«En armonía con Dios, con nosotros mismos, con los demás y la naturaleza»

El arzobispo administró en la tarde del pasado sábado, 27 de junio, el sacramento de la confirmación a un grupo de adultos que han recibido sus catequesis vía online a causa de la pandemia por coronavirus.

Treinta y cuatro jóvenes y adultos dieron un paso más en su camino de fe al haber recibido la confirmación a la que no pudieron acceder cuando eran niños o adolescentes. Guardando la distancia social y portando mascarillas, estos adultos han completado su proceso de iniciación cristiana en una celebración presidida por el arzobispo y con la que culminan un período de catequesis que han llevado a cabo en los últimos meses a través de plataformas digitales a causa de la pandemia y varios encuentros presenciales en la última semana y otros antes del confinamiento.

En su homilía, el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, animó a estos confirmandos a «estar en la onda» para comprender en qué consiste el «abrazo sacramental» que han recibido con la imposición de manos y la unción con el santo crisma. En efecto, todos ellos han recibido «el Espíritu del Señor» que les regala «la paz del Señor resucitado», una paz –dijo– que provoca que «estemos en armonía en la relación con Dios, con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza». «El Señor os regala el Espíritu Santo para que viváis esta paz interior y la manifestéis a los demás en todas las realidades de vuestra vida, en la familia, el trabajo, con los demás, mientras viajamos, cuando estemos sanos o enfermos», insistió.

Junto a ello, el arzobispo les animó a «vivir unidos a la comunidad eclesial», «participando activamente en la vida de la Iglesia», pues «quienes se despiden de la comunidad después del sacramento no han entendido lo que han recibido».

La celebración se desarrolló en la parroquia de San Martín de Porres de la capital cumpliendo con las medidas sanitarias. En el ofertorio, los confirmandos hicieron un donativo de 487 euros que entregarán a ADAVAS y Nuevo Futuro. El arzobispo ungió a los confirmados con el santo crisma usando un bastoncillo de algodón. ¡Muchas felicidades a todos!

Fuente: archiburgos.es

“De lo que está lleno el corazón, habla la boca” ¡Muchas gracias!

Con la edición de estos vídeos pretendemos resumir, recopilar y englobar todo lo que ha supuesto este curso pastoral tan especial que hemos vivido. Damos gracias a todas las personas que, desde la sencillez y la generosidad, colaboráis en el campo de la pastoral parroquia. Dios lleve a buen término la obra que Él ha comenzado en nosotros.

  • Con mucha alegría hemos vivido este curso. GRUPO DE VIDA. ¡A seguir siendo luz para la comunidad!

  • Para rematar el curso: VOLUNTARIADO. ¡Gracias chicas!

  • Grandes momentos vividos y compartidos. CENÁCULOS. ¡Impresionante!

  • La ilusión de lo que nace es vital: EQUIPO A. ¡Nos queda mucho por vivir!

Un día de familias “extraordinario”

Y el último domingo de mayo llegó de modo inesperado… El tiempo ha pasado y el curso toca a su fin. Este domingo hubiera sido el día de las familias, donde tradicionalmente celebrábamos la Eucaristía en un santuario y comíamos juntos para cerrar el curso. Este año no pudo ser. Cabe la alegría y la esperanza de que, en lo sucesivo, volvamos a retomar el ritmo de todo.

En el domingo de Pentecostés los apóstoles se llenaron de la presencia del Espíritu Santo que les permitió salir de su cerrazón y poder así darse cuenta de que eran una “misión”. Cada uno es una misión, cuando se siente interpelado por Jesús y, a través del Espíritu, lleva adelante su obra.

Minguito también quiso hacerse presente en la celebración. El Espíritu es como esa fuerza motora que hace que un muñeco de trapo e insignificante sea conocido y aclamado. Sin el Espíritu somos muy poquito.

Ahora ya llega el verano. Es el tiempo de seguir siendo amigos de Jesús en el ambiente de cada día, en el juego, en la familia… pero, no es hora de olvidarse de Dios porque Él no se olvida de cada uno. Por eso, “atrévete a tocar el cielo”; eres una misión. ¡Feliz verano! 

Catequesis familiar: “Atrévete a tocar el Cielo”

La última catequesis virtual del curso hemos tocado nuestro lema “Atrévete a tocar el Cielo.” A través de las diversas tácticas y técnicas futbolísticas tanto Don Diego como Minguito nos acercaron a los valores propios del deporte, como el ganar y el apostar hasta el final del partido.

En esta liga de las estrellas competimos todos: ilumina, guía, permanece, sonríe y ayuda son las bases para “patear siempre hacia adelante”.
Don Diego, en su carta, nos animó a no desalentarnos; Minguito nos prometió que el curso que viene tiene muchas cosas preparadas para nosotros.

Gracias chicos y gracias familias, por vuestro tesón y vuestras cartas. Gracias catequistas por el empeño que habéis puesto. ¡¡Ánimo!! El próximo domingo concluimos el curso: es el día de las familias. 

Catequesis Familiar: “Los Sacramentos”

La catequesis virtual de esta semana hemos tocado el tema “Los Sacramentos.” Un Sacramento es un signo sensible a través del cual nos viene la Gracia de Dios. Somos afortunados porque Dios cuenta con nosotros.

Pudimos recordar y repasar cada uno como regalos de Dios; en la vida siempre es bueno tener presente que Dios quiere encontrarse con nosotros… Los Sacramentos a eso nos dirigen.

Minguito volvió a hacer de las suyas. Don Diego nos habló de la “Mopa” en los Sacramentos y fue corriendo a por una de limpiar el suelo. ¡Qué risa! La Mopa de la,que se trataba era de los elementos que siempre están en cada uno de ellos: Ministros, Objetos, Palabras y Acciones.

Finalmente amasamos el pan y lo cocimos al horno. Es el que utilizamos en la Eucaristía, donde Jesús se queda para siempre a nuestro lado.

Gracias chicos y gracias familias. Gracias catequistas porque lo hacéis muy bien. ¡¡Ánimo!! El próximo lunes concluimos el curso. ¡¡No os lo perdáis!! 

Esperando al “Espíritu de la verdad”

En el sexto domingo de Pascua, el evangelio de San Juan nos hablaba de la importancia del Espíritu Santo en la vida de la Iglesia, como el que consuela, defiende y anima.

Felipe proclamaba el evangelio con la ayuda del Espíritu Santo. Y es que es él, el que va haciendo la obra de la Iglesia. Con obras y palabras comunicamos la experiencia del resucitado… Así es como entramos en la construcción del pueblo de Dios. San Agustín decía que el Espíritu Santo es “el alma de la Iglesia”. Así, nos vamos preparando para la llegada de Pentecostés.

Este próximo domingo, solemnidad de la Ascensión del Señor, ya podremos celebrar juntos la Eucaristía. ¡Os esperamos!

Esta Parroquia sigue y seguirá siendo “una gran familia de familias”.

Catequesis familiar: “La Santidad”

La catequesis virtual de esta semana hemos tocado el tema “La Santidad.” Ser santo es una aspiración muy concreta y al mismo tiempo un don que Dios nos hace; “Dios nos ha elegido en la persona de Cristo y nos ha destinado a ser santos por el amor”, dice San Pablo.

Los santos son personas muy cercanas, que han vivido nuestra misma vida, que no han hecho cosas extraordinarias, sino que, en lo cotidiano, han hecho muy bien las cosas. Santa Teresa de Calcuta, San Francisco de Asís, San Juan Bosco… y los niños santos, como San Tarsicio o Santo Domingo Savio.

Minguito nos hizo de las suyas; resulta que se había equivocado, y en vez de vestirse de santo, se vistió de ángel. Don Diego se vistió de San Martín de Porres, y muchos de los niños se han vestido también de santo.

Finalmente hicimos una experiencia con globos, para explicar la gracia de Dios, que llena el corazón de sus hijos e hijas. En la oración, le pedimos a Jesús que nos ayude a ser santos, según el corazón de Cristo.

Gracias chicos y gracias familias. Gracias catequistas porque lo hacéis muy bien. ¡¡Ánimo!! ¿Qué queréis ser de mayores? 

“Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”

En el quinto domingo de Pascua, el evangelio de San Juan nos hablada de tres realidades, con las que Jesús, se identifica: el camino, la verdad y la vida.

Solo se emprende un camino cuando hay una meta que conseguir. Solo hay verdad, si uno es capaz de descubrirla. Solo hay vida, si se renueva cada día. A través de “un puente”, de “la biblia” y de un “corazón” palpamos la palabra.

Lo mejor que tenemos los cristianos es que celebramos la fe, que la podemos comunicar y transmitir, y eso es posible porque la vida del Resucitado está presente. Ahora que, poco a poco, nos disponemos a dar los últimos coletazos al tiempo Pascual, pedimos a Dios que pronto podamos reunirnos físicamente en torno a la mesa… porque, ” en la casa de mi Padre hay muchas moradas”.

Esta Parroquia sigue y seguirá siendo “una gran familia de familias”. 

Catequesis familiar: “La Iglesia de Jesús”

La catequesis virtual de esta semana ha girado en torno a “La Iglesia de Jesús.” La Iglesia es el nuevo pueblo de Dios, el lugar donde Dios manifiesta su salvación a los hombres. La Iglesia que está formada por todos los bautizados: los creyentes en Cristo.

Estuvimos repasando la historia de la Iglesia en sus más de 2000 años de andadura, pudimos explicar que la Iglesia es universal, se divide en diócesis y en cada una de las parroquias podemos participar de esa Iglesia. A veces, necesitamos un cambio de mentalidad para no dejarnos influir por opiniones de la Iglesia que no son ciertas y así poder tener una experiencia nueva de ella.

Minguito nos hizo de las suyas; resulta que se había sacado el carné de conducir y no sabía distinguir entre una señal y una farola…. Siempre haciendo de las suyas.

Finalmente hicimos una pequeña iglesia en un taller para darnos cuenta que somos piedras que entramos en la construcción de la Iglesia. En la oración pedimos por las vocaciones en la Iglesia, y por la misión de los laicos.

Gracias chicos y gracias familias. Gracias catequistas porque lo hacéis muy bien. ¡¡Buen oído!! 

El Domingo del Buen Pastor

El domingo para los cristianos tiene un marcado tinte de comunidad, porque es la Iglesia, el nuevo pueblo de Dios, que se reúne para celebrar la fe. En el cuarto domingo de Pascua concretamente, la fiesta del Buen Pastor.

Jesús es el Buen Pastor que da la vida por las ovejas, que las conoce por el nombre, que sabe lo que necesitan y las guía por senderos de hierba verde. Al contrario, el asalariado se aprovecha de las ovejas, se sirve de ellas y no las conoce.

En la celebración pudimos sentirnos rebaño en torno a Jesús resucitado, incluso percibir el calor del hogar.

Gracias a todos por participar con nosotros. ¡Ya queda menos para unirnos presencialmente como comunidad!