La Semana Santa del 2022 nos ha acercado a la cruz y a la luz

Durante la semana de la Octava de Pascua, la Iglesia nos invita a darnos cuenta de que la Resurrección constituye la fiesta por excelencia del cristiano; porque si creemos en que Dios resucitó a Jesús de la muerte por el Espíritu nos salvaremos y podremos vivir nuestra vida cotidiana de otra manera, aunque hagamos las mismas cosas de siempre.

La Semana Santa en nuestra Parroquia adquiere siempre un cariz especial -un rostro concreto- gracias a que contamos con un grupo de fieles asociados en una Cofradía, en nuestro caso, la Cofradía «El Prendimiento». Una Cofradía es, según el Código de Derecho Canónico, una asociación pública de fieles católicos que reúnen a los creyentes en torno a una advocación de Cristo, de la Virgen o de un santo y promueven el culto público a los misterios de la fe, especialmente los referidos a la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, auspiciadas con fines piadosos, religiosos o asistenciales; por tanto, un modo de vivir la pertenencia a la Iglesia en la propia Parroquia.

Desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Pascua están muy presentes… pero también durante el año se hacen diversos actos de confraternización, reflexión y oración.

Damos gracias a Dios por ellos y pidamos nuevos cofrades para testimoniar entre todos que creemos en la Muerte y en la Resurrección de Cristo, y que esperamos firmemente en Él, hasta que vuelva.

Os dejamos las imágenes de la Semana Santa de este año 2022, para que sigamos juntos dándonos cuenta del momento en el que Dios se hace presente «Nunca es tarde». Muchas gracias.

El presidente de la Diputación muestra su interés y apoyo en el 50º Aniversario

Hoy hemos podido presentar el Proyecto del Cincuenta Aniversario en la Excma. Diputación Provincial de Burgos, ante su presidente don César Rico. Ha sido un encuentro realmente fraterno y distendido donde nos ha animado a llevarlo adelante desde la Parroquia.

Queremos hacer del barrio una verdadera comunidad que se conozca, se ayude, se acompañe y se preocupe… Deseamos que nuestra zona no sea solo de personas que habitan o trabajan en edificios cercanos, sino generar ese ámbito de relación entre todos, ofreciendo la posibilidad de que la gente se sienta acompañada y acogida.

Dentro del ámbito social tenemos varios proyectos de hermanamiento, conocimiento, de involucrar a varios colectivos… sin olvidar a los más pobres. Queremos que socialmente nuestra Parroquia genere un tejido social fuerte en medio de la ciudad.

Él nos ha animado y se ha comprometido a asistir en lo que le sea posible; el Diputación de Burgos nos echará una mano en llevarlo a cabo.

¡Seguimos avanzando! ¡Queda menos! ¡Descontamos los días! ¡El 1 de octubre de 2022 comenzamos!

«Preparados para darlo todo»

Hoy concluye el curso de Monitor de Ocio y Tiempo Libre que durante las vacaciones de Navidad y Semana Santa hemos llevado a cabo en nuestra Parroquia. Ha sido una ocasión maravillosa para capacitarnos en esa bonita misión de educar a nuestros niños y jóvenes.

Estos días se han formado en la importancia de la salud física, mental y social; han trabajado en el campismo y el rastreo, montando las tiendas de campaña. Y algo muy bonito: la expresión oral y corporal. Importante comunicar y saber hacerlo. Nuestro mensaje es el mejor de todos: el mensaje de Jesús.

Nuestros monitores están encantados de la experiencia y ya tienen ganas de darlo todo en el próximo Campamento de Verano.

¡Gracias chic@s! ¡Ahora a dar lo mejor!

«Algo nuevo está brotando, ¿no lo notáis?»

«Tus pecados son perdonados. Yo no te condeno». Ante estas palabras de Jesús no cabe otra cosa que el agradecimiento. Al contrario que los escribas y fariseos buscaban un pretexto para cuestionar a Jesús (la acusación de la mujer adúltera), les sorprende con palabras nuevas y con hechos nuevos: escribe en el suelo. Algo nuevo está brotando y con Jesús la novedad se hace patente. Aquella mujer se sintió aliviada no porque nadie le lanzó la primera piedra, sino porque alguien le dedicó tiempo y la miro con cariño.

En este quinto domingo de Cuaresma nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene actuar como Jesús, de ofrecer nuestro corazón a los demás y de no condenar a nadie sino dar oportunidades porque Dios, que lo ha hecho todo bien, nos regala la oportunidad de crecer cada día.

¡Nunca es tarde! Cada uno tiene su momento y su historia; y Dios siempre está en ella.

«Tus pecados HOY son perdonados»

En la tarde del pasado viernes, 1 de abril, tuvieron lugar las Primeras Confesiones de los niños de Catequesis de la Parroquia de San Martín de Porres que hacen en el mes de mayo y junio la Primera Comunión. Los niños estuvieron acompañados por sus padres y hermanos, y por los catequistas que los han preparado y acompañado durante tres años.

Don Diego presidió el acto penitencial, explicando al principio del mismo la importancia de este sacramento que hoy recibían los niños por primera vez. Don Jesús y don Rafa nos acompañaron también en esta ocasión.

Zaqueo fue un hombre que, según el evangelio, no quiso perder la ocasión de recibir a Jesús en su casa: le abrió las puertas de su corazón y su vida. Con la ayuda de una historia hermosa sobre las estrellas, cada uno de los niños se comprometió a llevar esperanza (estrella verde), a ser instrumentos de misericordia para con los demás, en la familia y entre sus amigos. La celebración terminó con un canto de alabanza. Una vez acabada la celebración, los niños se hicieron una fotografía de grupo.

Finalizado el acto religioso, todos compartieron un chocolate con bizcochos en el centro parroquial. Fueron los monitores los que amenizaron esta bonita velada familiar, porque recibir el PERDÓN de Dios es siempre una auténtica FIESTA.

«Caminar de un modo nuevo»

Y llegamos a los días previos de la Semana Santa. Un grupo de catequesis (de los más pequeños) quisieron visibilizar la misericordia con la quema de los pasos errados, inciertos… El perdón pasa por caminar tras Jesús; por abrirle el corazón y presentarle con sinceridad nuestra vida.

¡No somos perfectos, pero nos gustaría serlo! ¡Nunca es tarde!

Entre un «antes» y un «después»

Cuántas ocasiones hay en las que todo tiene un «antes» y un «después»! De hecho en los anuncios funciona esa técnica de comparar el antes y el después para poder vender un determinado producto. Y funciona.

En la historia del Hijo Pródigo nos encontramos con un «antes» y un «después»: muerto-vivo, perdido-encontrado, fuera de casa-en casa.

En este cuarto domingo de Cuaresma hemos podido contemplar el rostro misericordioso de Dios, el corazón que tiene entrañas de misericordia y acoge con los brazos abiertos al hijo perdido. Sin pedirle explicaciones el único signo es el de los brazos abiertos; ese es el perdón sin límites.

«En la Cruz está la vida y el consuelo»

Dentro de unos días diremos: «Mirad el árbol de la cruz donde estuvo clavada la salvación del mundo». La cruz es el lugar de la salvación. Ahí es donde Dios nos ha demostrado el derroche de su amor y de su entrega. «En Cristo, encontramos el rostro misericordioso de Dios».

Pero Jesús nos invita a asemejarnos a Él en su modo de vivir. Las Bienaventuranzas son el camino para alcanzar la felicidad que Dios ha preparado para el hombre. El camino de la santidad que estamos llamados a recorrer. Las Bienaventuranzas responden al deseo que Dios ha puesto en el corazón del hombre. El tema es como encontrarlo; no es un camino utópico, sino que está promesa de felicidad está avalada por el testimonio de tantos que lo largo de la historia han sido capaces de cargar con la cruz y comprometer su existencia a vivir los valores del Reino.

A eso estamos llamados: a visibilizar que Cristo sigue entregándose cada día.

¡Gran Familia!

El Coro participa en el VIII Centenario de la Catedral

El pasado sábado, 26 de marzo, nuestro Coro Parroquial participaba en la animación del canto en la Eucaristía que tuvo lugar en la Capilla de Santa Tecla de la Catedral de Burgos, como conclusión de esa jornada de «Asamblea Diocesana» y de «las 24 horas para el Señor.»

Tomando como referencia la parábola del Hijo Pródigo, proclamada en la liturgia, don Mario Iceta indicó que la Cuaresma es sinónimo de «volver a la Casa del Padre». «¿A qué esperas?», preguntó a los asistentes. «Fuera de Dios no hay felicidad, solo una aparente libertad que nos aleja del verdadero amor; un horizonte sin esperanza, una vida a la intemperie».

Fue una ocasión preciosa para cantar en este lugar emblemático, con ocasión del Año Jubilar que concluirá el próximo mes de junio.

¡Seguimos haciendo historia JUNTOS!