Confirmaciones en la Parroquia

En la tarde de ayer, día 15 de diciembre, tuvo lugar en nuestra parroquia la administración del Sacramento de la Confirmación a un grupo de jóvenes de la misma. La celebración fue presidida por Don Ramón del Hoyo, Obispo Emérito de Jaén, burgalés de nacimiento.
La celebración fue muy rica, tanto por la participación de la gente como por los detalles que estuvieron presentes durante todo el acto solemne. El templo parroquial estaba lleno de personas, familiares o amigos de los confirmandos, y un grupo abundante de feligreses.
Don Ramón, en la homilía, se dirigió a los confirmandos exhortándoles a abrir el corazón a Cristo desde dentro, sin miedos ni complejos, en todas las circunstancias de la vida; animó a seguir formándose en la vida cristiana, porque un cristiano siempre tiene que estar aprendiendo a Cristo; finalmente les invitó a ser misioneros y llegar a todos la buena noticia del Evangelio.
Antes de la ceremonia tuvo un encuentro distendido con todas las familias, y acabada la celebración seguimos compartiendo la fiesta en los salones parroquiales.
¡Muchas felicidades! ¡Que el Señor os siga regalando su amor!
Anuncios

Diciembre comienza con fuerza

Hemos podido vivir, el pasado sábado 2 de Diciembre, un día intenso en un ambiente muy agradable. Con el frío de aquel gélido día, nuestros confirmandos pudieron acercarse al Monasterio de las MM. Bernadas para recibir el Sacramento de la Penitencia. Con el lema “¡Yo no te olvido!”, vivieron ese día de profundización interior y retiro antes de la Confirmación que será el próximo día 15 de Diciembre.

Por la tarde una nueva sesión de GPI Junior, esta vez centrada en el oficio del carpintero en nuestra serie “Manos a la obra”. Fue estupendo sentirse parte del Belén, y aprender de José (el Carpintero de Nazaret) las claves para vivir el Adviento.

Como colofón, ayudar, servir y acompañar a los que están más solos en ese voluntariado que gentilmente prestamos en las Angélicas.
Un día muy bueno en todos los aspectos.

Presentación de los candidatos

El domingo pasado celebrábamos la Solemnidad de Cristo Rey del Universo. En la concurrida celebración de la Eucaristía, pudimos presentar a la comunidad cristiana a quienes muy pronto recibirán el sacramento de la Confirmación. También pudimos gozarnos con los más pequeños de la catequesis que nos prepararon una preciosa canción con gestos al final de la misma.
Y es que la misa del domingo nos une a todos, GRANDES y PEQUEÑOS.

Un grupo fuerte en torno a Él

Formar EQUIPO es cuestión de miras altas. Jesús enseñó a sus discípulos a mirar hacia arriba sin desentenderse de la tierra. Formar parte del equipo de Jesús conlleva generosidad, constancia y empeño. Precisamente eso es lo que hemos estado trabajando durante el Cenáculo el pasado viernes, el último del mes de noviembre.
Nuestros chicos han podido experimentar, a través de dinámicas, reflexión, oración y convivencia, que todos tenemos muchos sueños y que todos ellos, si se integran, nos enriquecen a cada uno.
Jesús nos ha enseñado a amar a todos y Él se ha entregado el primero… NOSOTROS seguimos sus pasos, porque sus manos son hoy las nuestras.

Testimonio Vivo: “me di cuenta que el acompañamiento de mi hija más pequeña no iba a ser temporal”

Esther Tobalina Gutiérrez es catequista en la parroquia de San Martín de Porres. Ella disfruta como una enana con los más pequeños y acompaña sus pasos en el último estrato antes de que reciban a Jesús en la Primera Comunión. Los niños le ayudan a vivir su fe cristiana.

Preséntate, ¿quién eres? ¿A quién das catequesis? ¿Cuánto tiempo llevas?

Soy Esther Tobalina, tengo 57 años, madre de tres hijos, el mayor recién casado. Doy catequesis desde hace 7 años a los niños de Tercero de Comunión, a los que harán dentro del curso su Primera Comunión.

¿Cómo surgió la idea de dar catequesis en la parroquia de San Martín de Porres?

Cuando nuestra hija pequeña, que cumplirá pronto 14 años, tuvo que iniciar la preparación para su Primera Comunión, me dirigí a la Parroquia y constaté que había muchas actividades además que catequesis, entre ellas la escuela de padres.
Yo llevaba unos años estudiando Derecho Canónico, matrimonial y asignaturas de Teología, me encontraba buscando formación y respuestas, un momento de catarsis se dice ahora, con unos hijos de edades muy diversas: 25, 20 y 7 años en ese momento, cada uno con sus circunstancias. No sabía si estaba a Rolex o a setas, como en el chiste. Me apunté a la escuela de padres, mi marido decía que si a mi edad y con tres hijos necesitaba de escuela de padres, mal iba la cosa, que equivocado estaba.
Fue un auténtico descubrimiento, D.Jesús y D.Diego se tomaban muy enserio la búsqueda de ponentes y profesionales que pudieran dar respuestas a nuestras inseguridades como padres y como personas. Fuimos descubriendo juntos, los padres que acudíamos, caminos inéditos hasta ese momento.
Me di cuenta que el acompañamiento de mi hija más pequeña no iba a ser temporal. El Señor salió a mi encuentro, como con los discípulos camino de Emaús. Él dice: “venid a mí los que estéis cansados y agobiados”, “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Fue Don Jesús, a instancias de Don Diego, quien me propuso la posibilidad de dar catequesis, ¿yo?…¿cómo? … y me dijo Don Jesús: ¡pues como una madre de familia!
Y me pasó como en la habitación oscura que al entrar se sube la persiana….y se ve el polvo que hay. Vivo intensamente mi vocación, pero no se me ve ni de lejos el halo de santa y mira que me gustaría decir que nada me turba, nada me espanta, solo DIOS me basta. En ello estoy.

¿Cómo vives la vocación en la iglesia?

Me pasó como en la habitación oscura que al entrar se sube la persiana….y se ve el polvo que hay. Vivo intensamente mi vocación, pero no se me ve ni de lejos el halo de santa y mira que me gustaría decir que nada me turba, nada me espanta, solo DIOS me basta. En ello estoy .

¿Cómo son los niños y jóvenes de hoy?

Los niños de hoy son fiel reflejo de nuestra sociedad, no oyen hablar mucho de Dios, ¡menos mal que están los abuelos! Pero si vierais sus caritas cuando les contamos de manera cercana los hechos de Jesús, abren sus ojos como si de un Super-Héroe se tratara; les falta pedagogía. Y por eso, cuando son un poco más mayores, dicen que no creen en Dios: creen en cualquier cosa.

Lo que más te gusta de esta tarea…

Me lo paso bien. Recibo más de lo que doy, que es poco. En esta Parroquia hay muchas personas extraordinarias que he tenido el privilegio de conocer y el verdadero trabajo lo hacen estos curas Don Diego y Don Jesús, que nos lo facilitan todo. Y diría… ¡ven y verás!

¡Qué bueno, Esther, haberte oído! Que Dios te conserve en tu vocación de mujer, esposa, madre y catequista.

Jornada Mundial de los Pobres

Ayer celebrábamos la I Jornada Mundial de los Pobres instituida por el Papa Francisco. Nos lo decía en la homilía de la misa:
“Ahí, en los pobres, se manifiesta la presencia de Jesús, que siendo rico se hizo pobre (cf. 2 Co 8,9). Por eso en ellos, en su debilidad, hay una «fuerza salvadora». Y si a los ojos del mundo tienen poco valor, son ellos los que nos abren el camino hacia el cielo, son «nuestro pasaporte para el paraíso». Es para nosotros un deber evangélico cuidar de ellos, que son nuestra verdadera riqueza, y hacerlo no sólo dando pan, sino también partiendo con ellos el pan de la Palabra, pues son sus destinatarios más naturales. Amar al pobre significa luchar contra todas las pobrezas, espirituales y resistencias materiales”.
Nosotros lo hemos vivido con este sencillo símbolo: un tenderete con imágenes relacionadas con la pobreza. LOS POBRES NOS INTERROGAN… nos cuestionan nuestro vivir como cristianos y en comunidad.

Testimonio Vivo: “me gusta poner la semilla de Dios en el corazón de los niños”

Gustavo Sáez Esteban es catequista de nuestra parroquia desde este año. Desde la doble vertiente de padre de sus hijas y catequista, nos explica cómo se vive la fe con los más pequeños, y los retos que encuentra en este ministerio tan indispensable en la Iglesia.

Preséntate, ¿quién eres? ¿A quién das catequesis? ¿Cuánto tiempo llevas?

Me llamo Gustavo Sáez, soy de Burgos y tengo 42 años. Estoy casado y tenemos dos niñas de 6 y 3 años. Soy profesor de Religión en el Colegio Jueces de Castilla desde hace 18 años y desde este recién iniciado curso, doy catequesis a un grupo del Despertar Religioso, que lo forman doce niños y niñas de Primer curso de  Primaria. Por lo tanto, este es el primer año que doy catequesis en esta parroquia.

¿Cómo surgió la idea de dar catequesis en la parroquia de San Martín de Porres?

La idea de dar catequesis surgió en el momento en que pensamos que había que inscribir a nuestra hija mayor. Se me ocurrió que quizá hicieran falta catequistas y también por una necesidad que me surgió de colaborar en la parroquia de algún modo. Por eso le pregunté a Don Diego que si necesitaban a algún catequista, yo estaba dispuesto a serlo si me veía idóneo para ello.

¿Cómo vives la vocación en la iglesia?

La vocación en la Iglesia la vivo desde hace unos dos años de una forma muy concreta, ya que pertenezco a una Comunidad Neocatecumenal. Gracias a ello puedo vivir más cerca de Dios, recibir los sacramentos y leer con frecuencia la Palabra de Dios en la Biblia, algo realmente necesario si quieres transmitir la fe a los demás.

¿Cómo son los niños y jóvenes de hoy?

Los niños y jóvenes de hoy los veo como un reflejo de la sociedad en la que vivimos. Para bien y para mal. Son niños y jóvenes que se cuestionan mucho las cosas y quieren verlo de una forma muy práctica, por ello a veces les veo necesitados de un poco más de Fe, de confiar más en Dios, en los padres y en los profesores y educadores. Están muy informados de lo que ocurre a su alrededor, pero a veces les falta la visión crítica para analizar toda esa información y usarla de forma adecuada. El relativismo está demasiado extendido. También hay muchos que están inmersos en un materialismo que esta sociedad nos impone. Por otra parte hay muchos niños y jóvenes, creyentes y no creyentes, concienciados con los problemas de la sociedad y con ganas de hacer un mundo mejor y el deseo de colaborar y ayudar a los demás. Gracias a la misión y las obras de la Iglesia muchos de ellos pueden hacerlo realidad.

Lo que más te gusta de esta tarea…

Lo que más me gusta de esta tarea de ser catequista es poder ser un instrumento para transmitir la fe y poner la semilla de Dios en los corazones de los niños.

Magnífico… ¡Seguro que Dios te ayuda! ¡Cuenta con la oración de la Iglesia!

Acogida de la Cruz de Lampedusa

En el día de ayer, domingo 12 de noviembre, vivimos una jornada intensa de oración y de solidaridad con el drama de los refugiados. La Cruz de Lampedusa, presente en nuestra parroquia, ha sido un revulsivo y un acicate para seguir luchando por la dignidad de cada ser humano. La cruz nos habla de muerte, pero para un cristiano siempre hay vida y vida abundante.
La Diócesis de Burgos ha recibido la Cruz de Lampedusa, que recorre España tras haberlo hecho por Italia. Está hecha con maderas de barcazas que han naufragado en el Mediterráneo portando personas que pretendían alcanzar una mejor vida en el continente Europeo.
Por deseo expreso del Papa Francisco, la Cruz está recorriendo el mundo para recordar el drama de las migraciones y la muerte de tantos refugiados.
Este domingo, nosotros hemos estado cerca de ellos.

“Manos a la obra”, para empezar con fuerza

El arcoiris de esta tarde auguraba buenos presagios. No era para menos. Así como fue para Noé un signo de la alianza de Dios con el pueblo, así (salvando las distancias) ha sido para nosotros. Dios nos estaba acompañando en este inicio de GPI Junior.
Hemos empezado jugando y hemos terminado merendando. En el medio hemos reflexionado y bailado, orado y pintado, y también nos hemos reído bastante. Este curso nos hemos puesto “manos a la obra”, porque contemplando los diversos oficios y profesiones podemos sacar muchísimas enseñanzas buenas para nuestra vida.
Hoy EL ALBAÑIL, porque “si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles” (Salmo 126).

La santidad vence…

Cercana la fiesta de Todos los Santos, la Iglesia nos recuerda cómo cada uno de los cristianos estamos llamados a ser santos: es nuestra vocación. La santidad es algo que tenemos que construir cada día, estando cerca del Señor y cerca de los hombres. En nuestra Parroquia enseñamos a los más pequeños a elegir la santidad y con frecuencia les ponemos cerca del Señor en la Eucaristía. Desde esa cercanía se puede dar el encuentro, y si hay encuentro habrá amistad profunda. Os sorprenderíais de la cantidad de cosas que se aprenden de la espiritualidad de un niño…

En unos tiempos donde no se habla de muerte pero se celebra la muerte; en unos tiempos donde el dolor asusta pero existe, nosotros creemos en la Vida y en la Vida que no termina. “Pequeños adoradores”; dejemos que los niños se acerquen a Jesús, porque de los que son como ellos es el Reino de los Cielos.