló de la importancia de abrir el corazón para que Jesús pueda presentarse cada día ahí. Al mismo tiempo nos ha animado a descubrir la vida como un regalo de Dios.

Llevamos en nuestras manos cirios encendidos, para significar el resplandor divino de aquel que viene a nosotros y para manifestar el resplandor con que nuestras vidas han de salir al encuentro de Cristo. Así como la Virgen Madre de Dios tomó en sus brazos la luz verdadera y la comunicó a los que yacían en tinieblas, así también nosotros, iluminados por él y llevando en nuestras manos una luz visible para todos, salimos al encuentro de todos.

Gracias a estas familias por asistir. Gracias a quienes no pudieron pero hubieran deseado estar. ¡Contad con vuestra parroquia!

Yo CREO, ¿y tú?: una entrega del Credo muy emotiva

En una tarde muy emotiva del día de ayer, lunes 27 de enero, tuvo lugar en nuestra parroquia la Entrega del Credo, como paso importante para que estos niños y niñas reciban, en su día, la Primera Comunión.

Es un hito de gran interés en el itinerario catequético de los niños. Un signo que refleja que los niños han podido realizar a lo largo de esta preparación catequética una primera síntesis de fe. Se han acercado al misterio trinitario, naturaleza íntima de Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.Y han comprendido su pertenencia a una comunidad eclesial que todos los domingos y solemnidades reza el Credo como símbolo de esa fe, aquello que nos identifica y distingue. Han entendido además que, esas verdades de fe, han de ser llevadas a la vida en un seguimiento real y vivencial de la persona de Cristo.

En la solapa de cada uno de ellos se podía leer la frase “Yo creo”, puesto que creer es confiar en que la otra persona ayuda siempre. Los niños confían en Dios y en la Iglesia; confían en sus familias y en sus amigos. Dios también “cree” en vosotros ¡no lo olvidéis!

Les felicitamos a ellos, a sus familias y a los catequistas que les preparan semana a semana.

Dejar espacio a la Palabra de Dios

El Papa pide que “hagamos espacio” a la Palabra de Dios en la vida de cada día. Esta fue la intención de Francisco al celebrar el primer domingo dedicado a la Palabra de Dios.

Decía en el día de ayer, 26 de enero: “Leamos algún versículo de la Biblia cada día. Comencemos por el Evangelio; mantengámoslo abierto en casa, en la mesita de noche, llevémoslo en nuestro bolsillo, veámoslo en la pantalla del teléfono, dejemos que nos inspire diariamente. Descubriremos que Dios está cerca de nosotros, que ilumina nuestra oscuridad”.

Este domingo fue instituido por el Santo Padre mediante su Carta Apostólica Aperuit illis, con el fin de “no dejar empolvar la Biblia como si fuera un libro más”, ya que como decía San Jerónimo: “quien ignora la Escritura, también ignora a Cristo.

En nuestra Parroquia, la Palabra de Dios estuvo muy presente. Pudimos acercarnos a besar, tocar y palpar esta letra que salva, que da nueva vida y que invita a dejarlo todo para ser “pescadores de hombres”.

El Padrenuestro: oración que nos une en familia

El pasado lunes 20 de enero, los niños y niñas del Despertar Religioso, vivieron un día muy importante en el camino hacia su Primera Comunión. En una celebración muy bonita y entrañable, recibieron la oración más importante para los cristianos y la que nos enseñó Jesús: “El Padrenuestro”.

¡Cuántos nervios y cuánta emoción! Porque para rezar no es preciso usar muchas palabras. Basta lo esencial, lo que no se nos puede olvidar y que los niños supieron captar desde el principio hasta el final.

¿Quién no recuerda cuando le enseñaron el Padrenuestro? Es un acontecimiento en la vida de todo creyente, hacer nuestras la palabras enseñadas por el mismo Jesús, que generación tras generación vamos recibiendo. Poder dirigirnos a Dios como Padre, es uno de los regalos más grandes, es una oración que se nos repite en lo cotidiano.

Estos niños, tienen el privilegio de poder decir en voz alta que Dios es su Padre, que quieren caminar tras los pasos de Jesús. Y además, tienen la suerte de contar con todo un equipo de catequistas y sacerdotes que son testigos de sus pasos, y que acompañan sus búsquedas hacia el Señor.

¡Enhorabuena chicos! Que siempre guardéis el recuerdo de este día en el que todo empezó. 

Heridas que sanan

Hay heridas que matan y otras que sanan. Hoy hablamos de las heridas del mundo. La herida es signo de violencia, de una caída, de un golpe, de un moratón… las heridas nos desestabilizan, nos hunden, nos cambian, nos rompen. Las heridas nos hablan de negatividad, de muerte, de fracaso. Pero hay otro tipo de heridas que no son superficiales, que están muy arraigadas en el corazón de las personas: un desengaño, una violencia, un desencanto en el trabajo… heridas que matan y arrancan la paz del corazón.

En nuestro EQUIPO A hemos podido trabajar desde esta dinámica. Lo tuvimos el pasado viernes 17 de enero. Los chicos comprendieron, a raíz de un acontecimiento que le ocurrió al Papa Francisco con un niño roto porque había muerto su padre, que Dios es bueno y sana las heridas de nuestro interior. Dejar espacio a Jesús es quitar lo que duele y estorba.

Tras el rato de juego y convivencia besamos unas heridas sanadoras: las de Jesús. Son heridas que curan y dan vida desde la cruz.

¡Qué gozo y felicidad sentirnos cerca los unos de los otros! ¡Ya tenemos ganas del siguiente! Lo pasamos genial y, desde luego, que a gusto se nos ve. Gracias a nuestros padres por regalarnos estos momentos. 👨‍⚕️💥

El trabajo de cada día

Hoy en día dedicamos muchas horas a todo lo relacionado con el mundo laboral. Muchas horas a trabajar, o a buscar un empleo por parte de aquellos que no lo tienen, o a formarse para mejorar la formación que nos permita acceder a un empleo mejor pone que nos sintamos más felices. Cuando hablamos del trabajo es muy frecuente escuchar que las personas deseamos trabajar, pero que no queremos vivir para trabajar. ¿Qué dice la Iglesia ante todo esto?

En nuestro GRUPO DE VIDA del pasado lunes, 13 de enero, pudimos ahondar en este tema del TRABAJO: en el deber de trabajar, en la dignidad del trabajo y en el derecho al trabajo.

Cada persona está llamada a contribuir en la construcción de una sociedad mejor y, al mismo tiempo, el trabajo sirve para desarrollar y cultivar la dignidad de la persona. El trabajo no solamente nos proporciona unos medios materiales para vivir, sino que nos hace colaboradores del proyecto creacional de Dios. Trabajamos para vivir y no vivimos para trabajar.

Con este trabajo de cada día contribuimos a construir el cielo en la tierra. Con aquello que utilizamos en nuestros trabajos, queremos dar gloria a Dios.

¡Gracias por el trabajo y gracias por el descanso!